Publicaciones > Blog > Crece la oferta de redes 5G en Europa y en el mundo, pero sin rentabilidad clara
17/09/2019

Crece la oferta de redes 5G en Europa y en el mundo, pero sin rentabilidad clara

Alemania cuenta desde agosto con redes móviles 5G en diversas ciudades del país y tanto Vodafone como Deutsche Telekom (DT) prevén extender sustancialmente su cobertura en los próximos meses. En muy pocos meses, múltiples servicios 5G se han puesto en marcha en el continente europeo y en otras partes del mundo, aunque persisten dudas sobre la consistencia de la oferta y su rentabilidad a corto y medio plazo, porque no se ofrecen suficientes datos del grado de cobertura y velocidad real que ofrecen las redes 5G ni tampoco el número de contratos realizados.


Es aún pronto para evaluar los resultados de las primeras redes comerciales 5G, puesto que hace apenas cinco meses que se pusieron en marcha las primeros servicios en Corea del Sur y algunas ciudades de Estados Unidos, y pocas semanas después en Suiza, Reino Unido, Italia, España y recientemente en Alemania. Otros países europeos disponen también de redes 5G, como Estonia, Finlandia, Rumania y el Principado de Mónaco, así como del resto del mundo, como Australia, Nueva Zelanda, Lesoto, Filipinas y Uruguay y varios países de Oriente Medio: Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, Bahrain y Emiratos Árabes Unidos.

La lista de países con redes 5G comerciales empieza a ser larga, si bien el despliegue de antenas se ha realizado en la mayoría de casos en unas pocas zonas del centro comercial de las ciudades más densas, y con reducida cobertura y alcance. Las únicas excepciones donde ya existe buena cobertura en amplias zonas del país son Corea del Sur y Suiza. Corea del Sur sobresale además porque a los cuatro meses de encender la red 5G, a principios de agosto, había alcanzado los dos millones de usuarios, según cifras oficiales, una cantidad que se había previsto inicialmente para finales de este año.

Suiza también destaca porque su operador principal, Swisscom, se ha comprometido a cubrir el 90% del territorio a finales de año y lo ha reiterado recientemente. Sin embargo, el operador suizo y su competidor en el país, Sunrise, que también ofrece redes 5G, no han proporcionado ninguna cifra de usuarios pero se habla de que el número de contratos está muy por debajo de las expectativas. La preocupación de algunos suizos sobre los efectos que pueden provocar las señales 5G sobre la salud tampoco ayuda a dinamizar el mercado.



“Los operadores necesitan rentabilizar 5G”, ha puesto de manifiesto la consultora Ovum en un reciente informe. Pero opina que si a los consumidores se les quiere cobrar más por el servicio 5G, se les debe ofrecer algo tangible y que sea atractivo y nuevo. Hasta ahora, añade, “la innovación ha sido francamente mediocre” y las tarifas confusas, sin ofrecer un diferenciador claro en las tarifas más elevadas.

Ovum considera que no se debe ofrecer 5G al mismo precio que 4G sino que se debe aplicar un aumento razonable. Pero añade que una mayor velocidad no justifica, por sí sola, un incremento de la tarifa y que la mayor rapidez de respuesta, o latencia, es un factor diferenciador que puede explotarse en algunos casos, como en los planes de baja latencia para jugadores. La clave, para Ovum, es que los operadores ofrezcan una red móvil realmente inteligente, con servicios de valor añadido que les permita captar y retener clientes e ir más allá de ser un simple transmisor de datos.



Ovum opina que la 5G debe venderse más cara que la 4G, pero la mayor velocidad no justifica por sí sola el incremento de precio  



En estos primeros despliegues 5G, la mayoría de operadores han destacado que ya disponían de una red comercial, sin entrar en demasiados detalles de cobertura, velocidad o coste de los terminales. Vodafone es el operador más activo en Europa, con redes 5G en 55 ciudades de cuatro países (Reino Unido, Italia, Alemania y España) y muy agresivo con las tarifas, porque los clientes que optan por pasarse a 5G pagan lo mismo en el Reino Unido, Italia y España que con sus planes mensuales 4G de datos ilimitados y tienen roaming gratuito 5G en los cuatro países donde opera con la red 5G. En Alemania cobra un pequeño suplemento de cinco euros por pasar de 4G a 5G.

Recientemente, el grupo Vodafone adquirió los activos del operador Liberty Global en Alemania, República Checa, Hungría y Rumanía por un valor total de 18.400 millones de euros, con lo que se ha convertido en el principal operador europeo de redes de cable y móviles, u operador convergente, con servicio a 54 millones de hogares y negocios de cable y fibra y una red capaz de alcanzar a 124 millones de hogares y empresas.

