Article  | 

Las redes 5G de EE UU, marginalmente más rápidas que las 4G y con menor cobertura

SHARE

Las redes 5G de Estados Unidos, aunque están sometidas a una fuerte promoción por parte de los tres grandes operadores de telefonía móvil, son sólo un poco más rápidas que las 4G y, en algunos casos, la 5G es ahora más lenta que el año pasado. La falta del espectro adecuado explica esta situación, que se empezará a resolver a partir del año que viene, cuando se puedan utilizar las licencias de la banda C subastadas en marzo pasado y se complementen con la de 3,45 GHz que se está subastando ahora.

 

Es de sobras conocido que la velocidad de transmisión de una señal móvil 5G tiene muy poco sentido si no va acompañada de una amplia cobertura. De nada sirve, por ejemplo, que se puedan conseguir velocidades cercanas al gigabit por segundo si únicamente existe cobertura en escasísimas calles de las zonas comerciales de las grandes ciudades. Y, viceversa, que haya una gran cobertura de señal 5G pero a una velocidad próxima a los 50 megabits por segundo, similar a la 4G, que es lo que ocurre cuando se utilizan frecuencias bajas, de 700 u 800 MHz.

 

Por paradójico que resulte, esto es, a grandes rasgos lo que está sucediendo en Estados Unidos, aunque T-Mobile, AT&T y Verizon, los tres grandes operadores nacionales con licencias 4G y 5G, están compitiendo denodadamente por conseguir el favor de sus clientes para que utilicen sus redes 5G. Y el principal gancho comercial es subvencionar fuertemente la compra de un flamante iPhone 13 de Apple, a un precio por debajo de las tiendas que lo venden libre o con un contrato de importe mensual elevado, aunque después no se vaya a usar este año o el smartphone funcione más lento que con la conexión a la red 4G.

La pugna por conseguir clientes 5G es muy intensa en Estados Unidos, sin que los tres operadores puedan ofrecer una velocidad elevada ni gran cobertura hasta que se liberen las frecuencias de la banda C subastada en enero

El periódico Washington Post publicó el pasado 25 de septiembre un artículo que era el resultado de numerosas mediciones que habían hecho dos reporteros unas semanas antes y la comparación con otras similares un año antes en barrios de Nueva York y San Francisco, que a priori habían de ser mejores que la media de Estados Unidos. La conclusión de los dos reporteros fue que las redes 5G eran, en general, “más rápidas que el servicio 4G que se acostumbra a utilizar, pero no siempre mucho”.

5G, similar a 4G ahora en EE UU

Mediciones mucho más precisas y amplias realizadas por la consultora Opensignal coinciden con que las velocidades medias de descarga conseguidas con un smartphone 5G no son muy distintas de las logradas con una red 4G. Un informe de Opensignal que compara la experiencia 5G en 50 Estados y 250 ciudades de Estados Unidos destaca con sutileza, para no agraviar a sus clientes, los operadores, que “a pesar de que 5G está presente de alguna forma en todos los sitios [de Estados Unidos], la calidad de la experiencia 5G varía significativamente”.

 

El informe de Opensignal incluye varios gráficos de cobertura y velocidad medias de transmisión de señales 5G en distintos territorios, que no son malos si se comparan nivel internacional pero no se cruzan ambos parámetros que, a fin de cuentas, es lo que importa. A modo de ejemplo, en un informe global también de septiembre de la misma consultora, la operadora estadounidense T-Mobile aparece como vencedora global en cuanto a la disponibilidad de redes 5G, el 35,7%, pero en cuanto a velocidad de transmisión ni aparece en la lista. La red española 5G de Vodafone, que no figura en cuanto a cobertura, merece un puesto muy destacado a nivel mundial en la lista de Opensignal, con una velocidad media de 246,5 megabits por segundo (el líder en velocidad, la taiwanesa FarEastTone, casi duplica la de la española, pero aún y así es muy meritorio, si se obvia el grado de cobertura de Vodafone en España).

 

El artículo del Washington Post incluye un gráfico, basado en datos de las consultoras IHS y RootMetrics, que compara las velocidades medias de descarga conseguidas por los tres grandes operadores del país en 2020 y 2021. Teniendo en cuenta que se trata de valores medios y hay que tratarlos con mucha cautela dada la fuerte variación existente en el conjunto de Estados Unidos, se puede observar que la velocidad media 5G ha aumentado en 2021 respecto a 2020 (excepto para Verizon, aunque consigue una velocidad media 5G en 2021 que se sitúa entre la de AT&T y T-Mobile), aunque marginalmente, y apenas se llega a los 50 megabits por segundo, una velocidad que en Europa se logra con cualquier red 4G.


El otro dato que se desprende del gráfico es que las redes 4G han bajado de velocidad media en los tres operadores, que pasan de tener una velocidad de descarga media decente en 2020 en el caso de AT&T y Verizon (en torno a los 45 megabits por segundo) y bastante reducida en 2021, de 19 megabits por segundo de T-Mobile, 25 en el caso de AT&T y 36 de Verizon. En los tres casos, si se miran los valores medios, sale a cuenta contratar una red 5G con relación a la 4G (siempre que se esté en una zona con bastante cobertura). La velocidad 4G ha bajado este año respecto a 2020 debido a que, por un lado, se utilizan recursos 4G para 5G (con la tecnología de espectro compartido DSS) y, posiblemente, para que 5G destaque más respecto a 4G.

