Publicaciones > Blog > Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media
14/05/2020

Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media

El acuerdo de fusión a partes iguales alcanzado la semana pasada entre O2, la filial británica de telefonía móvil de Telefónica, con el operador de red de cable Virgin Media y el operador móvil virtual Virgin Mobile, ambas filiales de la estadounidense Liberty Global, promete alterar sustancialmente el statu quo actual de las comunicaciones móviles y de banda ancha del Reino Unido. Se calcula que la operación se podrá hacer dentro de un año, sin grandes obstáculos regulatorios o legislativos. Se prevé que creará un efecto dominó sobre los negocios de Vodafone, Three, Sky y Talk Talk, los otros operadores de cable, telefonía móvil y televisión de pago que compiten en el Reino Unido, y ponga más presión al operador dominante de banda ancha British Telecom (BT) y a su filial de telefonía móvil EE.


No deja de ser irónico que el plan inicial de Liberty Global fuera vender el año pasado su filial británica Virgin Media al grupo británico Vodafone, junto a la venta que sí realizó de su filial alemana de cable y de otros países europeos a Vodafone. Telefónica, que había comprado O2 a BT por 18.000 millones de libras en 2005, intentó venderla a su antiguo dueño en 2014, pero al final BT se decidió por EE, que ahora reúne sus activos de telefonía móvil. Después, Telefónica intentó vender O2 a Three, otro operador móvil británico, pero la operación fracasó porque la entonces comisaria de la competencia, Margrethe Vestager, vetó la unión de dos operadores móviles de un mismo país y el referéndum posterior del Brexit y su incertidumbre financiera imposibilitaron que O2 saliera a bolsa, como también se había contemplado.

La combinación de los negocios de O2 y de Virgin Media y Virgin Mobile supondrá tener 32,6 millones de clientes de telefonía móvil; 5,3 millones de banda ancha; 4,7 millones de telefonía fija y otros 3,7 millones de televisión por cable. Se trata, por tanto, de la fusión de negocios distintos pero complementarios entre sí, porque pertenecen al mismo sector de telecomunicaciones. La Comisión Europea aprobó la venta de activos de Liberty Global al grupo británico Vodafone y el Reino Unido está ahora fuera de la Unión Europea, razón por la cual no se prevén en este caso demasiados obstáculos regulatorios.



El joint venture entre O2 y Virgin prevé facturar del orden de 11.000 millones de libras anuales, atendiendo a los resultados de 2019. Ambos socios participan a partes iguales y la valoración de O2 es de 12.700 millones de libras y la de Virgin Media de 18.700 millones, deuda incluida. Telefónica recibirá 5.700 millones de libras en efectivo y una compensación suplementaria de 2.500 millones de libras para igualar la participación, que destinará a reducir su abultada deuda. Los activos de O2 dejarán de formar parte de los resultados consolidados de Telefónica, con lo que su deuda será formalmente aún más baja y estará igualmente presente en el Reino Unido, como ahora le interesa. Entre otras ventajas, podrá seguir experimentando con la tecnología 5G en un escenario real y a gran escala como está haciendo con O2 e introducirse en España con más garantías de rentabilidad.

Como no se aporta capital fresco a la operación, la deuda combinada del joint venture se acercará a los 18.000 millones de libras. La unión, sin embargo, promete conseguir unos ahorros de 6.200 millones anuales a partir del quinto año después de realizarse, según calculan las dos compañías, y dentro del acuerdo se han establecido mecanismos para que cada socio saque al mercado hasta un tercio de su participación al cabo de estos mágicos cinco años. Un complejo acuerdo financiero que no es nada extraño para el multimillonario John Malone, muy habituado a las megafusiones y apodado como el “cowboy del cable”.



La fusión O2-Virgin creará un nuevo actor convergente, con sus propias infraestructuras de telefonía móvil y fija, y proponer el “cuádruple play” en el Reino Unido, como hace Telefónica en España



La operación de fusión O2-Virgin, si se lleva finalmente a cabo, supondrá la creación de un nuevo actor convergente, con sus propias infraestructuras de telefonía móvil y fija, lo que le permitirá proponer servicios competitivos de telefonía móvil, telefonía fija, banda ancha y televisión por cable, o “cuádruple play”, en el Reino Unido, como hace Telefónica en España, y rivalizar con los servicios convergentes que ahora sólo proporciona BT en el Reino Unido. De hecho, si se suman los actuales clientes, O2-Virgin pasaría a ser el primer operador británico, con el 34% del mercado, justo por delante de BT, que retendría el 32%. Aunque, como pasa en España, es habitual tener más de un “operador convergente” en cada país europeo, con infraestructura fija y móvil propia, en el Reino Unido sólo BT pertenecía a esta categoría.

