Publicaciones > Blog > Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones
02/06/2020

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.


Las operadoras tradicionales del sector de las telecomunicaciones hace tiempo que se están enfrentando a un serio problema de difícil solución: sus ingresos presentes y futuros por la prestación de servicios de telefonía fija y móvil y de Internet están básicamente estancados, mientras la necesaria inversión en las redes de acceso, transmisión y troncales va en aumento. La solución, evidentemente, es prestar más servicios de valor añadido, por definición más rentables, pero son servicios difíciles de conseguir y retener por las operadoras, debido a la fuerte competencia internacional de otras compañías y a la “virtualización” de las redes y los servicios.

Hace un par de semanas, Microsoft cerró la adquisición de Metaswitch Networks, una compañía británica que desarrolla software para las redes de telecomunicaciones fijas y móviles, por un importe que no se ha dado a conocer. Y hace mes y medio, el 23 de abril, Microsoft se quedó con Affirmed Networks, una compañía que vende precisamente soluciones virtualizadas y de redes móviles basadas en la nube a las operadoras, por una cifra que se rumorea que ronda los 1.350 millones de dólares.



Microsoft no esconde sus ambiciones en el sector de las telecomunicaciones, con una creciente importancia del negocio proporcionado por Azure, su plataforma de servicios en la nube, respecto a su negocio más tradicional basado en Windows. “Las dos adquisiciones de Microsoft son importantes para la convergencia de las redes de comunicaciones y la nube de información”, aseguró Yousef Khalidi, vicepresidente corporativo de Microsoft Azure Networking. “El portafolio de software de comunicaciones basadas en la nube nativa con las ultra altas prestaciones de Metaswitch complementa y expande nuestro abanico de ofertas disponibles para la industria de telecomunicaciones”, añadió respecto a la última adquisición realizada por su compañía.

La apuesta de Microsoft en el sector de telecomunicaciones se dirige a la prestación de los servicios más avanzados, incluido 5G, directamente. En una conversación con analistas a finales de abril, el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, confirmó la ambición de su compañía a la hora de soportar aplicaciones 5G en la periferia (Edge) de la red. El 31 de marzo, Microsoft anunció Azure Edge Zones y Azure Private Edge Zones, lo que supone que el servicio en la nube de la compañía se conectará directamente con redes 5G en el primer caso y con redes privadas 4G y 5G en el segundo, con equipos propios de Azure Stack Edge.



“La adquisición de Affirmed Networks nos ayudará a desplegar y mantener redes y servicios 5G seguras y con un coste efectivo”, declara Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft



Nadella precisó que Azure Edge Zones y 5G permitirán ofrecer “experiencias inmersivas y en tiempo real que requieren una muy baja latencia”. Y añadió que “nuestra adquisición de Affirmed Networks ayudará a desplegar y mantener redes y servicios 5G seguras y con un coste efectivo”. Azure, dijo el responsable de Microsoft, es la única nube que se extiende hasta el Edge, el borde de la red, con una gran consistencia de modelos operativos, entornos de desarrollo y equipos de infraestructura.

La Administración de Donald Trump está muy preocupada porque considera que Estados Unidos está muy retrasada en el desarrollo de 5G. Puede que esto sea cierto en los equipos de radio, controlados principalmente por Huawei, Ericsson y Nokia, pero en infraestructura que está por encima, sobre todo en la parte de software y equipos de control de la red y los centros de datos y nube informática, la presencia de las grandes compañías estadounidenses es abrumadora, especialmente en Estados Unidos, pero crecientemente en Europa.

Como ha comentado Scott Raynovich, analista y fundador de la consultora Futurion, se dice que Microsoft ha comprado Affirmed y Metaswitch para ser un proveedor de servicios de telecomunicaciones. En realidad, opina el analista, lo que quiere Microsoft es ofrecer directamente a las empresas servicios de telecomunicaciones, por medio de Azure, su nube de información. Proveer a las empresas de todo lo que necesitan, sin intermediarios, desde su nube hasta el borde de la red.