El pasado 15 de agosto, Vodafone anunció que ya tenía la primera estación 5G operativa en Berlín y que a lo largo de agosto dispondría de redes 5G operativas en quince ciudades alemanas, entre ellas Frankfurt, Colonia, Dusseldorf, Hamburgo, Dormund, Bremen y Munich, con un total de 40 estaciones activas 5G, como así ha sido. Su plan pasa por alcanzar 10 millones de alemanes con 5G a finales de 2020 y el doble a finales de 2021. Vodafone utiliza en Alemania tecnología tanto de Huawei como de Ericsson, como en los otros países en que opera.



Las conexiones a Internet en Alemania son las más lentas de los países industrializados 



Deutsche Telecom (DT) también se ha mostrado muy activo en 5G desde que terminó la subasta del espectro a mediados de junio, con despliegues de red iniciales en Berlin y Bonn en julio y el pasado agosto en Darmstadt, Hamburgo, Leipzig y Munich. DT prevé haber instalado un total de 500 estaciones base 5G en más de un centenar de localizaciones en todo el país a finales de año. En los próximos 18 meses, según DT, las veinte principales ciudades alemanas estarán conectadas vía 5G.

La prioridad actual de DT, sin embargo, es lograr que las redes 4G y las conexiones a Internet a través de cable vayan más rápidas, porque recientes estudios corroboran que Alemania cuenta con las redes móviles y conexiones a Internet más lentas de los países industrializados y diversas asociaciones empresariales han alertado de que la economía del país se ve fuertemente lastrada por ello.



Según las mediciones realizadas por speedtest.net, la velocidad media en junio pasado de Internet en Alemania no llegaba a los 70 megabits por segundo, situándose en la posición 33, y muy por debajo de Rumanía y Hungría, que están entre las diez primeras, con 125 y 110 megabits por segundo de velocidad de descarga de media, respectivamente. En redes móviles, la situación es peor, con la posición 47 y con una velocidad de descarga promedio que apenas llega a los 35 megabits por segundo, por debajo de Estados Unidos, que tiene una velocidad muy baja, de unos 40 megabits por segundo, y muy por debajo de los diez primeros, que superan los 50 megabits por segundo con tecnología 4G.

El problema de Alemania es que, hace diez años, cuando la mayoría de países europeos decidieron invertir en fibra óptica, DT optó por mejorar sus redes de cobre, con una tecnología que en teoría permitía alcanzar hasta los 100 megabits por segundo. En 2017, el regulador alemán de telecomunicaciones dijo que esta tecnología era totalmente insuficiente e impuso el objetivo de que el 80% de los hogares tuvieran una conexión a Internet de al menos 50 megabits por segundo a finales de 2018, que no se ha cumplido.

El Ministerio de Transportes, por su parte, ha obligado a invertir en fibra óptica en todo el país para que velocidades de Gigabit Internet estén ampliamente disponibles en 2025. En 4G, la situación es similar, por lo que DT se ve obligada a actualizar las redes 4G para que alcancen todo su potencial al tiempo que invierte en 5G. La propia cancillera Angela Merkel dijo el pasado junio que el Gobierno está comprometido a mejorar la infraestructura digital de telecomunicaciones durante la próxima década.

Durante este tramo final de 2019, se prevé que los distintos servicios 5G se potencien y clarifiquen, especialmente cuando China encienda sus redes 5G, previsiblemente en octubre. Es también probable que aumente, muy a finales de año o principios de 2020, la disponibilidad de terminales 5G que estén bastante por debajo de los 1.000 euros, lo que contribuirá a aumentar la base de usuarios 5G.


Análisis

Crece el despliegue de redes IoT, con mejores aplicaciones

El despliegue y la utilización de redes IoT móviles (LTE-M y NB-IoT) están creciendo a buen ritmo, gracias al beneficio que ofrecen a las empresas usuarias y al mayor número de aplicaciones desarrolladas para distintos sectores verticales. Para los operadores, su utilización supone mayores ingresos para su red de telefonía móvil, aunque el empleo a gran escala de las redes IoT requerirá la recogida y gestión de la información mucho más automatizada que en la actualidad para que sea efectiva. Se prevé que este año se generalice el uso de las redes IoT móviles, al empezar a resolverse los problemas derivados de la seguridad, integración y coste del servicio. La mayor disponibilidad de dispositivos IoT más versátiles y económicos facilitará el mayor uso de las redes, con la vista puesta en 5G para una mayor optimización de sus posibilidades.