Falta de espectro adecuado

El problema de los tres operadores de Estados Unidos es que, hasta finales de año, no se podrán poner en marcha las licencias de la banda C (entre 3,7 y 4,2 MHz) subastada el pasado marzo, a un precio récord de 81.200 millones de dólares, más el importe que hay que pagar a las compañías de satélite por reubicarlas, ya que tenían los derechos perpetuos de uso. Justamente, el pasado 5 de octubre se inició la subasta de 100 MHz en la banda media de 3,45 a 3,55 GHz, la ideal para 5G.

 

Esta banda media se podrá usar, sin embargo, con ciertas limitaciones, porque está parcialmente ocupada con fines militares. Cada operador, además, puede adquirir un máximo de 40 MHz en esta subasta y en bloques de 10 MHz, con lo que ya se verá en pocos días si los operadores están dispuestos a pujar fuerte, como hicieron con la de la banda C y de la que quedaron fuertemente endeudados. La FCC, el órgano regulador de Estados Unidos, prevé además hacer otra subasta en la banda de 2,45 GHz, sin fecha anunciada.

 

La falta de espectro en la banda media ya no es un problema en Estados Unidos, sino que las licencias subastadas de la banda C no serán operativas hasta finales de año, cuando las señales por satélite ahora ocupadas se liberen. Lo mismo pasó en España con la frecuencia de 700 MHz, que estaba ocupada por la TDT y con la pandemia hubo que retrasar la subasta hasta hace un par de meses, retrasándose todo el calendario.

Será a partir de 2023, con las inversiones en infraestructura realizadas y la plena utilización de las licencias de las frecuencias medias de 3,5 GHz, cuando Estados Unidos dispondrá de una potente red 5G a nivel nacional

Con todo, existe en estos momentos en Estados Unidos una pugna muy intensa entre los tres operadores para conseguir clientes 5G. Cada uno de ellos enfatiza sus fortalezas y esconde sus debilidades en sus anuncios publicitarios, sin que el americano medio sepa muy bien a qué atenerse porque la situación de la telefonía móvil en Estados Unidos es compleja, por utilizar un término actualmente de moda. El anuncio inferior de T-Mobile, publicado a toda página en el New York Times del pasado martes, y repetido en el Wall Street Journal de ayer, ilustra la agresividad de los operadores estadounidenses.


La publicidad de T-Mobile es parcialmente cierta; tiene la red 5G más amplia de Estados Unidos e incluso ya ha puesto en marcha la 5G “real”, la SA 5G que no está conectada a la 4G, pero que “la red 5G de T-Mobile es la más rápida en América” es más que discutible, como mínimo a nivel general. Con el uso de las frecuencias elevadas, las ondas milimétricas, las redes de Verizon son mucho más rápidas, aunque se encuentren en pocos núcleos de grandes ciudades.

 

Todo depende de la situación anterior de las redes 4G, de la cobertura y velocidad actual de 4G y 5G en la zona próxima de un usuario concreto y de si es previsible que la cobertura 5G mejore significativamente en uno o dos años con otros operadores. Con la adquisición de Sprint, T-Mobile consiguió una buena cartera de licencias utilizables en extensas zonas de Estados Unidos, en las bandas bajas de 700 MHz y medias-bajas de 2,5 GHz, que le permiten tener una cobertura muy amplia 5G en todo Estados Unidos, como destaca en su publicidad. Aunque la velocidad con 5G deje mucho que desear, mejora la 4G existente, y especialmente en algunos sitios donde sólo había 3G.

Panorama muy distinto en 2023

AT&T cuenta bastantes licencias 5G en la frecuencia baja, pero mucho menos que T-Mobile/Sprint. Su apuesta es invertir a partir del año que viene con las licencias adquiridas de la banda C, las que ya tiene y las que pueda adquirir en la actual subasta de 3,45 GHz. Verizon ha quedado un poco descolocado, porque apostó muy fuerte con las licencias de ondas milimétricas y no están dando el resultado inicialmente esperado por su muy escaso radio de acción.


Cobertura actual de las redes 4G y 5G de AT&T, en 14.000 localidades de Estados Unidos.

T-Mobile US, por tanto, tiene aún unos meses de considerable ventaja respecto a AT&T y Verizon con una oferta 5G relativamente mediocre, pero utilizable en muchos lugares. Hacia finales de 2022 y, sobre todo, en 2023, la oferta 5G puede dar un vuelco considerable en Estados Unidos, porque los tres operadores ofrecerán unas señales 5G “reales”, con redes totalmnente 5G, incluyendo T-Mobile, porque también cubrirá las zonas de mucho tráfico con redes de alta velocidad, gracias a las licencias de banda media-alta que ha adquirido.

 

Hasta que las inversiones previstas por los tres operadores estadounidenses (más el cuarto, Dish) no den su fruto con la puesta en marcha de las nuevas redes y licencias, 5G continuará siendo básicamente China, con cerca de cuatro años de adelanto respecto a Estados Unidos, una eternidad en tecnología móvil. Estados Unidos tendrá una red 5G optimizada en 2023-24 cuando China ya estará poniendo en marcha la 5G mejorada, conocida oficiamente como Advanced 5G, aunque Huawei la sigue llamando 5,5 G.