Publicaciones > Blog > La UE debería fomentar la inversión en 5G para reactivar la economía, opina Ericsson
23/04/2020

La UE debería fomentar la inversión en 5G para reactivar la economía, opina Ericsson

Los Gobiernos de la Unión Europea deberían fomentar el despliegue y la inversión en tecnología 5G como un medio para reactivar sus economías, según manifestó Borje Ekholm, consejero delejado de Ericsson, durante la presentación de resultados del primer trimestre de la compañía. Ekholm considera que el conjunto de la industria de telefonía móvil ha demostrado su fortaleza ante el Covid-19 pero teme que las inversiones en 5G se retrasen y que Europa se quede atrás en la puesta en marcha de una infraestructura clave para su futuro. “Aunque hemos mejorado nuestra posición en Europa en 5G y no sacrificaremos la inversión en I+D, nos preocupa que en Europa se produzca un retraso de las inversiones en la nueva tecnología móvil”, apuntó. En los meses previos a la pandemia, se había hecho un esfuerzo en muchos países europeos por ampliar los servicios de banda ancha y telefonía móvil en las zonas rurales, que pese a sus carencias se ha demostrado que son vitales. Ahora se teme que privilegien las redes 4G en detrimento de la 5G, lo que podría hipotecar el futuro tecnológico de Europa.


Durante este segundo trimestre, se debían celebrar las subastas de las licencias 5G en muchos países europeos que aún no la habían hecho y la pandemia ha provocado que se cancelaran sin que se hayan fijado nuevas fechas. Especialmente significativa es el caso de Francia, que el pasado martes 21 de abril debía subastar las subastas de banda media a los cuatro operadores interesados y que se pospuso sine die, lo cual hace temer que no hayan servicios comerciales 5G este año en Francia o muy a finales de año, cuando debían empezar a finales de esta primavera.

El caso de Francia también es muy relevante porque con esta subasta 5G debía aclararse la posición del Gobierno francés respecto a que se puedan instalar equipos de Huawei en las redes 5G, tanto de acceso como troncales, que continúa siendo muy ambigua, aunque se ha aceptado que la compañía china cree un gran centro de desarrollo de equipos 5G en suelo francés.

Tampoco está claro el calendario de las subastas en Holanda, Polonia, Eslovaquia y República Checa, previstas inicialmente para el próximo junio, ni tampoco las de Austria o Finlandia fijadas para esta primavera. España, al igual que Portugal, debía subastar en abril las licencias para la banda de 700 MHz, pero han sido aplazadas también sin fecha.



Únicamente Suecia ha confirmado que subastará las licencias con las bandas de 2,3 y 3,5 GHz a partir del próximo 10 de noviembre y que los interesados tienen de plazo hasta el 30 de junio. También Finlandia está preparando la licitación de tres licencias de la banda de 26 GHz, con acceso a un bloque de 800 MHz, que empezará el 8 de junio. Finlandia ya había subastado las licencias de 700 MHz y 3,5 GHz.

En las últimas semanas, los entes reguladores de Alemania y Francia se han mostrado preocupados por el ritmo más lento de instalación en los últimos meses de las redes de fibra óptica y 4G y temen que no se cumplan los plazos de cobertura comprometidos. Ayer mismo, en una intervención ante el Senado, Sébastien Soriano, presidente de la Arcep, el regulador francés de las telecomunicaciones, aseguró que era consciente de las dificultades actuales de los operadores y de los problemas en conseguir algunas licencias de obra, pero también que “el mundo no ha empezado en marzo” y que no estaba dispuesto a dar un cheque en blanco de dos o tres meses de retraso. Reconoció que era un regulador “business-friendly” pero no ingenuo.



Con el Covid-19 ha quedado clara la importancia de la banda ancha fija y móvil y de la necesidad de ampliar la cobertura, especialmente en las zonas rurales



El pasado 10 de abril, Soriano aceptó congelar el periodo de confinamiento y retrasar todos los plazos aprobados, pero las incertidumbres en cuanto a la reactivación de la economía le han hecho endurecer el tono, precisaba el periódico Les Echos. Según la federación de instaladores InfraNum, la actividad en la instalación de cables de fibra óptica ha caído un 40% en las pequeñas y medianas empresas, lo que dificulta el despliegue. Y los nuevos planes de instalar antenas móviles en las zonas rurales también están retrasados. Se debían instalar 5.000 nuevas antenas, de las cuales 500 antes de final de junio, y por ahora solo hay 93 instaladas.