Uno de los más perjudicados con la proyectada fusión de O2-Virgin es Vodafone, según sostienen la mayoría de analistas, que en su día ya no comprendieron lo que motivó que Vodafone no adquiriera los activos de cable de Virgin Media, máxime cuando sí lo hizo con los de Alemania y otros países europeos. BT también tendrá que recomponer su situación: perderá a Virgin Mobile como cliente de su red móvil y a O2 como cliente de su red de fibra porque, cuando puedan, Virgin Mobile utilizará la red móvil de O2 y O2 la red de fibra óptica de Virgin Media. Vodafone, Three y O2 alquilaban la red fija de fibra óptica a BT para prestar sus servicios móviles, al tiempo que BT también lo hacía a su filial móvil EE.



La combinación resultante supondrá tener 32,6 millones de clientes móviles; 5,3 millones de banda ancha; 4,7 millones de telefonía fija y otros 3,7 millones de televisión por cable



No es extraño que BT anunciara la semana pasada, en la presentación de los resultados del primer trimestre, que invertirá masivamente en la creación de una gran infraestructura de fibra óptica en el Reino Unido durante los próximos años. Y es que la red de telefonía móvil, y sobre todo con 5G, va cada vez más ligada a la red de fibra óptica, tanto en la red de transporte como en la red troncal. Con la pandemia, además, ha quedado claro que tan importante es el teléfono móvil como la red de fibra óptica para la banda ancha del interior de los hogares y empresas, aunque los servicios de banda ancha puedan suministrarse también a través de una antena de telefonía móvil.

La operación O2-Virgin era conocida desde hace meses en los círculos financieros, aunque los detalles mantenidos en absoluto secreto, por lo que a BT no le ha pillado por sorpresa. Por eso, tampoco es sorprendente que Philip Jansen, consejero delegado de BT, anunciara el mismo día que se conocía oficialmente la operación O2-Virgin y aprovechando la presentación de sus resultados del primer trimestre, que su compañía hará una “rápida aceleración” de su despliegue de fibra y prevé tener conectados con fibra más de 20 millones de hogares y empresas entre “mitad y finales de esta década”.



BT tiene ahora tiene 2,57 millones de hogares pasados con fibra, frente a los 1,25 millones de hace un año. El Reino Unido es el país europeo con menos fibra instalada, como pasa con Alemania, mientras que España y Francia son los que han tendido más fibra óptica. Cada semana, añadió Jansen, BT instala fibra en unos 32.000 hogares y para el próximo marzo se habrán añadido más de dos millones de hogares. En telefonía móvil, su filial EE da conectividad 5G en más de 80 ciudades del Reino Unido, compitiendo codo con codo con Vodafone y muy por delante de O2. En el pasado ejercicio fiscal anual, los resultados globales del grupo británico cayeron el 2% y su beneficio neto bajó de 2.159 a 1.734 millones de libras, con lo que el anuncio de O2-Virgin no viene en el mejor momento.

Nick Read, consejero delegado del grupo Vodafone, también se refirió a la operación hispano-estadounidense unos días después, aprovechando igualmente que presentaba los resultados del último trimestre. Como cabría esperar, Read no dio mucha importancia a la prevista fusión, asegurando que su acceso a fibra óptica y su cartera de espectro y de clientes móviles sitúan a su empresa en una fuerte posición en el Reino Unido, de la que estaba muy satisfecho. Se mostró muy confiado con la marcha futura de los negocios de Vodafone en el Reino Unido, al tiempo que opinaba que las marcha de Telefónica y Liberty Global “deberán enfrentarse durante muchos años a una operación compleja”.

La operación es ciertamente compleja y con repercusiones por ahora imprevisibles, incluso en sectores de actividad muy alejados. Por ejemplo, en la Fórmula 1. Movistar retransmite las carreras de F1 en España y tiene contrato hasta fin de año, que duda en seguir manteniéndolo, sobre todo con las carreras de momento anuladas por la pandemia. Pero resulta que hace unos días se supo que Vettel no será ya piloto de Ferrari en la próxima temporada y se habla de Carlos Saínz para ocupar su puesto, lo que provocaría un aumento de la audiencia en España, como pasó en su día con Fernando Alonso. Y Liberty Global es un importante accionista en la organización de la Formula 1 y de sus derechos televisivos, lo que podría hacer más interesante para Telefónica seguir apostando por retransmitir F1 en España y conseguir de paso una rebaja en el precio de su nuevo socio.


