Publicaciones > Blog > Three agita el mercado lanzando un servicio 5G fijo en el Reino Unido
28/08/2019

Three agita el mercado lanzando un servicio 5G fijo en el Reino Unido

El operador británico Three introdujo el pasado 19 de agosto un servicio de acceso fijo a redes móviles 5G, más conocido por sus siglas 5G FWA (de Fixed Wireless Access). Inicialmente cubrirá algunas partes de Londres, pero se quiere extender a otras ciudades británicas antes de fin de año. El precio es razonable, 35 libras mensuales (38 euros) con datos ilimitados y al menos un año de permanencia. La puesta en marcha de este servicio añade competencia a las incipientes redes móviles 5G que EE y Vodafone están desplegando en el Reino Unido y a las previstas este otoño por O2 y también Three, así como las redes de banda ancha por cable y fibra.


El servicio de Three está disponible 24 horas después de la firma del contrato, incluso el mismo día si se paga un suplemento, porque no requiere instalación ni cableado en casa del cliente; simplemente se enchufa el router proporcionado. Lo que es imprescindible, evidentemente, es que haya en el hogar u oficina cobertura efectiva de señal 5G procedente de una antena cercana del operador. De momento sólo se cubren tres zonas del centro de Londres, aunque el operador se ha comprometido a dar servicio a 25 ciudades del Reino Unido en los próximos meses.

Con este servicio, Three se convierte en el primer operador europeo que ofrece acceso fijo y móvil a redes 5G (servicio convergente o Triple Play 5G) y ha anunciado que su intención es competir directamente con los servicios ya existentes en el Reino Unido que proporcionan banda ancha a través de cable. “Vamos a revolucionar la experiencia de la banda ancha en el hogar”, aseguró David Dyson, máximo responsable de Three, para añadir, no sin polémica, que es el primer paso para “construir la red 5G más rápida del Reino Unido”.

El operador no ha mencionado la velocidad de acceso que ofrecerá, aunque se ha comprometido a alcanzar una velocidad mínima de descarga de 100 megabits por segundo, comparable a la fibra óptica, incluso en las horas punta, de ocho a diez de la noche, cuando las líneas fijas están más saturadas y baja su velocidad. Una de las ventajas de la red móvil 5G es que se pueden añadir antenas para ampliar la cobertura sin que se alcance la saturación y la velocidad de descarga puede llegar a un gigabit por segundo o incluso más en condiciones favorables.



El servicio FWA se diseñó originalmente para cubrir el último tramo de la red fija, donde no llega el cable, o en zonas rurales o poco pobladas. En Estados Unidos, por ejemplo, FWA se considera la solución para cubrir los inmensos territorios del medio oeste americano, donde apenas hay cobertura móvil 3G y tampoco alcanza el cable o la fibra óptica. La señal de banda ancha llegaría con fibra o con enlaces móviles a una población y desde allí se distribuiría la señal por el aire y se recibiría a través de un router o un smartphone, según el plateamiento inicial de FWA.



El planteamiento original de FWA era cubrir las zonas poco pobladas donde no llega el cable



La intención de Three es, sin embargo, cubrir inicialmente con tecnología FWA las grandes ciudades y territorios densamente poblados del Reino Unido para amortizar más rápidamente la inversión y, posteriormente, sin fecha, utilizar la tecnología FWA para cubrir las zonas rurales y menos densas. Algunos expertos apuntan que FWA tampoco resuelve totalmente el problema de dar banda ancha a las zonas rurales, porque primero hay que hacer llegar la señal a un lugar que tenga cerca suficientes clientes potenciales que justifique la inversión y después distribuirla, lo que lleva tiempo.

El anuncio de Three ha molestado tanto a los operadores de red fija como redes móviles 5G. EE, la marca de BT que ofrece el servicio móvil 5G en el Reino Unido, ha interpuesto una demanda ante ASA, la autoridad que regula la publicidad, porque considera que el anuncio que pone “si no es Three, no es 5G real”, es engañoso. Otro operador, O2, propiedad de Telefónica, se había quejado una semana antes ante Ofcom, la autoridad que regula las telecomunicaciones, porque sus planes de desfragmentar la banda de 3,4 a 3,8 GHz sitúa a Three en una posición de ventaja frente a sus competidores.



