Publicaciones > Blog > Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores
21/07/2020

Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores

La Comisión Europea ha aprobado un reglamento que permite instalar miniantenas (small cells) en espacios interiores sin necesidad de autorización previa; bastará con que se informe a la autoridad correspondiente y que su volumen no exceda de los 30 litros en el caso de que sea visible y cumpla con los estrictos límites de radiación electromagnética establecidos en la UE. Con ello, Bruselas confía en promover la cobertura 5G en espacios interiores en los próximos años, a base de que se instalen repetidores de la señal, porque es consciente de que los usuarios utilizan el teléfono móvil mayoritariamente en espacios interiores, sean oficinas, centros comerciales o estaciones de metro o ferrocarril, y la señal 5G queda muy debilitada, cuando no nula, en el interior de edificios, aunque haya plena cobertura en el exterior.


Algunos estudios apuntan que los smartphones se utilizan hasta en un 80% en el interior de edificios; en cualquier caso, es evidente que su uso es ampliamente mayoritario, entre otros motivos porque la gente no pasa mucho tiempo en la calle o en la terraza de un bar, aunque también es verdad que se ve mucha gente hablando por el móvil mientras camina o pasea el perro. Pero tampoco es previsible que dentro de unos años utilicen 5G para mantener una conversación.

Es indiscutible, por otro lado, que las señales móviles quedan muy atenuadas conforme aumenta su frecuencia. En el caso de las señales 5G a 3,5 GHz, las más utilizadas en casi todo el mundo, se pierden de 15 a 26 decibelios al atravesar la pared externa de un edificio, y la atenuación es de 35 a 53 decibelios en las ondas milimétricas 5G que se empiezan a instalar en Estados Unidos, lo que hace que prácticamente no haya cobertura en un interior, aunque en la puerta de entrada haya una buena señal.

En el caso de las señales 5G a 1,8 GHz, la atenuación es del mismo orden que a 3,5 GHz cuando se atraviesan dos paredes del mismo grosor, de 20 a 25 decibelios, según la compañía Nexans. En los edificios con fachadas acristaladas, la problemática es la misma, aunque el interior sea diáfano. La pérdida de señal a 3,5 GHz en una fachada de vidrio de un centímetro de grosor es de 25 decibelios y si hay una pared exterior más una pared interior, la señal 5G a 3,5 GHz se debilita en 44 decibelios. Si se coge un ascensor en el interior de un edificio, se pierden 47 decibelios, cuando ahora es raro que no haya señal 4G dentro de un ascensor, debido a que funciona como máximo a 1,8 GHz.



Estas consideraciones, por otro lado de sobras conocidas, han movido a la Comisión Europea a flexibilizar al máximo la instalación de puntos de acceso inalámbricos en superficies interiores, más comúnmente conocidas en el sector como small cells o miniantenas. El pasado 30 de junio, la Comisión Europea adoptó un reglamento para facilitar la instalación de infraestructura de redes 5G de alta capacidad. Está previsto que el Reino Unido también apruebe este reglamento, con lo que será válido en todo el territorio europeo.

El reglamento establece que estas antenas de tamaño reducido estarán exentas de solicitar un permiso a los ayuntamientos o propietarios del edificio para instalarlas. Será preciso, con todo, que las antenas cumplan las características físicas y técnicas establecidas en el reglamento, que básicamente especifican que su volumen no puede exceder de los 30 litros cuando sean visibles y, más importante, que se asegure la debida protección de la salud y seguridad de la gente, “adhiriéndose a los estrictos límites de exposición electromagnética establecida en la Unión Europea”.



Las small cells estarán exentas en la UE de solicitar un permiso para instalarlas pero no excederán de 30 litros y cumplirán los estrictos límites de exposición electromagnética, 50 veces inferiores al riesgo potencial



Para el público general, estos límites son “50 veces más bajos de lo que la evidencia científica internacional sugiere que podrían tener algún efecto potencial sobre la salud”, recalca el documento comunitario. El reglamento de la Comisión Europea, que será traspuesto en los países miembros, establece amplias medidas a escala nacional para el despliegue acelerado de las small cells y también prevé que se añadan futuras medidas en el futuro para incorporar los últimos avances tecnológicos. Se hace la salvedad, con todo, de que “pueden ser necesarios permisos para el despliegue en edificios o sitios protegidos, de acuerdo con las leyes nacionales, o donde sea necesario por motivos de seguridad pública”.

