Publicaciones > Blog > Siemens y Bosch consiguen las primeras redes privadas 5G para uso industrial
03/12/2019

Siemens y Bosch consiguen las primeras redes privadas 5G para uso industrial

Siemens y Bosch han sido las primeras compañías en solicitar la licencia para utilizar la banda de 3,7 a 3,8 GHz, reservada en Alemania para redes privadas 5G de uso industrial. Se espera que en los próximos meses lo hagan varias compañías más, especialmente fabricantes de automoción y grupos químicos. La reserva de este espectro de 100 MHz para uso privado industrial que hizo la autoridad reguladora alemana generó inicialmente polémica, pero ahora varios países están pensando en seguir su ejemplo, como Estados Unidos o el Reino Unido. Mientras tanto, las operadoras que acudieron a la subasta pública alemana de espectro 5G están preocupadas, porque temen perder clientes importantes si la gestión de las redes privadas es autónoma y se populariza.


BundesNetzAgentur (BNetzA), el órgano regulador de las telecomunicaciones en Alemania, finalizó el pasado junio la subasta pública de 300 MHz en la banda de 3,4 a 3,7 MHz para la concesión de licencias de redes 5G. A la subasta acudieron las operadoras Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica y 1&1 Drillish, comprometiéndose a abonar por las licencias la suma total de 6.600 millones de euros, en una licitación muy reñida porque la cantidad de espectro era reducida.

Con anterioridad a la subasta pública, se había reservado un espectro de 100 MHz en la banda contigua de 3,7 a 3,8 MHz para las compañías que quisieran operar redes privadas 5G dentro del perímetro de sus instalaciones industriales. El pasado 21 de noviembre, el Ministerio alemán de Asuntos Económicos y Energía anunció las condiciones de utilización y precio de las licencias de redes privadas 5G, durante diez años y con carácter inmediato. Acto seguido, varias compañías, entre ellas Siemens y Bosch, confirmaron que ya las habían solicitado.

La celebración de la feria Smart Production Solutions (SPS) en Nuremberg, justo tres días después de que fueran publicadas las condiciones de la licencia de redes privadas 5G, fue el marco apropiado para que tanto Bosch como Siemens hicieran, por separado, demostraciones de las posibilidades que ofrecen las redes industriales en entornos cerrados con la tecnología 5G. El propio órgano regulador, BNetzA, también hizo una prueba para el sector de automoción.

El pasado abril, con motivo de la celebración de la Hannover Messe, ya se habían hecho múltiples demostraciones y debates de las inmensas posibilidades que ofrecen las redes privadas 5G por parte de fabricantes de redes y usuarios industriales. La diferencia es que en SPS ya era una posibilidad real, con empresas que tienen licencia para operar redes privadas 5G en sus propias instalaciones.



Tanto las demostraciones de Siemens como las del grupo Bosch que hicieron en SPS utilizaban tecnología de red de respuesta rápida (Time-Sensitive Networking o TSN) sobre redes 5G reales y con equipos de Qualcomm. TSN supone un conjunto de mejoras de las redes Ethernet para hacerlas más determinísticas, que estén disponibles en tiempo real con muy baja latencia, baja fluctuación de las señales y alta fiabilidad. Las comunicaciones basadas en redes TSN son una parte esencial de las redes industriales de los próximos años y se espera que estén disponibles en modo nativo en la Release 16 5G de mediados del año que viene y en las redes con sensores IoT.

Bosch Rexroth, la división de automatización industrial de Bosch, disponía en SPS de dos dispositivos de prueba que sincronizaban una red TSN con una red 5G y funcionaban en la banda acabada de licenciar en Alemania de 3,7 a 3,8 MHz para entornos privados. Bosch también introdujo en la feria, con el soporte de Qualcomm, una plataforma de automatización que permite, por ejemplo, que los fabricantes de máquinas industriales puedan escoger, según sus necesidades y en tiempo real, entre utilizar una red Ethernet cableada o una red inalámbrica 5G.



