Publicaciones > Blog > Las empresas tecnológicas confían en que EE UU y China lleguen a una solución de compromiso
20/06/2019

Las empresas tecnológicas confían en que EE UU y China lleguen a una solución de compromiso

Las grandes compañías tecnológicas confían ahora en que Estados Unidos y China aparquen sus principales diferencias en materia de comercio exterior y transferencia de tecnología y consensuen un pacto que ponga fin a la escalada de acusaciones e imposición de medidas arancelarias draconianas a los productos chinos que entren en Estados Unidos. El cambio de posición se produjo el pasado martes, tras una conversación telefónica mantenida entre Donald Trump y Xi Jinping, en la que ambos mandatarios aceptaron verse y negociar durante la reunión del G20 en Japón a finales de este mes. Aunque no está claro que el bloqueo estadounidense a los productos de Huawei y la seguridad de sus equipos 5G se solucione, por lo menos se espera que este conflicto se aísle de la mesa de negociación y se fijen los criterios de la futura relación comercial y tecnológica entre ambos países.


Hace un año, la Administración estadounidense empezó a imponer aranceles a productos importados de China por valor de más de 250.000 millones de dólares anuales, como medida de presión para conseguir que China tratara a las empresas americanas de forma que considerasen leal, especialmente en el respeto a sus derechos de propiedad intelectual. Hasta principios de mayo, parecía que la estrategia americana surtía efecto y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, repetidamente dijo que un histórico acuerdo comercial con China era inminente.

Hace seis semanas, las conversaciones se truncaron y el principal negociador estadounidense, Robert E. Lighthizer, acusó a China de renegar de sus compromisos aceptados en el preacuerdo. El responsable de Comercio, Wilbur Ross, aseguraba días después que Estados Unidos quería llegar a un acuerdo, pero añadía que Trump estaba dispuesto a continuar con los aranceles anunciados e imponer de nuevo los que habían sido temporalmente suspendidos. Se hablaba de fijar aranceles del 25% a productos procedentes de China por valor de 300.000 millones de dólares, prácticamente todos, la mitad de los cuales se consideran de alta tecnología.

El 17 de mayo, la Administración Trump puso a todos los productos de Huawei en la lista negra, y prohibió a sus empresas que le vendieran componentes y software, al tiempo que añadía presión para que las autoridades europeas prohibieran a los operadores la instalación de equipos de red 5G de Huawei en sus territorios, medida similar a la ya practicada en Estados Unidos. Huawei no se arredró y su presidente, Ren Zhengfei, se mantuvo firme y aseguró que tenían un plan alternativo para responder al boicot estadounidense. De paso, demandó a la operadora americana Verizon por 1.000 millones de dólares por haberse apropiado ilícitamente de sus patentes de propiedad intelectual.



Una cartera de 56.492 patentes

Huawei dispone de 56.492 patentes activas en telecomunicaciones, redes y otras invenciones mundiales en alta tecnología, según Anaqua, firma especializada en patentes. El sector de telecomunicaciones, y especialmente las comunicaciones móviles, depende de miles de patentes esenciales con múltiples acuerdos de cesión entre compañías punteras, sin las cuales virtualmente nadie podría fabricar nada. Huawei mantiene una disputa sobre patentes con Qualcomm e incluso con Harris, el contratista de equipos de defensa que recientemente ha llegado a un acuerdo de fusión con una parte de UTC.



Los aranceles a productos chinos, asegura la Cámara de Comercio, “ampliarían dramáticamente el daño ya hecho” a consumidores, trabajadores y empresas de Estados Unidos



Responsables de compañías estadounidenses de todos los sectores, y especialmente de alta tecnología, se pusieron visiblemente nerviosos porque se ponía en jaque todo el sistema global de suministro y envío de componentes y productos terminados, afanosamente labrado en las últimas décadas. Dejaron claro en las últimas semanas que era imposible dejar de hacer pedidos a China y el arancel del 25% repercutiría directamente sobre los bolsillos de los consumidores estadounidenses, en contra de lo anunciado meses atrás por su Gobierno. Una carta firmada por 661 empresas, incluidos gigantes de distribución como Walmart, Target o Costco, alertaban que el arancel destruiría dos millones de puestos de trabajo estadounidenses y a cada familia le costaría de promedio anual 2.000 dólares.