El despliegue de 5G fija por parte de Three ha molestado tanto a los operadores de fijo como a los de móvil 5G



Desde el primer momento en que se empezó a hablar de 5G, ha habido fuertes discusiones en el Reino Unido sobre la mejor manera de distribuir el espectro disponible y estimular la libre competencia al mismo tiempo que se fomentaba la inversión y la rápida disponibilidad de redes por parte de los operadores. Three fue el primero en reclamar a Ofcom un trozo del espectro 5G que iba a salir a subasta y que no fueran solo tres operadores los que consiguieran licencia. Al final, Three consiguió 20 MHz de la banda de 3,4 GHz por 151 millones de libras. Vodafone UK se quedó con 50 MHz previo pago de 378 millones y EE, propiedad de BT, logró 40 MHz por 303 millones mientras que O2, de Telefónica, se aseguró 40 MHz por 318 millones, todos en la banda de 3,4 GHz.



Three ha podido introducir rápidamente el servicio FWA porque en 2017 adquirió el negocio de redes de banda ancha fija y de FWA 4G a la compañía UK Broadband y ha utilizado su infraestructura para añadir antenas móviles 5G con el espectro conseguido y cubrir más territorio. Actualmente, Three presta servicio de banda ancha a 800.000 hogares, gran parte con el servicio FWA 4G que está prestando y que, eventualmente, actualizará a 5G sin coste añadido para sus clientes en un plazo no definido.

Three partía en 5G desde la posición más débil, con la mitad o menos de espectro que sus otros tres competidores, pero su estrategia centrada en FWA y posteriormente en redes 5G puras le puede rendir beneficios inmediatos, porque puede aprovechar el espectro 4G que tiene de su adquisición de UK Broadband. Especialmente si al final se desfragmentan los diversos tramos de espectro y se juntan por operador, como teme O2 que hará al final Ofcom.

Ofcom ha salido al paso de las acusaciones de O2 de que la política del regulador parece que sea favorecer los intereses de un solo operador (en referencia clara a Three) y ha asegurado en un comunicado que su intención es “liberar más espectro para soportar el despliegue de 5G” y que han propuesto medidas “para que las compañías móviles tengan más fácil juntar diversos bloques de espectro y ayuden a dar mejor servicio a sus clientes”. Oftel añade que está considerando todas las opiniones al respecto y que tomará una decisión final antes de acabar este año.

De cualquier modo, el despliegue de las redes 5G en el Reino Unido está siendo todo menos plácido. A primeros de agosto, el máximo responsable de la división de consumo de British Telecom, Marc Allera, reconoció que era insostenible seguir aplicando el suplemento tarifario para el servicio 5G que la operadora cobra en el Reino Unido con la marca EE. “Con la inversión realizada con 5G y por el hecho de tener una red más rápida y mejor, pensamos que era lógico aplicar una tarifa Premium para 5G, pero otros operadores (en referencia clara a Vodafone UK) no lo han visto lógico”, aseguró Allera.

EE, la marca móvil de BT en el Reino Unido, empezó los servicios 5G a finales de mayo con una tarifa adicional respecto a su servicio 4G, pero después Vodafone aplicó su tarifa ilimitada 5G al mismo precio que 4G en el Reino Unido al ponerla en marcha en julio. Three, el tercer operador británico, anunció que no cobraría una tarifa adicional por los servicios 5G y posteriormente O2, que planea lanzar 5G en octubre, así como el operador móvil virtual Sky también dijeron que querían competir fuertemente en 5G en el Reino Unido. EE quedaba, en principio, en una situación tarifaria poco competitiva en 5G.