La virtualización de las redes y el despliegue de grandes centros de datos en la nube y en los bordes de la red de grandes grupos añade más presión a los operadores, más sometidos a regulaciones nacionales



Microsoft no está solo en esta estrategia de ofrecer el máximo de servicios de telecomunicaciones a las empresas por medio de Azure. Amazon, a través de AWS, hace años que lo persigue, lo mismo que Google Cloud o IBM Cloud, especialmente esta última después de la compra de Red Hat, por poner los ejemplos más significativos. Y Cisco, Dell y HPE, también estadounidenses, también están en ello.

Muchas operadoras, como las estadounidenses ATT y Verizon, hace tiempo que se han aliado con Microsoft, Google, IBM o Amazon para que les ayuden en el despliegue de sus servicios de telecomunicaciones y en el uso de sus plataformas en la nube. También muchas operadoras europeas han hecho lo mismo, como Vodafone o Telefónica. Es evidente que con el respaldo de estos grandes grupos, gracias a la tecnología y músculo financiero que poseen, los operadores podrán ofrecer más rápidamente servicios de telecomunicaciones de alto valor añadido muy competitivos. Pero también está claro el riesgo que comporta depender en exceso de ellos.



En Asia está ocurriendo el mismo fenómeno. Con una diferencia esencial: las plataformas en la nube y los operadores son asiáticos, mayormente chinos y japoneses, que abastecen primordialmente a su inmenso mercado doméstico. Nombres como Alibaba, Tencent, Baidu, Rakuten y evidentemente Huawei, con una plataforma en la nube que también proporciona servicios muy competitivos, aparte de equipos, son muy conocidos incluso en Occidente. Y también están ansiosos, como los estadounidenses, por penetrar más en Europa.

La creciente virtualización de las redes, con la mayor importancia del software, y el despliegue acelerado de nubes de información diseminadas por toda la infraestructura de las redes de telecomunicaciones está alterando completamente el negocio tradicional de sector de las telecomunicaciones. Y la tecnología 5G ha contribuido a acelerar este cambio, con más prestatarios de servicios muy competitivos.

En el sector de las telecomunicaciones, el mercado de servicios siempre ha sido más importante que el de los equipos. Ahora, con la convergencia de las tecnologías de la información y comunicación, los servicios de telecomunicaciones prestados a las empresas son mucho más importantes y crecientemente controlados por grandes grupos mundiales y no tanto por los tradicionales operadores, sometidos a muchas más regulaciones nacionales.


Análisis

EE UU insiste en demonizar a Huawei mientras la UE quiere contemporizar con China

Michael Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, emitió el miércoles de la semana pasada un breve pero duro comunicado sobre el peligro que supone para los operadores la dependencia de Huawei y la necesidad de que se mantengan “limpios”, en clara referencia al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones. Justo anteayer, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, dudó en atacar directamente a Huawei, pero al final aseguró que las infraestructuras nacionales críticas deben protegerse adecuadamente de los “vendedores estatales hostiles”, un calificativo para Huawei aún más fuerte que el anterior de “alto riesgo”. Mientras, la Unión Europea y sus principales países se mantienen cautos y evitan pronunciarse contra China y específicamente sobre los equipos 5G de Huawei, hasta encontrar una vía intermedia que sirva para contemporizar tanto con China como con Estados Unidos y, a ser posible, sacar el máximo beneficio. Lo que Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, ha definido como “a mi manera”, en alusión a la canción popularizada por Frank Sinatra hace medio siglo.

Análisis

Las operadoras reclaman un plan digital para acelerar la recuperación económica de España

Los máximos responsables de Telefónica y Vodafone España, entre otros, han reclamado la aprobación de un ambicioso plan digital que contribuya a acelerar la recuperación económica de España. “La digitalización aparece, junto a la sostenibilidad, como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar nuevos modelos de negocio que optimicen los costes y abran nuevas fuentes de ingresos”, aseguró José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en su reciente junta anual de accionistas. Por su parte, António Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, urgió la adopción de un plan integral para actualizar y extender las redes de muy alta capacidad fijas y móviles en la cumbre de la CEOE de hace una semana. El presidente de Telefónica está convencido, además, de que soplan nuevos aires en Europa que permitirán una mayor consolidación del sector de telecomunicaciones y aflorar el valor oculto que tienen muchas operadoras europeas, lo que a su vez aseguraría su rentabilidad y el mantenimiento de sus inversiones.