En Alemania, el regulador Bundesnetzagentur amenazó la semana pasada con imponer severas multas si los operadores no cumplían los nuevos objetivos de cobertura de telefonía móvil en las zonas rurales, después de que no se lograran los plazos de la subasta de junio de 2015. El regulador aseguró que DT, Vodafone y sobre todo Telefónica Alemania no habían cumplido la obligación de suministrar al 98% de los hogares de toda Alemania un mínimo de 50 Mbit/s el 1 de enero. Ha alargado el plazo hasta el 31 de diciembre, pero no aceptará nuevos aplazamientos.

Quizás debido a ello, DT comunicó ayer mismo que se había fijado el objetivo de cubrir más de la mitad de la población de Alemania con la nueva tecnología de red a finales de este mismo año y la consideraba “la iniciativa 5G más importante de Alemania”. DT asegura que las ciudades dispondrán de servicios móviles de muy alta velocidad y se dará acceso a las áreas rurales con una amplia variedad de frecuencias y tecnologías, incluyendo el espectro dinámico compartido (DSS).



La pandemia puede hacer replantear el futuro desarrollo de la infraestructura europea de banda ancha y situar a 5G como el núcleo central de esta estrategia



Por su parte, Vodafone Alemania comunicó también ayer que se había convertido en el primer operador en empezar a comercializar y utilizar DSS en la banda de 700 MHz y ofrecer servicios 4G y 5G. El objetivo es abarcar a un total de 10 millones de personas. El pasado marzo, Telefónica dijo que había ampliado la red móvil 5G en cinco grandes ciudades de Alemania y a finales de 2022 espera cubrir 30 grandes aglomeraciones urbanas, aparte de varias iniciativas rurales. El cuarto operador 5G alemán con licencia, 1&1 Drillish, dijo el mes pasado que la construcción de su red 5G se había retrasado debido al Covid-19, aunque había llegado a un acuerdo con Telefónica para la utilización de su infraestructura.

Si una cosa ha quedado clara con el Covid-19 es la importancia de la banda ancha y de la telefonía móvil y de la necesidad de ampliar la cobertura, especialmente en las zonas rurales. Especialmente en Alemania, pero también en Francia, ha habido severas críticas por los pobres servicios de banda ancha y telefonía móvil 4G que prestan los operadores en las zonas rurales, donde se tiene que desplegar mucha fibra óptica y antenas y la rentabilidad es más baja que en las grandes ciudades. Muchas pequeñas y medianas empresas, pero también particulares, se sienten abandonados y este periodo de confinamiento ha puesto de relieve la importancia estratégica de la banda ancha y de la telefonía móvil.



Meses antes de que llegara la pandemia, se habían aprobado múltiples planes en Europa para ampliar la llegada de la banda ancha y la red móvil 4G en las zonas rurales, que se ha demostrado que son vitales. El temor actual es que, una vez se haya controlado totalmente el Covid-19, el desarrollo de 5G en Europa quede relegado en beneficio del también necesario mayor despliegue de la banda ancha y de la telefonía móvil 4G. De ahí la señal de alerta puesta de manifiesto por Borje Ekholm, consejero delejado de Ericsson, en la presentación sus resultados del primer trimestre.

“Aunque hemos mejorado con éxito nuestra posición en Europa, nos preocupa que las inversiones 5G en Europa se retrasen”, dijo Ekholm, “porque significa que Europa pueda quedarse atrás en una infraestructura crítica para el futuro”. Y añadió que “el aspecto crítico de la infraestructura digital se ha puesto nuevamente de evidencia durante la pandemia y creemos que los gobiernos deberían promover las inversiones 5G como medio para relanzar las economías”.

China ha decidido apostar masivamente por la creación de una gran infraestructura 5G durante los próximos meses como medio para relanzar su economía y el desarrollo industrial de sus compañías, ahora que cree haber superado la peor fase del Covid-19. Cuando esto ocurra en Europa, también deberá plantearse el futuro de su infraestructura 5G y decidir, entre otras cuestiones, si apuesta preferentemente por suministradores europeos, es decir Ericsson y Nokia, o si cede una parte de su construcción a fabricantes asiáticos, primordialmente Huawei, u opta por una vía intermedia a medio plazo, con redes de enlace abiertas y redes de transporte y troncales virtualizadas.

