Publicaciones > Blog > Crece la oferta de redes 5G en Europa y en el mundo, pero sin rentabilidad clara
17/09/2019

Crece la oferta de redes 5G en Europa y en el mundo, pero sin rentabilidad clara

Alemania cuenta desde agosto con redes móviles 5G en diversas ciudades del país y tanto Vodafone como Deutsche Telekom (DT) prevén extender sustancialmente su cobertura en los próximos meses. En muy pocos meses, múltiples servicios 5G se han puesto en marcha en el continente europeo y en otras partes del mundo, aunque persisten dudas sobre la consistencia de la oferta y su rentabilidad a corto y medio plazo, porque no se ofrecen suficientes datos del grado de cobertura y velocidad real que ofrecen las redes 5G ni tampoco el número de contratos realizados.


Es aún pronto para evaluar los resultados de las primeras redes comerciales 5G, puesto que hace apenas cinco meses que se pusieron en marcha las primeros servicios en Corea del Sur y algunas ciudades de Estados Unidos, y pocas semanas después en Suiza, Reino Unido, Italia, España y recientemente en Alemania. Otros países europeos disponen también de redes 5G, como Estonia, Finlandia, Rumania y el Principado de Mónaco, así como del resto del mundo, como Australia, Nueva Zelanda, Lesoto, Filipinas y Uruguay y varios países de Oriente Medio: Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, Bahrain y Emiratos Árabes Unidos.

La lista de países con redes 5G comerciales empieza a ser larga, si bien el despliegue de antenas se ha realizado en la mayoría de casos en unas pocas zonas del centro comercial de las ciudades más densas, y con reducida cobertura y alcance. Las únicas excepciones donde ya existe buena cobertura en amplias zonas del país son Corea del Sur y Suiza. Corea del Sur sobresale además porque a los cuatro meses de encender la red 5G, a principios de agosto, había alcanzado los dos millones de usuarios, según cifras oficiales, una cantidad que se había previsto inicialmente para finales de este año.

Suiza también destaca porque su operador principal, Swisscom, se ha comprometido a cubrir el 90% del territorio a finales de año y lo ha reiterado recientemente. Sin embargo, el operador suizo y su competidor en el país, Sunrise, que también ofrece redes 5G, no han proporcionado ninguna cifra de usuarios pero se habla de que el número de contratos está muy por debajo de las expectativas. La preocupación de algunos suizos sobre los efectos que pueden provocar las señales 5G sobre la salud tampoco ayuda a dinamizar el mercado.



“Los operadores necesitan rentabilizar 5G”, ha puesto de manifiesto la consultora Ovum en un reciente informe. Pero opina que si a los consumidores se les quiere cobrar más por el servicio 5G, se les debe ofrecer algo tangible y que sea atractivo y nuevo. Hasta ahora, añade, “la innovación ha sido francamente mediocre” y las tarifas confusas, sin ofrecer un diferenciador claro en las tarifas más elevadas.

Ovum considera que no se debe ofrecer 5G al mismo precio que 4G sino que se debe aplicar un aumento razonable. Pero añade que una mayor velocidad no justifica, por sí sola, un incremento de la tarifa y que la mayor rapidez de respuesta, o latencia, es un factor diferenciador que puede explotarse en algunos casos, como en los planes de baja latencia para jugadores. La clave, para Ovum, es que los operadores ofrezcan una red móvil realmente inteligente, con servicios de valor añadido que les permita captar y retener clientes e ir más allá de ser un simple transmisor de datos.



Ovum opina que la 5G debe venderse más cara que la 4G, pero la mayor velocidad no justifica por sí sola el incremento de precio  



En estos primeros despliegues 5G, la mayoría de operadores han destacado que ya disponían de una red comercial, sin entrar en demasiados detalles de cobertura, velocidad o coste de los terminales. Vodafone es el operador más activo en Europa, con redes 5G en 55 ciudades de cuatro países (Reino Unido, Italia, Alemania y España) y muy agresivo con las tarifas, porque los clientes que optan por pasarse a 5G pagan lo mismo en el Reino Unido, Italia y España que con sus planes mensuales 4G de datos ilimitados y tienen roaming gratuito 5G en los cuatro países donde opera con la red 5G. En Alemania cobra un pequeño suplemento de cinco euros por pasar de 4G a 5G.

Recientemente, el grupo Vodafone adquirió los activos del operador Liberty Global en Alemania, República Checa, Hungría y Rumanía por un valor total de 18.400 millones de euros, con lo que se ha convertido en el principal operador europeo de redes de cable y móviles, u operador convergente, con servicio a 54 millones de hogares y negocios de cable y fibra y una red capaz de alcanzar a 124 millones de hogares y empresas.