Queda claro que el objetivo del reglamento es facilitar al máximo la instalación de antenas y que estén lo más integradas posible dentro del edificio. De hecho, asegura el documento, estas antenas “pueden ser comparadas con las instalaciones Wi-Fi” y “utilizan menos niveles de potencia y, por tanto, crean niveles de exposición más bajos que la infraestructura existente 4G”. Lo que es evidente, sin embargo, es que se requerirán muchas más antenas 5G en el interior y en el exterior para tener una cobertura comparable a la 4G con las señales 5G a 3,5 GHz. Con las ondas milimétricas de 26 y más GHz, la proliferación de antenas puede ser colosal si se quiere plena cobertura en zonas densas, como en las grandes ciudades.

La instalación de small cells dentro de las empresas se llevará la parte más importante del despliegue previsto en los próximos años, hasta el 68% de la base instalada total en 2026, según un informe de este mes de julio del Small Cell Forum (SCF).  La práctica totalidad del 32% restante se instalará en ciudades y un porcentaje muy escaso en zonas rurales y remotas, como indica el siguiente gráfico extraído del informe de SCF.

SFC prevé que el total acumulado de miniantenas a nivel mundial en 2026 sea de 38,3 millones de unidades. Se estima un crecimiento anual entre 2019 y 2026 del 13%, contando con que el aumento este año será moderado, debido al Covid-19. En 2026, se instalarán en las empresas cuatro millones de miniantenas, sobre un total acumulado de 26,2 millones en los ocho años hasta 2026. En las ciudades, se instalarán en los sitios públicos 2,1 millones de miniantenas en 2026 sobre el acumulado de 11,1 millones, como se ve en gráfico. En las zonas rurales, habrá un total inferior al millón de unidades.



El total acumulado mundial de miniantenas en 2026 se prevé que sea de 38,3 millones de unidades, con un crecimiento anual del 13%; se creará una gran diversidad de operadores para dar servicio a las small cells



El estudio de SCF señala que los grandes operadores no serán necesariamente los que más miniantenas instalen en el interior de edificios y empresas. Lo que SCF prevé es que haya una gran diversidad de operadores de redes de miniantenas. La asociación calcula que empresas creadas para esta finalidad operarán más del 70% de las redes interiores empresariales 5G en 2026 y cerca del 30% de las redes instaladas en el exterior.

No serán necesariamente empresas totalmente nuevas sino que gran parte procederán de ofrecer servicios en la nube, Wi-Fi, torres de telecomunicaciones o redes privadas empresariales. Otras empresas, como operadores de redes privadas o especialistas en servicios de red a empresas, también aprovecharán este mercado con distintas soluciones. En las ciudades, la mayor parte de las empresas que instalarán las miniantenas y suministrarán el servicio serán los operadores tradicionales.



Hasta 2023, la mayor parte de estos operadores ofrecerán servicios LTE o 3G/4G, para gradualmente aumentar a partir de entonces los servicios 5G Stand Alone (SA 5G NR) y redes de enlace combinadas 4G y 5G, como indica el gráfico inferior del mismo informe de SCF. La línea negra indica el total de small cells 5G acumuladas, que pasará de menos de medio millón este año hasta seis millones en 2026.

Por regiones, el principal despliegue continuará siendo en China y Norteamérica. El año pasado, China y el sudeste asiático supusieron el 44% de todos los despliegues de small cells (fundamentalmente 4G), seguido por Norteamérica con el 25% y Europa con el 12%. En 2026, estará más repartido: China y el Sudeste asiático supondrán el 36% del total acumulado, Norteamérica el 19%, Europa el 15% y el sur de Asia (principalmente India) otro 15%. Donde habrá más crecimiento en los próximos años será en el Sudeste asiático, Oriente Medio y África, porque vendrán de una base muy baja.

Los fabricantes tradicionales de equipos de redes de telecomunicaciones, como es natural, ya hace tiempo que han vislumbrado este prometedor mercado que permitirá 5G en las instalaciones interiores debido a la baja penetración de la señal en el interior de los edificios. Tampoco se prevén grandes sorpresas en este terreno. El dominio del mercado lo tendrá Huawei, que ya cuenta con un impresionante catálogo de productos para cubrir los distintos segmentos de mercado y que ofrece a su mercado doméstico, seguido de Nokia y ZTE.

Ericsson adquirió a finales de junio la compañía Kathrein, especializada en la fabricación de antenas y filtros de telecomunicaciones, precisamente porque sus antenas consumían demasiada energía y abultaban mucho en relación con las de Huawei y Nokia, a decir de los especialistas. La operación de compra de Kathrein se pactó el pasado otoño, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha cerrado, por una suma no revelada. Con la tecnología de Kathrein, se prevé que Ericsson sea también muy competitivo en este campo, aunque tampoco se duda que surgirán otras compañías, más especializadas, para entrar en este prometedor mercado.


