Publicaciones > Blog > Los operadores tendrán dificultades para rentabilizar los primeros servicios 5G
02/07/2019

Los operadores tendrán dificultades para rentabilizar los primeros servicios 5G

Los operadores de telefonía móvil tendrán dificultades para rentabilizar los servicios 5G que se introduzcan en los próximos tres o cuatro años, porque la facturación por los servicios prestados a los consumidores crecerá menos que los costes de construcción de la nueva infraestructura. No será hasta mediados de la próxima década cuando los operadores y la economía en general empezarán a generar beneficios sustanciales, gracias a los innovadores servicios 5G que se pondrán en marcha en las industrias y en las ciudades, tanto para las personas como, sobre todo, para las “cosas”.


Las suscripciones de telefonía móvil 4G crecieron a nivel mundial del 4% al 61% entre 2012 y 2018, mientras que la facturación por estos servicios 4G aumentaron menos del 1% anual, según los cálculos de Strategy Analytics. “Existen pocos indicios que sugieran que los primeros planes de lanzamiento de servicios 5G puedan rentabilizarse con las tarifas asociadas al servicio, aparte del beneficio que genere la venta del terminal”, asegura Phil Kendall, director del grupo de proveedores de servicios de esta consultora.

Una vez que los precios de los dispositivos 5G empiecen a caer en 2021, el reto de los operadores será cómo facturar más de la gran capacidad de transmisión de datos adicional que aportarán las redes 5G ampliamente desplegadas en las ciudades por entonces, añade Kendall. El éxito de los operadores dependerá, en gran medida, de si pueden ofrecer servicios segmentados y ajustados a las motivaciones de sus clientes 5G, y no tanto de la competencia que se establezca entre operadores con la oferta de redes 5G más amplias y densas y planes de datos atractivos, opina Strategy Analytics.

Los primeros servicios 5G que se están lanzando en diversas ciudades de Europa, Estados Unidos y Asia, incluida España por parte de Vodafone, tienen una tarifa adicional relativamente económica para atraer clientes. Los terminales, de momento, son caros, incluso más que los 4G Premium, pero su precio bajará sustancialmente a partir de mediados del año que viene.



Terminales 5G más económicos

Du Yeqing, vicepresidente de la línea de producto 5G de Huawei, afirmó hace pocos días en el encuentro Global 5G de Valencia que su compañía espera introducir a mediados de 2020 terminales 5G de gama media en el entorno de los 300 dólares. En la actualidad, los terminales 4G de gama alta viene a costar esto o menos, aunque ciertamente no los más exclusivos y “premium”. En cualquier caso, la rentabilidad del servicio 5G debe provenir de la descarga de datos y de la oferta de servicios atractivos para determinado grupo de consumidores, como los juegos en línea.

Strategy Analytics calcula que en 2024 habrá un total de 924 millones de suscripciones 5G, que capturarán el 26% del total de descarga de datos por entonces. El problema no está en la cantidad de datos que se transmitirán con 5G sino que la consultora pronostica que esta suscripciones apenas generarán crecimiento adicional de la facturación para los operadores. Y, en cambio, los costes de construcción de la infraestructura 5G (CapEx) serán lógicamente muy elevados, porque serán redes nuevas.



Las líneas 5G transmitirán más datos, pero apenas incrementarán los ingresos de las operadoras. 

 



En la tabla de la consultora ABI Research, se cifra la facturación mundial de los operadores por todas las redes móviles en unos 1,1 billones de dólares este año, para apenas acercarse a los 1,3 billones de dólares dentro de cinco años. La pendiente de crecimiento de los costes totales de infraestructura de construcción y mantenimiento de las redes 4G y 5G es similar, con lo que el retorno de la inversión, aunque sea positivo, será en todo caso reducido.

La tabla proporcionada por Strategy Analytics prevé que la facturación por los diversos servicios 2G, 3G, 4G y 5G en los próximos cinco años sea aún más plana que la de ABI Research, en el nivel de los 820.000 millones de dólares, tanto en los pasados cinco años como en los próximos cinco años. La diferencia de facturación global entre las dos consultoras puede ser atribuible a diferencias de criterio contable; en lo que coinciden es en que no habrá crecimiento de facturación.