El pasado 15 de agosto, Vodafone anunció que ya tenía la primera estación 5G operativa en Berlín y que a lo largo de agosto dispondría de redes 5G operativas en quince ciudades alemanas, entre ellas Frankfurt, Colonia, Dusseldorf, Hamburgo, Dormund, Bremen y Munich, con un total de 40 estaciones activas 5G, como así ha sido. Su plan pasa por alcanzar 10 millones de alemanes con 5G a finales de 2020 y el doble a finales de 2021. Vodafone utiliza en Alemania tecnología tanto de Huawei como de Ericsson, como en los otros países en que opera.



Las conexiones a Internet en Alemania son las más lentas de los países industrializados 



Deutsche Telecom (DT) también se ha mostrado muy activo en 5G desde que terminó la subasta del espectro a mediados de junio, con despliegues de red iniciales en Berlin y Bonn en julio y el pasado agosto en Darmstadt, Hamburgo, Leipzig y Munich. DT prevé haber instalado un total de 500 estaciones base 5G en más de un centenar de localizaciones en todo el país a finales de año. En los próximos 18 meses, según DT, las veinte principales ciudades alemanas estarán conectadas vía 5G.

La prioridad actual de DT, sin embargo, es lograr que las redes 4G y las conexiones a Internet a través de cable vayan más rápidas, porque recientes estudios corroboran que Alemania cuenta con las redes móviles y conexiones a Internet más lentas de los países industrializados y diversas asociaciones empresariales han alertado de que la economía del país se ve fuertemente lastrada por ello.



Según las mediciones realizadas por speedtest.net, la velocidad media en junio pasado de Internet en Alemania no llegaba a los 70 megabits por segundo, situándose en la posición 33, y muy por debajo de Rumanía y Hungría, que están entre las diez primeras, con 125 y 110 megabits por segundo de velocidad de descarga de media, respectivamente. En redes móviles, la situación es peor, con la posición 47 y con una velocidad de descarga promedio que apenas llega a los 35 megabits por segundo, por debajo de Estados Unidos, que tiene una velocidad muy baja, de unos 40 megabits por segundo, y muy por debajo de los diez primeros, que superan los 50 megabits por segundo con tecnología 4G.

El problema de Alemania es que, hace diez años, cuando la mayoría de países europeos decidieron invertir en fibra óptica, DT optó por mejorar sus redes de cobre, con una tecnología que en teoría permitía alcanzar hasta los 100 megabits por segundo. En 2017, el regulador alemán de telecomunicaciones dijo que esta tecnología era totalmente insuficiente e impuso el objetivo de que el 80% de los hogares tuvieran una conexión a Internet de al menos 50 megabits por segundo a finales de 2018, que no se ha cumplido.

El Ministerio de Transportes, por su parte, ha obligado a invertir en fibra óptica en todo el país para que velocidades de Gigabit Internet estén ampliamente disponibles en 2025. En 4G, la situación es similar, por lo que DT se ve obligada a actualizar las redes 4G para que alcancen todo su potencial al tiempo que invierte en 5G. La propia cancillera Angela Merkel dijo el pasado junio que el Gobierno está comprometido a mejorar la infraestructura digital de telecomunicaciones durante la próxima década.

Durante este tramo final de 2019, se prevé que los distintos servicios 5G se potencien y clarifiquen, especialmente cuando China encienda sus redes 5G, previsiblemente en octubre. Es también probable que aumente, muy a finales de año o principios de 2020, la disponibilidad de terminales 5G que estén bastante por debajo de los 1.000 euros, lo que contribuirá a aumentar la base de usuarios 5G.


Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.

Análisis

Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media

El acuerdo de fusión a partes iguales alcanzado la semana pasada entre O2, la filial británica de telefonía móvil de Telefónica, con el operador de red de cable Virgin Media y el operador móvil virtual Virgin Mobile, ambas filiales de la estadounidense Liberty Global, promete alterar sustancialmente el statu quo actual de las comunicaciones móviles y de banda ancha del Reino Unido. Se calcula que la operación se podrá hacer dentro de un año, sin grandes obstáculos regulatorios o legislativos. Se prevé que creará un efecto dominó sobre los negocios de Vodafone, Three, Sky y Talk Talk, los otros operadores de cable, telefonía móvil y televisión de pago que compiten en el Reino Unido, y ponga más presión al operador dominante de banda ancha British Telecom (BT) y a su filial de telefonía móvil EE.