Análisis

Varios operadores se preparan para ofrecer servicios SA 5G a partir de otoño

Distintos operadores están trabajando con sus proveedores de equipos de telecomunicaciones para ultimar las pruebas piloto y ofrecer servicios comerciales 5G Stand Alone (SA 5G) antes de fin de año. En estos momentos, todos los servicios 5G funcionan con el modo Non Stand Alone (NSA 5G NR); es decir, las redes de enlace funcionan con 5G pero las redes de transporte y troncales trabajan con sistemas de señalización 4G LTE, con lo que sólo se puede aprovechar una mínima parte de las ventajas de 5G. A partir del año que viene, conforme se desplieguen redes totalmente SA 5G en más sitios, serán posibles servicios tan prometedores como la baja latencia real (inferior al milisegundo), los servicios personalizados (network slicing), la computación en el borde (Edge Computing), las fábricas inteligentes y la integración plena de las tecnologías de la información y las redes de telecomunicaciones a través de los servicios alojados en la nube, entre otros.

Análisis

Presentada España Digital 2025, una agenda para impulsar la transformación digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el pasado jueves la Agenda Digital actualizada, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, en los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital de España, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea. Gracias a la colaboración público-privada y con la participación de más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales, España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de una serie de reformas estructurales, que prevén movilizar en torno a 20.000 millones de euros de inversión pública y unos 50.000 millones de inversión privada. Uno de los puntos destacados de España Digital 2025 es reforzar la capacidad española en ciberseguridad, con la previsión de tener 20.000 especialistas en 2025. Precisamente, al día siguiente, la Comisión Europea presentó la versión actualizada del informe sobre Ciberseguridad 5G del pasado enero, en el que no se hace ninguna mención a China ni a Huawei, aunque 14 Estados miembros evalúan que “su nivel de exposición a suministradores de alto riesgo potencial es medio o elevado”, otros tres que es bajo y los ocho restantes no proporcionan ninguna información al respecto. Una conclusión clara es que hay que reforzar los mecanismos de protección para asegurar que no hay fugas de información en la cadena de valor 5G y en vistas a la importante reunión plenaria de octubre de 2020.

Análisis

Nokia y Samsung anuncian redes de enlace más abiertas, lo que daría mayor flexibilidad a los operadores

Nokia y Samsung han anunciado, con pocos días de diferencia, la próxima disponibilidad de redes de enlace (RAN) virtualizadas y basadas en la nube, con interfaces abiertos pero equipos propietarios. Esto permitiría, si todo funciona como prevén estas compañías, que los operadores tengan mayor flexibilidad y más fabricantes y soluciones alternativas a la hora de construir sus infraestructuras de red, aunque con limitaciones. Por su parte, los principales operadores, como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone y Orange, están realizando diversas pruebas piloto de redes de enlace abiertas basadas en Open RAN y fabricadas por compañías mayoritariamente estadounidenses, como Alliostar, Parallel Wireless o Mavenir, con resultados esperanzadores a medio plazo. La cuestión que se plantea es qué se entiende por “sistemas abiertos”, porque al final cualquier red de enlace debe cumplir con las especificaciones comunes 4G y 5G aprobadas por 3GPP, la mayor parte de las cuales están protegidas por patentes, que principalmente son de Huawei, Ericsson o Nokia.

Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/

Análisis

5G inicia una nueva fase con la aprobación definitiva del Release 16 por parte de 3GPP

3GPP, el grupo mundial que está desarrollando todos los estándares 5G, ha fijado este fin de semana la versión definitiva del Release 16 (R16), después de interminables reuniones que se han debido hacer online a causa de la pandemia y que han dificultado la toma de decisiones. Se completa así la esperada R16, tres meses después de la suspensión de toda reunión presencial. Con ella, se inicia la segunda fase de 5G con una serie completa de especificaciones 5G, que permitirá en unos meses la instalación de equipos y dispositivos de red que mejorarán y optimizarán algunas de las funciones ya presentes en la Release 15 e introducirán otras de nuevas. La R16 está considerada fundamental en el proceso de adopción de 5G, porque es la primera que contiene una descripción completa del sistema 5G y está destinada a ser entregada al IMT-2020. El proceso de fijación de estándares continuará con las Releases 17 y 18, con añadidos y mejoras adicionales, pero ahora ya se podrá trabajar con redes móviles 5G genuinas, con equipos definitivos, sin ninguna dependencia de las redes 4G aunque continuarán estando lógicamente relacionadas. Con la R16, 5G podrá tener el profundo impacto previsto en la industria de telefonía móvil en su conjunto y en distintos sectores verticales y especializados, tanto profesionales como de consumo.