Publicaciones > Blog > Las operadoras quieren crear una plataforma común, con Edge Computing interoperable y multiacceso
10/03/2020

Las operadoras quieren crear una plataforma común, con Edge Computing interoperable y multiacceso

Nueve de las principales operadoras de telecomunicaciones de Europa y la región de Asia-Pacífico han acordado colaborar en el desarrollo de una plataforma de referencia y un marco global común que permita un Edge Computing interoperable y multiacceso. El objetivo de la iniciativa, encuadrada en un grupo de trabajo de la asociación de operadoras GSMA, es que las posibilidades que ofrece Edge Computing estén disponibles de forma amplia y sencilla, así como que “federe a múltiples operadores” de todo el mundo y que soporte las necesidades en las empresas y los desarrolladores de aplicaciones. En paralelo, Telefónica ha alcanzado un acuerdo con KT, China Unicom y Telstra para desarrollar esta Edge Computing interoperable y multiacceso, iniciativa enmarcada también en el proyecto de Plataforma de Operador liderada por la GSMA.


A mediados del pasado mes de enero se creó el 5G Future Forum (5GFF), con el fin de permitir a sus miembros colaborar en el desarrollo acelerado de aplicaciones que sean rápidas y sencillas de aplicar y funcionen a escala global. Entre los miembros fundadores de 5GFF están las operadoras Verizon, Vodafone, KT, América Móvil, Rogers y Telstra. El propósito declarado de 5GFF no es competir con el estándar internacional 5G sino “facilitar la interoperabilidad y acelerar la adopción de las redes 5G”.

La relación de 5GFF con la plataforma común que quiere desarrollar GSMA, explicada en un documento fechado el pasado mes de enero y anunciada a finales de febrero. Lo mismo pasa con el acuerdo hecho público por Telefónica y otras tres operadores el pasado 4 de marzo 

Los impulsores de 5GFF intentarán colaborar en el desarrollo de especificaciones 5G interoperables en el extremo (Edge) de las redes de distintas regiones del mundo, especialmente América, Asia-Pacífico y Europa. Su estrategia es desarrollar un método sencillo para que los desarrolladores creen aplicaciones que requieran recursos en el Edge, como una gran rapidez de respuesta, o energía.

El plan de la Plataforma Común de GSMA es precisamente ése, desarrollar una plataforma interoperable que permita que la computación en el extremo esté disponible más fácilmente. Se quiere tener la plataforma desarrollada este año y que permita a los operadores decidir las capacidades que estarán disponibles. La primera fase de la plataforma estará disponible en Europa y después en el resto del mundo.

Henry Calvert, director senior de tecnología de la GSMA, reconoce que ambas iniciativas parecen similares pero su forma de proceder es distinta. La GSMA quiere crear una plataforma de infraestructura común para la computación en el extremo mientras que 5G Future Forum se dirige sobre todo a las aplicaciones verticales que serán desarrolladas en el Edge de la red, dice Calvert. Y añade que no son esfuerzos contradictorios y que darán soporte común tanto como sea posible.



La necesidad de estas iniciativas es evidente. Las operadoras de todo el mundo están preocupadas por el dinamismo mostrado por las grandes compañías tecnológicas de Internet. Y no solamente las que tienen su sede en Estados Unidos, como Facebook, Google, Amazon o Microsoft, sino también las asiáticas, como Tencent, Alibaba o Baidu. Todas ellas están detrayendo paulatinamente negocio y los servicios más rentables a las operadoras tradicionales de telecomunicaciones.

Las operadoras están viendo que la facturación media por usuario, tanto por servicios de telecomunicaciones fijos como móviles, está bajando pese al elevado aumento del tráfico de datos. Después de perder gran parte del tráfico de voz tradicional en beneficio de los sistemas de mensajería electrónica que utilizan el protocolo IP de Internet, ahora la batalla se está librando en el ámbito de la computación en el extremo, lo que se conoce generalmente como Edge Computing.

El Edge Computing se refiere a los sistemas de computación y proceso de datos que están relativamente cerca de los usuarios finales, en las redes de transporte o incluso en las propias instalaciones de grandes compañías, y no en las capas más elevadas de las redes troncales y centros de datos de las operadoras. No es de extrañar, así, que la primera fase del concepto de Plataforma del Operador del documento de la GSMA se dedique, precisamente, al Edge Cloud Computing.



Las operadoras aspiran a suministrar a los proveedores de aplicaciones y empresas una vía común de acceso a sus prestaciones clave en la era 5G



Como se explica en el mismo documento, con el concepto de plataforma del operador “la GSMA y sus miembros aspiran a suministrar a los proveedores de aplicaciones, empresas y otros clientes potenciales una vía común para que accedan a prestaciones clave de los operadores en la era del 5G”. Para que este concepto sea exitoso y se evite la fragmentación, es clave que exista una federación de estas capacidades entre operadores, con el fin de suministrar un enfoque unificado y sin trabas a los clientes, se enfatiza en las conclusiones del documento.

La primera capacidad clave que se aborda en el documento es Edge Computing, donde los operadores jugarán un papel clave para facilitar el acceso a aplicaciones cercanas al usuario final a través del desarrollo de nuevos servicios y soluciones que permitan hacer pleno uso de las capacidades 5G. En el documento se hace hincapié que son necesarias mejoras tecnológicas y de acceso claves, que vayan más allá de simples centros de datos con capacidades de computación distribuida.