Alemania, con matices, no está dispuesta a cerrar el paso a Huawei, mientras mantiene muy abiertas las otras dos grandes alternativas. El compás de espera que, por desgracia, ha supuesto el coronavirus también puede hacer que la estrategia 5G europea sea distinta a la que había, por ejemplo, el pasado otoño, donde el centro de la atención estaba puesto en el 5G dirigido a los consumidores con las redes NSA como estadio intermedio. Ahora que habrán pasado cuatro o más meses en blanco y está a punto de aprobarse la Release 16, puede ser la ocasión para replantearse toda la estrategia de despliegue 5G.


Análisis

Varios operadores se preparan para ofrecer servicios SA 5G a partir de otoño

Distintos operadores están trabajando con sus proveedores de equipos de telecomunicaciones para ultimar las pruebas piloto y ofrecer servicios comerciales 5G Stand Alone (SA 5G) antes de fin de año. En estos momentos, todos los servicios 5G funcionan con el modo Non Stand Alone (NSA 5G NR); es decir, las redes de enlace funcionan con 5G pero las redes de transporte y troncales trabajan con sistemas de señalización 4G LTE, con lo que sólo se puede aprovechar una mínima parte de las ventajas de 5G. A partir del año que viene, conforme se desplieguen redes totalmente SA 5G en más sitios, serán posibles servicios tan prometedores como la baja latencia real (inferior al milisegundo), los servicios personalizados (network slicing), la computación en el borde (Edge Computing), las fábricas inteligentes y la integración plena de las tecnologías de la información y las redes de telecomunicaciones a través de los servicios alojados en la nube, entre otros.

Análisis

Presentada España Digital 2025, una agenda para impulsar la transformación digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el pasado jueves la Agenda Digital actualizada, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, en los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital de España, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea. Gracias a la colaboración público-privada y con la participación de más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales, España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de una serie de reformas estructurales, que prevén movilizar en torno a 20.000 millones de euros de inversión pública y unos 50.000 millones de inversión privada. Uno de los puntos destacados de España Digital 2025 es reforzar la capacidad española en ciberseguridad, con la previsión de tener 20.000 especialistas en 2025. Precisamente, al día siguiente, la Comisión Europea presentó la versión actualizada del informe sobre Ciberseguridad 5G del pasado enero, en el que no se hace ninguna mención a China ni a Huawei, aunque 14 Estados miembros evalúan que “su nivel de exposición a suministradores de alto riesgo potencial es medio o elevado”, otros tres que es bajo y los ocho restantes no proporcionan ninguna información al respecto. Una conclusión clara es que hay que reforzar los mecanismos de protección para asegurar que no hay fugas de información en la cadena de valor 5G y en vistas a la importante reunión plenaria de octubre de 2020.

Análisis

Nokia y Samsung anuncian redes de enlace más abiertas, lo que daría mayor flexibilidad a los operadores

Nokia y Samsung han anunciado, con pocos días de diferencia, la próxima disponibilidad de redes de enlace (RAN) virtualizadas y basadas en la nube, con interfaces abiertos pero equipos propietarios. Esto permitiría, si todo funciona como prevén estas compañías, que los operadores tengan mayor flexibilidad y más fabricantes y soluciones alternativas a la hora de construir sus infraestructuras de red, aunque con limitaciones. Por su parte, los principales operadores, como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone y Orange, están realizando diversas pruebas piloto de redes de enlace abiertas basadas en Open RAN y fabricadas por compañías mayoritariamente estadounidenses, como Alliostar, Parallel Wireless o Mavenir, con resultados esperanzadores a medio plazo. La cuestión que se plantea es qué se entiende por “sistemas abiertos”, porque al final cualquier red de enlace debe cumplir con las especificaciones comunes 4G y 5G aprobadas por 3GPP, la mayor parte de las cuales están protegidas por patentes, que principalmente son de Huawei, Ericsson o Nokia.

Análisis

Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores

La Comisión Europea ha aprobado un reglamento que permite instalar miniantenas (small cells) en espacios interiores sin necesidad de autorización previa; bastará con que se informe a la autoridad correspondiente y que su volumen no exceda de los 30 litros en el caso de que sea visible y cumpla con los estrictos límites de radiación electromagnética establecidos en la UE. Con ello, Bruselas confía en promover la cobertura 5G en espacios interiores en los próximos años, a base de que se instalen repetidores de la señal, porque es consciente de que los usuarios utilizan el teléfono móvil mayoritariamente en espacios interiores, sean oficinas, centros comerciales o estaciones de metro o ferrocarril, y la señal 5G queda muy debilitada, cuando no nula, en el interior de edificios, aunque haya plena cobertura en el exterior.

Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/