Ahora, con la puesta en marcha del servicio FWA de Three, la situación competitiva de las redes 5G en el Reino Unido se complica aún más, sin que se tenga constancia del número de clientes conseguidos hasta la fecha ni si se conseguirá rentabilizar la inversión en un periodo razonable. Y en otoño, con la entrada prevista de O2 y quizás de Sky con sendas ofertas de redes 5G, puede haber en algunas zonas más redes que clientes, como ha apuntado una voz crítica con cierta sorna.


Análisis

Los proyectos de IoT crecen a buen ritmo, pero sin estrategia clara ni personal cualificado

El presupuesto global en proyectos IoT superará el billón de dólares en 2022, con un aumento entre este año y 2023 del 12,6% anual, según el último estudio de la consultora IDC. A pesar de las buenas perspectivas que denota este crecimiento, crece la preocupación por la falta de estrategia de muchas empresas en lo concerniente a IoT y de su excesivo optimismo sin un fundamento claro, aparte de la falta de personal cualificado, como revela un amplio estudio realizado por Microsoft.

Análisis

Los operadores tienden a compartir sus torres de móvil y hacerlas más autónomas

La tendencia de los operadores de telefonía móvil a compartir sus antenas y torres de telecomunicaciones con otros operadores va al alza, al igual que segregar sus infraestructuras móviles o alquilarlas a otros operadores especializados en la propiedad y gestión de las antenas y torres, tanto de redes 4G como 5G. El uso más compartido de las infraestructuras móviles hará que su gestión y propiedad dependa menos de los operadores y su diseño sea más versátil, para ajustarse a las distintas necesidades de cada operador que las utilice.

Análisis

Wi-Fi 6 se erige como el complemento esencial de 5G, sobre todo en interiores

Wi-Fi 6, la última encarnación de la tecnología inalámbrica Wi-Fi, se prevé que tenga incluso más éxito y sea más utilizada que sus versiones anteriores a partir del año que viene, cuando la normativa que la regula estará totalmente aprobada y se encontrarán en los comercios múltiples productos de distintos fabricantes. Aunque se debata la cuestión, la mayoría de expertos está de acuerdo en que 5G y Wi-Fi 6 crecerán y coexistirán a lo largo de la próxima década y ambas tecnologías serán muy complementarias, cada una con un uso bastante definido pero con un cierto solape entre ellas en varias aplicaciones.

Análisis

AT&T se apoya en IBM y Microsoft para virtualizar su red y poner en la nube sus servicios

Los operadores de telecomunicaciones hace tiempo que están externalizando sus centros de datos y situando sus capacidades de red y distintos servicios en la nube, con el objetivo de lograr más flexibilidad de funcionamiento, menores costes operativos y mayor agilidad a la hora de añadir capacidades en los puntos de mayor demanda. Telefónica, sin ir más lejos, hace años que se mueve en esta dirección, como lo está haciendo la mayoría de operadores, y el desarrollo de las redes 5G no hace más que acelerar esta estrategia. Pero es ATT, con sus recientes acuerdos con IBM y Microsoft, quien está liderando esta tendencia.

Análisis

Las primeras redes 5G son rápidas, aunque menos de lo previsto

El balance que ofrecen las primeras redes 5G en funcionamiento desde hace más de tres meses es bastante desigual. Las velocidades máximas de descarga conseguidas en Corea del Sur, Estados Unidos y Suiza son mucho más elevadas que las comparables con 4G, aunque en las redes 5G desplegadas en la Unión Europea apenas hay diferencia de velocidad y muy poca cobertura real y estabilidad, según las mediciones realizadas por las consultoras Opensignal e IHS Markit. Las redes 5G de Corea del Sur y de Suiza son las que consiguen una media de velocidades de carga y descarga más elevada, mayor cobertura y conexión más fiable. Aún así, los consumidores coreanos están molestos porque no aprecian gran diferencia respecto a sus excelentes redes 4G.

Análisis

Cae el mercado de smartphones, a la espera de los modelos 5G de 2020

El mercado global de smartphones caerá previsiblemente el 2,5% este año, el peor declive de la historia, según la consultora Gartner. Esto hará que las ventas mundiales de smartphones estén por debajo de los 1.500 millones de unidades, cuando en 2017 superaron ligeramente los 1.600 millones.