Análisis

Los smartphones 5G de primavera serán regionales y afectados por el coronavirus

La oferta de esta primavera de smartphones 5G, de la que ayer se hicieron algunos nuevos anuncios, será regional, porque en cada área geográfica existen severas limitaciones comerciales y de mercado, y se caracterizará porque la mayoría de modelos será de gama alta. Habrá que esperar a la segunda mitad del año para ver cómo evoluciona realmente la oferta y la demanda, una vez que previsiblemente se hayan disipado los temores del coronavirus, se hayan restablecido las cadenas logística y productiva y se hayan acelerado los despliegues de las redes 5G comerciales, especialmente en China pero también en Estados Unidos, Europa y otros mercados de Oriente Medio. Lo que no es probable, desgraciadamente, es que la guerra comercial entre Estados Unidos y China esté resuelta, con Europa sufriendo a causa de ella.

Análisis

Europa quiere un mercado común de datos, con inteligencia artificial “responsable”

La Comisión Europea presentó ayer el Libro Blanco sobre inteligencia artificial, en el que fija una serie de reglas estrictas sobre el uso de los datos que puedan presentar riesgos para la salud y los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión Europea. La estrategia de Bruselas es aprovechar las oportunidades que plantea el uso de la inteligencia artificial (IA) aplicado a los datos, a la vez que evitar sus riesgos, y reforzar así la soberanía tecnológica de la UE frente a Estados Unidos y China. Para ello, se exigirá un uso “responsable” de la IA, sobre una base de datos común y compartida, en la ley que debería estar lista a finales de año. “Promoveremos la utilización de una IA responsable y centrada en las personas”, insistió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyden.

Análisis

La desaceleración económica y el coronavirus amenazan el ecosistema 5G

La desaceleración económica que sufren varios países desde el pasado trimestre, como Japón, unida a la incertidumbre global causada por el coronavirus, que nadie se atreve a pronosticar cuándo remitirá, está afectando toda la cadena productiva mundial y numerosos despliegues tecnológicos que debían ver la luz este año, bajo el paraguas 5G. El conflicto entre Huawei y la Administración estadounidense, con Europa en el centro, también está repercutiendo de manera grave el despegue de 5G e incluso el mercado mundial de semiconductores. Para rematar la faena, algunos cantones y municipios de Suiza han decidido suspender el despliegue de 5G en sus territorios por falta de datos suficientes del impacto que causan las señales radioeléctricas 5G sobre la salud de los ciudadanos y muchas ciudades de Estados Unidos ponen pegas a una ubicua instalación de antenas, necesaria para las redes de microondas.

Análisis

La telefonía móvil de EE UU abre una nueva era al aprobarse la fusión de T-Mobile US y Sprint

La luz verde incondicional dada por el juez federal Victor Marrero a la fusión entre los operadores T-Mobile US y Sprint, tras dos largos años de negociaciones y litigios al más alto nivel, ha inaugurado una nueva era de las telecomunicaciones móviles de Estados Unidos. El país contará ahora con tres grandes operadores nacionales de tamaño similar (ATT, Verizon y la unión de T-Mobile US y Sprint) más un cuarto pequeño de nueva creación, Dish, cuando ahora había dos grandes (Verizon y ATT) y dos más pequeños (T-Mobile US y Sprint). La New T-Mobile creará una red 5G a precio competitivo en todo Estados Unidos, según exigen los términos acordados por la FCC y la oficina antitrust para dar su aprobación, que ahora ha sido ratificada por un juez federal y no se prevé que sea recurrida. Se podrá desplegar una potente red 5G porque las dos compañías poseen, con la unión, una cartera combinada de preciadas frecuencias en las bandas medias y baja.

Análisis

La tecnología de espectro compartido se complica más de lo previsto

La tecnología de espectro compartido dinámicamente (DSS) está considerada como un desarrollo clave para hacer avanzar rápidamente la cobertura de 5G en lugares de relativa poca demanda con una inversión reducida, porque aprovecha de forma puntual y variable el espectro de redes 4G no utilizado en beneficio de 5G. El problema con que se enfrenta la tecnología DSS es que su optimización no estará disponible al menos hasta final de año, porque existen muchos aspectos que hay que solucionar en la práctica. Pruebas de laboratorio recientes revelan, además, que su implantación absorbe una capacidad excesiva de recursos compartidos de las bandas de radio, con lo que las ventajas de DSS son menores de las previstas en un principio.