Lo que sí habrá, como puede verse en la tabla de Strategy Analytics, es un aumento sustancial por los servicios generados por las redes 5G a partir de 2012, a la par que caerán en picado los servicios generados por las redes 2G y 3G. Es interesante observar que la facturación por los servicios prestados por la redes 4G se mantendrán relativamente estables en los próximos cinco años. Habrá, claramente, un trasvase: los servicios 5G se nutrirán del paso de 4G a 5G pero 2G y 3G proporcionarán gran parte de la facturación perdida por 4G por la entrada de 5G, junto a los nuevos suscriptores que se iniciarán con 4G.



Dos tercios de las líneas móviles en servicio a final de 2024 serán 4G-LTE.

 



Strategy Analytics calcula que las redes 4G-LTE acapararán alrededor de 6.000 millones de suscriptores a finales de 2024, alrededor de dos tercios de total, en línea con el informe de movilidad de EricssonSegún la consultora, los servicios 4G continuarán evolucionando y proporcionando mayor velocidad y cobertura, incluso antes o en paralelo a los servicios 5G. “4G-LTE tiene un gran futuro en los próximos cinco años, especialmente en África y Oriente Medio”, precisa.

 



Facturación estancada hasta 2024

Todo indica, según los analistas, que la facturación por los servicios de banda ancha móvil estará estancada en los próximos cinco años y será, sustancialmente, la misma que en los pasados cinco años, que también fue esencialmente plana. El reto de los operadores en los próximos será introducir nuevos servicios 5G capaces de atraer a consumidores dispuestos a pagar mucho más, y no sólo porque ofrecen mayor velocidad de transmisión de datos y menor latencia, sino porque enriquecerán la experiencia del usuario, una frase que es muy fácil de pronunciar y muy difícil de conseguir.

A partir de 2024, el futuro para los operadores con las redes 5G se les presenta mucho más halagüeño porque, aparte de ofrecer servicio a las personas, ya estarán en disposición de ofrecer servicios a las “cosas”, a través de los dispositivos IoT, y basados en redes 5G. Es una travesía de tres a cinco años complicada porque, aparte del coste de implantación de las nuevas redes 5G y la cobertura asociada, tendrán que resolver muchos problemas técnicos, con el Release NSA actual y el SA del año que viene.

Dario Talmesio, de la consultora Ovum, puso el dedo en la llaga hace muy pocas semanas en el evento 5G World de Londres, cuando aseguró que, por el momento, la “monetización” de 5G, o plan para extraer mayor rendimiento económico, es muy similar a la del 4G. Se trata de un modelo muy simplista de facturar más, “pero no será posible hacer nada nuevo hasta que el 5G real emerja” y pueda ofrecer servicios realmente innovadores y muy atractivos para los consumidores y empresas, añadió Talmesio.

Tampoco el próximo lustro es tan complicado, financieramente hablando, para los operadores. La tecnología 5G les permitirá dar mayor y mejor servicio en zonas que ahora ya están muy saturadas y la tecnología de acceso fijo-móvil puede proporcionar servicio de banda ancha móvil en zonas rurales donde ahora apenas pueden comunicarse por voz, como es el caso de Estados Unidos.

Es evidente que, si los operadores quieren convertirse en un gran proveedor de servicios digitales en su sentido más amplio en sus respectivos países y no ser un mero proveedor de servicios de telecomunicaciones, como ha ocurrido en los última década, cuando se han dejado arrebatar gran parte de la rentabilidad asociada al servicio, deben conseguir prestar servicios 5G que aporten un gran valor añadido y, consecuentemente, de facturación. O las grandes empresas de consultoría y servicios tecnologías de la información se quedarán la parte más importante del pastel.


Otros artículos de interés

Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.

Análisis

Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media

El acuerdo de fusión a partes iguales alcanzado la semana pasada entre O2, la filial británica de telefonía móvil de Telefónica, con el operador de red de cable Virgin Media y el operador móvil virtual Virgin Mobile, ambas filiales de la estadounidense Liberty Global, promete alterar sustancialmente el statu quo actual de las comunicaciones móviles y de banda ancha del Reino Unido. Se calcula que la operación se podrá hacer dentro de un año, sin grandes obstáculos regulatorios o legislativos. Se prevé que creará un efecto dominó sobre los negocios de Vodafone, Three, Sky y Talk Talk, los otros operadores de cable, telefonía móvil y televisión de pago que compiten en el Reino Unido, y ponga más presión al operador dominante de banda ancha British Telecom (BT) y a su filial de telefonía móvil EE.