Los pasados viernes y lunes la tensión fue en aumento, sin que ninguna de ambas partes pareciera dispuesta a ceder. La Cámara de Comercio estadounidense, el más influyente grupo empresarial de Washington, urgió el lunes a la Administración Trump a poner fin a la guerra comercial con China, asegurando que la imposición de los aranceles previstos costaría a la economía estadounidense un billón de dólares durante la próxima década. Los aranceles, añadía, “ampliarían dramáticamente el daño ya hecho” a consumidores, trabajadores y empresas de Estados Unidos.



Muy pocas horas antes, desde Shenzhen, sede de Huawei, su presidente declaraba en una entrevista televisada que la compañía preveía una reducción de la producción del 30% en 2019 y 2020. Huawei facturó el año pasado 105.000 millones de dólares y su presidente y fundador, Ren Zhengfei, había anunciado hace unos meses que en 2019 se llegarían a los 120.000 millones, cuando ahora prevé que este año y el próximo que la facturación rondará los 100.000 millones. Añadió que la entrada de Huawei en la lista negra estadounidense ha perjudicado a unos 1.200 suministradores estadounidenses.



Un “Café con Ren”

En la entrevista, en forma de mesa redonda titulada “Café con Ren” y en la que participaban dos estadounidenses, Nicholas Negroponte, antiguo catedrático del MIT, cofundador del MIT Media Lab y divulgador de la economía digital, y el inversor George Gilder, no se veía a Zhengfei nada preocupado. El fundador de Huawei tiene 74 años, su empresa no cotiza en bolsa y la mayoría de las acciones están repartidas entre los empleados, con un máximo responsable ejecutivo rotatorio cada seis meses. Su principal preocupación, en estos momentos, parece que es ver a su hija liberada del arresto domiciliario a la que está sometida en Canadá y que Estados Unidos quiere extraditar por presunto fraude fiscal cuando era directora financiera de la compañía regida por su padre. Y si se levanta además el embargo comercial a la empresa que fundó en 1987, perfecto.

El ambiente estuvo tan caldeado el lunes pasado que al día siguiente por la mañana Xi Jinping y Donald Trump mantuvieron una entrevista telefónica y acordaron verse en Osaka en la reunión del G20 de finales de la semana próxima y celebrar un encuentro bilateral para llegar a un acuerdo comercial. En estos momentos, un equipo negociador de ambos países ya está reunido para fijar las bases de la negociación y llegar a un compromiso que satisfaga a ambas partes.

Según la agencia de noticias estatal china Xinhua, Xi le dijo a Trump que China desea que “Estados Unidos trate a las compañías chinas adecuadamente”, un comentario que se ha interpretado como una referencia a Huawei. Myron Brilliant, responsable de relaciones internacionales en la Cámara de Comercio estadounidense, asegura a The Wall Street Journal que “no hay duda que hay temas reales que necesitan tratarse a fondo, pero el restablecimiento de negociaciones es un paso positivo”. El día del anuncio de negociaciones, el Dow Jones subió el 1,35% y el índice rozó los 26.500 puntos, otra vez cerca de su máximo histórico de marzo.


Otros artículos de interés

Análisis

5G inicia una nueva fase con la aprobación definitiva del Release 16 por parte de 3GPP

3GPP, el grupo mundial que está desarrollando todos los estándares 5G, ha fijado este fin de semana la versión definitiva del Release 16 (R16), después de interminables reuniones que se han debido hacer online a causa de la pandemia y que han dificultado la toma de decisiones. Se completa así la esperada R16, tres meses después de la suspensión de toda reunión presencial. Con ella, se inicia la segunda fase de 5G con una serie completa de especificaciones 5G, que permitirá en unos meses la instalación de equipos y dispositivos de red que mejorarán y optimizarán algunas de las funciones ya presentes en la Release 15 e introducirán otras de nuevas. La R16 está considerada fundamental en el proceso de adopción de 5G, porque es la primera que contiene una descripción completa del sistema 5G y está destinada a ser entregada al IMT-2020. El proceso de fijación de estándares continuará con las Releases 17 y 18, con añadidos y mejoras adicionales, pero ahora ya se podrá trabajar con redes móviles 5G genuinas, con equipos definitivos, sin ninguna dependencia de las redes 4G aunque continuarán estando lógicamente relacionadas. Con la R16, 5G podrá tener el profundo impacto previsto en la industria de telefonía móvil en su conjunto y en distintos sectores verticales y especializados, tanto profesionales como de consumo.