“Los operadores están muy bien posicionados para suministrar prestaciones como la baja latencia a través de las redes”, asegura Alex Sinclair, responsable de tecnología de la GSMA. “Es esencial para las empresas que puedan alcanzar a todos sus clientes desde el extremo de cualquier red”. Con la especificación de la plataforma del operador de la GSMA, la Telco Edge Cloud suministrará a los desarrolladores de aplicaciones empresariales y a los agregadores una vía consistente para tener a sus clientes conectados”, añade Sinclair.



La interoperabilidad de las redes de múltiples operadoras es un tema crucial y su fragmentación es el peor enemigo para las redes de telecomunicaciones



La interoperabilidad de las redes es también un tema crucial, porque se reconoce que su fragmentación es el peor enemigo en el mundo de las redes de telecomunicación. La nube situada en el extremo (Edge Cloud) es una oportunidad muy prometedora para el desarrollo de servicios que necesiten una conexión de muy baja latencia (de respuesta muy rápida) y que resuelva diversas demandas de servicio de los clientes empresariales”, precisa por su parte Yoshiaki Uchida, director ejecutivo de la parte tecnológica de KDDI.

La innovación en los servicios de telecomunicaciones se verá acelerada por la mayor calidad de los servicios y la mejora de la experiencia del usuario. La nube y la computación en el extremo son una oportunidad clara para aportar valor añadido a los clientes en servicios críticos, pero los beneficios que puedan aportar también se ven amenazados por los gigantes de Internet, como reconocen los autores del documento. Por tanto, las operadoras tienen que ponerse a trabajar rápidamente para resolver los numerosos escollos que tendrán que afrontar para lograr un servicio unificado dentro de la federación que se busca y llegar a acuerdos que les beneficien mutuamente.



La complejidad de la tarea, o quizás a causa de ello, es lo que ha hecho que surgieran las distintas iniciativas mencionadas anteriormente con un propósito similar y, en varios casos, ocurre que las mismas operadoras participan en más de una iniciativa. En la plataforma propuesta por la GSMA, las operadoras que tienen un papel destacado son China Unicom, DT, EE, KDDI, Orange, Singtel, SK Telecom, TIM y Telefónica. Telefónica y China Unicom participan también en el acuerdo alcanzado con KT y Telstra la semana pasada. Telstra y KT también forman parte de 5GFF, junto a Verizon, Vodafone, América Móvil y Telstra, sin que se descarte ni mucho menos que aumenten en cada alianza el número de participantes o se llegue a una mayor armonización de las tareas a realizar.

 

Como indica el comunicado de Telefónica, la compañía española y KT, China Unicom y Telstra han trabajado en esta primera fase con Altran, en colaboración con la iniciativa de GSMA, “para demostrar cómo funciona la interconexión entre las plataformas de Edge Computing de varios operadores, de manera que puedan permitir a sus clientes desplegar aplicaciones y cargas de trabajo a través de la red de cada operador y proporcionar acceso a una huella global”.

“Junto con estas operadoras de primer nivel, estamos poniendo a disposición de la industria los medios necesarios para construir y ofrecer un servicio global de Edge Cloud basado en redes de la operadora”, dice Juan Carlos García, director global de Tecnología y Ecosistemas de Telefónica, “y proporcionar los mecanismos necesarios que complementen los estándares actuales de computación en el extremo multioperador y multiacceso (MEC) para permitir la federación de las plataformas de Edge de las distintas operadoras”.

Con esto, sentencia Juan Carlos García, “los distintos operadores podrán prestar un servicio de Edge Computing universal que facilitará a empresas y desarrolladores el despliegue global de sus servicios a través de un interfaz sencillo y único”. Los casos de uso de la computación en el extremo, reconocen todos los expertos, siempre tienen una cosa en común: un volumen elevado de datos con información muy relevante que necesita ser interpretada en tiempo real y, probablemente, con inteligencia artificial, y, posteriormente, transmitir los conocimientos adquiridos tanto a nivel local para un cambio inmediato de la situación como a un gran centro de datos para un proceso de la información más tarde. Unas exigencias nada triviales.


Análisis

Varios países europeos encienden redes 5G y reanudan subastas pospuestas, aunque tímidamente

Diversos países europeos, como Holanda, Austria o Portugal, han reanudado los procedimientos para fijar las bases o proceder a subastar algunas licencias de espectro de redes 5G, paralizadas a causa de la pandemia. En muchos países nórdicos se han puesto en marcha, en las últimas semanas, varias redes comerciales 5G, aunque también de forma muy tímida y con prestaciones y cobertura muy limitada, por falta de espectro liberado. En España, el procedimiento para la subasta del espectro de 700 MHz continúa paralizado y las licencias adjudicadas de la banda de 3,4 GHz siguen sin estar agrupadas, mientras que en Francia el operador Bouygues Telecom ha pedido formalmente a su Gobierno que retrase medio año la subasta de las licencias de 3,4 GHz de 5G y sugiere que se promueva un acuerdo entre operadores para mutualizar redes de enlace y dar mayor cobertura 4G a las zonas rurales francesas.

Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.