Análisis

Varios operadores se preparan para ofrecer servicios SA 5G a partir de otoño

Distintos operadores están trabajando con sus proveedores de equipos de telecomunicaciones para ultimar las pruebas piloto y ofrecer servicios comerciales 5G Stand Alone (SA 5G) antes de fin de año. En estos momentos, todos los servicios 5G funcionan con el modo Non Stand Alone (NSA 5G NR); es decir, las redes de enlace funcionan con 5G pero las redes de transporte y troncales trabajan con sistemas de señalización 4G LTE, con lo que sólo se puede aprovechar una mínima parte de las ventajas de 5G. A partir del año que viene, conforme se desplieguen redes totalmente SA 5G en más sitios, serán posibles servicios tan prometedores como la baja latencia real (inferior al milisegundo), los servicios personalizados (network slicing), la computación en el borde (Edge Computing), las fábricas inteligentes y la integración plena de las tecnologías de la información y las redes de telecomunicaciones a través de los servicios alojados en la nube, entre otros.

Análisis

Presentada España Digital 2025, una agenda para impulsar la transformación digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el pasado jueves la Agenda Digital actualizada, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, en los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital de España, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea. Gracias a la colaboración público-privada y con la participación de más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales, España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de una serie de reformas estructurales, que prevén movilizar en torno a 20.000 millones de euros de inversión pública y unos 50.000 millones de inversión privada. Uno de los puntos destacados de España Digital 2025 es reforzar la capacidad española en ciberseguridad, con la previsión de tener 20.000 especialistas en 2025. Precisamente, al día siguiente, la Comisión Europea presentó la versión actualizada del informe sobre Ciberseguridad 5G del pasado enero, en el que no se hace ninguna mención a China ni a Huawei, aunque 14 Estados miembros evalúan que “su nivel de exposición a suministradores de alto riesgo potencial es medio o elevado”, otros tres que es bajo y los ocho restantes no proporcionan ninguna información al respecto. Una conclusión clara es que hay que reforzar los mecanismos de protección para asegurar que no hay fugas de información en la cadena de valor 5G y en vistas a la importante reunión plenaria de octubre de 2020.

Análisis

Nokia y Samsung anuncian redes de enlace más abiertas, lo que daría mayor flexibilidad a los operadores

Nokia y Samsung han anunciado, con pocos días de diferencia, la próxima disponibilidad de redes de enlace (RAN) virtualizadas y basadas en la nube, con interfaces abiertos pero equipos propietarios. Esto permitiría, si todo funciona como prevén estas compañías, que los operadores tengan mayor flexibilidad y más fabricantes y soluciones alternativas a la hora de construir sus infraestructuras de red, aunque con limitaciones. Por su parte, los principales operadores, como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone y Orange, están realizando diversas pruebas piloto de redes de enlace abiertas basadas en Open RAN y fabricadas por compañías mayoritariamente estadounidenses, como Alliostar, Parallel Wireless o Mavenir, con resultados esperanzadores a medio plazo. La cuestión que se plantea es qué se entiende por “sistemas abiertos”, porque al final cualquier red de enlace debe cumplir con las especificaciones comunes 4G y 5G aprobadas por 3GPP, la mayor parte de las cuales están protegidas por patentes, que principalmente son de Huawei, Ericsson o Nokia.

Análisis

Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores

La Comisión Europea ha aprobado un reglamento que permite instalar miniantenas (small cells) en espacios interiores sin necesidad de autorización previa; bastará con que se informe a la autoridad correspondiente y que su volumen no exceda de los 30 litros en el caso de que sea visible y cumpla con los estrictos límites de radiación electromagnética establecidos en la UE. Con ello, Bruselas confía en promover la cobertura 5G en espacios interiores en los próximos años, a base de que se instalen repetidores de la señal, porque es consciente de que los usuarios utilizan el teléfono móvil mayoritariamente en espacios interiores, sean oficinas, centros comerciales o estaciones de metro o ferrocarril, y la señal 5G queda muy debilitada, cuando no nula, en el interior de edificios, aunque haya plena cobertura en el exterior.

Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/