Las demostraciones de Siemens como las del grupo Bosch realizadas en SPS utilizaban tecnología TSN sobre redes privadas 5G reales y con equipos de Qualcomm



Siemens, mientras tanto, acudió a SPS con una demostración del funcionamiento de lo que está considerada como la primera red privada standalone (SA) 5G en un entorno industrial y en la banda de 3,7 a 3,8 GHz, utilizando para ello sistemas de control Simatic de Siemens y dispositivos de entrada y salida de Qualcomm. En el centro de pruebas y demostraciones que Siemens tiene en la ciudad de Nuremberg se podían ver vehículos que se movían de forma autónoma de una sitio para otro, con instrucciones recibidas casi instantáneamente gracias a 5G.

Eckard Eberle, responsable de automatización de procesos de Siemens, considera que 5G Industrial es la puerta de acceso a todo un sistema de redes inalámbricas para el uso de producción, mantenimiento y logística con transmisiones de señales ultra-fiables y con muy baja latencia, lo que permitirá incrementos significativos en cuanto a eficiencia y flexibilidad en los entornos industriales.

Bosch ha confirmado que ha solicitado la licencia a BNetzA para operar en al menos dos plantas y Siemens en seis emplazamientos de “factorías digitales”. Ambas compañías prevén operar sus propias redes 5G a principios del año que viene. Su intención, a tenor de lo que comentó Klaus Helmrich, máximo responsable de la división de industrias digitales de Siemens al periódico financiero alemán Handelsblatt, es mostrar con estos proyectos lo que es tecnológicamente posible.



Existe polémica porque grandes grupos quieren controlar sus redes privadas, sin acudir a operadores de telecomunicaciones; Nokia les ofrece equipos y la plataforma necesaria



El interés por el 5G Industrial no se limita a compañías de automatización industrial como Siemens o Bosch Rexroth. Otras compañías del grupo Bosch, especialmente las que fabrican componentes para automoción, también quieren introducir redes 5G en sus instalaciones. Y la Asociación de Industrias de Automoción (VDA) alemana ha confirmado que varias docenas de compañías de automoción están interesadas en solicitar licencias para redes privadas 5G.

Los grandes fabricantes de automoción, como Daimler-Benz, Volkswagen o BMW, se han mostrado interesados desde el principio, así como grandes grupos químicos como Basf o Bayer. Y compañías tecnológicas de tamaño mediano, que abundan en Alemania, también están muy interesados.



La polémica se ha suscitado porque muchos de los grandes grupos quieren tener el control completo de sus redes privadas, sin tener que acudir necesariamente a los operadores de telecomunicaciones. Nokia, además, se ha ofrecido a suministrar equipos de redes 5G, con una plataforma que les permite manejarlos de manera autónoma. Ericsson, en la Hannover Messe, fue más cauto y no quiso entrar en el tema polémico de suministrar sus equipos de redes directamente a los usuarios, para no enemistarse de entrada con sus principales clientes, que son los operadores.

Los operadores ya han hecho notar su preocupación por el despliegue de redes privadas y su gestión autónoma. De entrada, las licencias para redes privadas se conceden a precio muy bajo, con una tarifa nominal de 120 euros anuales para un ancho de banda de 60 MHz y para un entorno de hasta 10.000 metros cuadrados. En la subasta pública, los operadores tuvieron que desembolsar un total de 6.600 millones de euros y comprometerse a importantes condiciones de cobertura en los próximos años.

Los operadores temen que la proliferación de redes privadas relativamente autónomas, sobre todo si abarcan y controlan importantes clusters industriales como el de automoción, puede reducir sus ingresos en una de las aplicaciones estrellas de 5G. De todas maneras, Herbert Schüttler, vicepresidente de clientes corporativos 5G de Deutsche Telekom, quita hierro al asunto. Reconoce que empresas como BMW o Siemens pueden manejar sus propias redes privadas y varias más, quizá 20 o 30, pueden hacer lo mismo, pero sostiene que hay muchas empresas de tamaño grande o mediano que no lo podrán hacer y necesitarán a los operadores.

Siemens, por su parte, tiene un acuerdo con T-Systems, la división de tecnologías de la información (TI) de Deutsche Telekom, para combinar sus tecnologías de operaciones (OT) con las de TI y estas últimas con sus servicios de telecomunicaciones. Este necesario espíritu de colaboración entre compañías es lo que hace que muchos analistas vean justamente a 5G como una gran oportunidad para la reinvención de las factorías y, en este caso, de la industria alemana con el despliegue de redes privadas 5G. Y que los muchos retos que existen para optimizar la tecnología 5G en el entorno industrial requerirá también colaboración por parte de todos.


Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/

Análisis

5G inicia una nueva fase con la aprobación definitiva del Release 16 por parte de 3GPP

3GPP, el grupo mundial que está desarrollando todos los estándares 5G, ha fijado este fin de semana la versión definitiva del Release 16 (R16), después de interminables reuniones que se han debido hacer online a causa de la pandemia y que han dificultado la toma de decisiones. Se completa así la esperada R16, tres meses después de la suspensión de toda reunión presencial. Con ella, se inicia la segunda fase de 5G con una serie completa de especificaciones 5G, que permitirá en unos meses la instalación de equipos y dispositivos de red que mejorarán y optimizarán algunas de las funciones ya presentes en la Release 15 e introducirán otras de nuevas. La R16 está considerada fundamental en el proceso de adopción de 5G, porque es la primera que contiene una descripción completa del sistema 5G y está destinada a ser entregada al IMT-2020. El proceso de fijación de estándares continuará con las Releases 17 y 18, con añadidos y mejoras adicionales, pero ahora ya se podrá trabajar con redes móviles 5G genuinas, con equipos definitivos, sin ninguna dependencia de las redes 4G aunque continuarán estando lógicamente relacionadas. Con la R16, 5G podrá tener el profundo impacto previsto en la industria de telefonía móvil en su conjunto y en distintos sectores verticales y especializados, tanto profesionales como de consumo.

Análisis

La industria de telecomunicaciones reclama mayor soporte de la UE para desplegar 5G y la fibra

La industria europea de telecomunicaciones considera que la infraestructura y los servicios de telecomunicaciones constituyen el núcleo central de la cohesión social y económica en la Unión Europea y que juegan un papel clave para desarrollar un potente ecosistema digital europeo y conseguir un liderazgo tecnológico global. Son, además, el instrumento fundamental para sacar a trabajadores y negocios de la crisis actual y lograr un crecimiento económico sostenible y duradero. Pero para acelerar la competitividad y la recuperación europea en sectores clave, incluyendo el cloud y el edge computing, y como imperativo para mejorar la educación y la formación en todos los países de la UE, la industria de telecomunicaciones reclama un mayor soporte e implicación en el despliegue de 5G y de la fibra óptica a las instituciones y Gobiernos respectivos, ahora que empieza un semestre decisivo para salir cuanto antes de la recesión económica y social bajo la presidencia alemana de la Unión Europea.

Análisis

EE UU insiste en su crítica a Huawei mientras la UE quiere contemporizar con China

Michael Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, emitió el miércoles de la semana pasada un breve pero duro comunicado sobre el peligro que supone para los operadores la dependencia de Huawei y la necesidad de que se mantengan “limpios”, en clara referencia al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones. Justo anteayer, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, dudó en atacar directamente a Huawei, pero al final aseguró que las infraestructuras nacionales críticas deben protegerse adecuadamente de los “vendedores estatales hostiles”, un calificativo para Huawei aún más fuerte que el anterior de “alto riesgo”. Mientras, la Unión Europea y sus principales países se mantienen cautos y evitan pronunciarse contra China y específicamente sobre los equipos 5G de Huawei, hasta encontrar una vía intermedia que sirva para contemporizar tanto con China como con Estados Unidos y, a ser posible, sacar el máximo beneficio. Lo que Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, ha definido como “a mi manera”, en alusión a la canción popularizada por Frank Sinatra hace medio siglo.

Análisis

Las operadoras reclaman un plan digital para acelerar la recuperación económica de España

Los máximos responsables de Telefónica y Vodafone España, entre otros, han reclamado la aprobación de un ambicioso plan digital que contribuya a acelerar la recuperación económica de España. “La digitalización aparece, junto a la sostenibilidad, como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar nuevos modelos de negocio que optimicen los costes y abran nuevas fuentes de ingresos”, aseguró José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en su reciente junta anual de accionistas. Por su parte, António Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, urgió la adopción de un plan integral para actualizar y extender las redes de muy alta capacidad fijas y móviles en la cumbre de la CEOE de hace una semana. El presidente de Telefónica está convencido, además, de que soplan nuevos aires en Europa que permitirán una mayor consolidación del sector de telecomunicaciones y aflorar el valor oculto que tienen muchas operadoras europeas, lo que a su vez aseguraría su rentabilidad y el mantenimiento de sus inversiones.