Análisis

La industria de telecomunicaciones reclama mayor soporte de la UE para desplegar 5G y la fibra

La industria europea de telecomunicaciones considera que la infraestructura y los servicios de telecomunicaciones constituyen el núcleo central de la cohesión social y económica en la Unión Europea y que juegan un papel clave para desarrollar un potente ecosistema digital europeo y conseguir un liderazgo tecnológico global. Son, además, el instrumento fundamental para sacar a trabajadores y negocios de la crisis actual y lograr un crecimiento económico sostenible y duradero. Pero para acelerar la competitividad y la recuperación europea en sectores clave, incluyendo el cloud y el edge computing, y como imperativo para mejorar la educación y la formación en todos los países de la UE, la industria de telecomunicaciones reclama un mayor soporte e implicación en el despliegue de 5G y de la fibra óptica a las instituciones y Gobiernos respectivos, ahora que empieza un semestre decisivo para salir cuanto antes de la recesión económica y social bajo la presidencia alemana de la Unión Europea.

Análisis

EE UU insiste en su crítica a Huawei mientras la UE quiere contemporizar con China

Michael Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, emitió el miércoles de la semana pasada un breve pero duro comunicado sobre el peligro que supone para los operadores la dependencia de Huawei y la necesidad de que se mantengan “limpios”, en clara referencia al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones. Justo anteayer, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, dudó en atacar directamente a Huawei, pero al final aseguró que las infraestructuras nacionales críticas deben protegerse adecuadamente de los “vendedores estatales hostiles”, un calificativo para Huawei aún más fuerte que el anterior de “alto riesgo”. Mientras, la Unión Europea y sus principales países se mantienen cautos y evitan pronunciarse contra China y específicamente sobre los equipos 5G de Huawei, hasta encontrar una vía intermedia que sirva para contemporizar tanto con China como con Estados Unidos y, a ser posible, sacar el máximo beneficio. Lo que Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, ha definido como “a mi manera”, en alusión a la canción popularizada por Frank Sinatra hace medio siglo.

Análisis

Las operadoras reclaman un plan digital para acelerar la recuperación económica de España

Los máximos responsables de Telefónica y Vodafone España, entre otros, han reclamado la aprobación de un ambicioso plan digital que contribuya a acelerar la recuperación económica de España. “La digitalización aparece, junto a la sostenibilidad, como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar nuevos modelos de negocio que optimicen los costes y abran nuevas fuentes de ingresos”, aseguró José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en su reciente junta anual de accionistas. Por su parte, António Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, urgió la adopción de un plan integral para actualizar y extender las redes de muy alta capacidad fijas y móviles en la cumbre de la CEOE de hace una semana. El presidente de Telefónica está convencido, además, de que soplan nuevos aires en Europa que permitirán una mayor consolidación del sector de telecomunicaciones y aflorar el valor oculto que tienen muchas operadoras europeas, lo que a su vez aseguraría su rentabilidad y el mantenimiento de sus inversiones.

Análisis

Nokia promueve una RAN con mayor número de elementos, más integrados y relativamente abiertos

Nokia está promoviendo el desarrollo de redes de acceso radio (RAN) más flexibles y ajustadas a las necesidades cambiantes de los operadores. La idea es tener entre la antena receptora y la red de transporte un mayor número de sistemas y elementos, que podrían conectarse entre sí de distintas formas porque estarían construidos con componentes más integrados y, a la vez, relativamente estándar y abiertos. De esta forma, los operadores tendrían mayor libertad para configurar las redes RAN de acuerdo a sus necesidades y utilizar, en determinados casos, elementos estándar de otros fabricantes, según la visión recientemente expuesta por Marcus Welcom, director de tecnología de Nokia. Sería un camino intermedio, entre las RAN propietarias que rigen hoy en día y las RAN abiertas que algunos fabricantes alternativos proponen, pero que no se prevé que estén disponibles en un futuro cercano.

Análisis

Ericsson casi duplica su previsión de suscripciones 5G para 2020, gracias a China

A finales de este año habrá un total de 190 millones de suscripciones a redes 5G, sostiene Ericsson en su último informe de movilidad, de los cuales unos 150 millones estarán en China, 20 millones en Corea del Sur y otros 20 millones en el resto del mundo, aproximadamente. Estas cifras casi duplican los 100 millones de suscripciones 5G previstas por Ericsson en su informe de noviembre pasado, debido al brutal crecimiento de China, muy superior al previsto, y al “ligero descenso” en Europa y Estados Unidos respecto a lo calculado por la compañía sueca. Para finales de 2025, la previsión es que hayan 2.800 millones de suscripciones 5G en todo el mundo, más en línea con los 2.600 millones pronosticados por Ericsson el pasado noviembre, porque la hipótesis razonable es que Estados Unidos, Europa y Japón acelerarán los despliegues de las redes 5G y la venta de terminales a partir a 2023.