Análisis

Nokia promueve una RAN con mayor número de elementos, más integrados y relativamente abiertos

Nokia está promoviendo el desarrollo de redes de acceso radio (RAN) más flexibles y ajustadas a las necesidades cambiantes de los operadores. La idea es tener entre la antena receptora y la red de transporte un mayor número de sistemas y elementos, que podrían conectarse entre sí de distintas formas porque estarían construidos con componentes más integrados y, a la vez, relativamente estándar y abiertos. De esta forma, los operadores tendrían mayor libertad para configurar las redes RAN de acuerdo a sus necesidades y utilizar, en determinados casos, elementos estándar de otros fabricantes, según la visión recientemente expuesta por Marcus Welcom, director de tecnología de Nokia. Sería un camino intermedio, entre las RAN propietarias que rigen hoy en día y las RAN abiertas que algunos fabricantes alternativos proponen, pero que no se prevé que estén disponibles en un futuro cercano.

Análisis

Ericsson casi duplica su previsión de suscripciones 5G para 2020, gracias a China

A finales de este año habrá un total de 190 millones de suscripciones a redes 5G, sostiene Ericsson en su último informe de movilidad, de los cuales unos 150 millones estarán en China, 20 millones en Corea del Sur y otros 20 millones en el resto del mundo, aproximadamente. Estas cifras casi duplican los 100 millones de suscripciones 5G previstas por Ericsson en su informe de noviembre pasado, debido al brutal crecimiento de China, muy superior al previsto, y al “ligero descenso” en Europa y Estados Unidos respecto a lo calculado por la compañía sueca. Para finales de 2025, la previsión es que hayan 2.800 millones de suscripciones 5G en todo el mundo, más en línea con los 2.600 millones pronosticados por Ericsson el pasado noviembre, porque la hipótesis razonable es que Estados Unidos, Europa y Japón acelerarán los despliegues de las redes 5G y la venta de terminales a partir a 2023.

Análisis

Francia desplegará la red 5G sin prisas, con la subasta fijada para final de septiembre

Arcep, el regulador de las telecomunicaciones en Francia, ha fijado para finales de septiembre la subasta para adjudicar once tramos de 10 MHz en la banda de 3,4 GHz a los operadores interesados, además de la concesión de un bloque de 50 MHz de espectro a cada uno de los cuatro operadores a los que se ha aprobado su solicitud, previo pago de 350 millones de euros por bloque. Al final, la autoridad reguladora ha flexibilizado las condiciones de despliegue de la red comercial 5G en Francia y alargado el calendario. La prioridad ahora es tener el máximo de cobertura 4G y 4G+ en todo el país, mientras los operadores no ven ninguna prisa en desplegar amplios servicios 5G en Francia. De momento, Arcep guarda silencio en el espinoso asunto de la instalación de equipos de Huawei en la red 5G de los operadores que lo han solicitado y probablemente habrá de mayor concreción antes del inicio de la subasta.

Análisis

El despliegue y uso de 5G será muy distinto al previsto hace un año

La pandemia y el endurecimiento del veto de Estados Unidos a Huawei han hecho saltar por los aires todos los planes previstos en 2019 para el despliegue y utilización posterior de las redes 5G a lo largo de la presente década. Un año después de que se pusieran en marcha las primeras redes comerciales 5G con infraestructura 4G, la Unión Europea no sabe qué hacer con Huawei y Estados Unidos ha caído en la cuenta de que no dispone de tecnología propia ni suficiente espectro utilizable para telefonía móvil. El Reino Unido se ha metido en un embrollo con el veto a Huawei mientras China avanza de forma imparable en materia de 5G y el desarrollo y fabricación de semiconductores con tecnología propia. Por su parte, Japón y Corea del Sur, con NEC y Samsung a la cabeza, se postulan como alternativas al oligopolio formado por Huawei, Ericsson y Nokia en redes móviles. Y, quizás, intentar rebajar la tensión entre Estados Unidos y China, al menos en lo concerniente a 5G, y de paso dejar respirar a Taiwan y a su fabricante líder, TSMC.