Publicaciones > Blog > Se inicia la venta de smartphones 5G, con apenas cinco millones este año
15/05/2019

Se inicia la venta de smartphones 5G, con apenas cinco millones este año

Los consumidores de Corea del Sur ya han podido adquirir desde primeros de abril un smartphone 5G, concretamente el Galaxy S10 5G de Samsung, mientras que los suizos tienen la oportunidad de comprar desde este mes de mayo el modelo Reno 5G de Oppo, uno de los principales fabricantes chinos de smartphones. Mientras, los estadounidenses de Chicago y Minneapolis pueden conectarse a la red 5G del operador Verizon por medio del Moto Z3 de Lenovo y el módem magnéticamente adosado 5G Moto Mod.


Estos primeros smartphones 5G tienen un precio relativamente elevado, ya que cuestan algo más que los modelos 4G/LTE de gama más alta. El S10 5G se vende en Corea del Sur por 1,39 millones de won, unos 1.089 euros al cambio en la versión de 256 GB, y 1,55 millones de won con 512 GB. Swisscom, el operador suizo, comercializa el Reno 5G a 999 francos suizos, unos 877 euros. Está previsto que en pocas semanas se venda el S10 5G en Estados Unidos y, a partir de julio, también en Suiza. Swisscom ha anunciado que comercializará el V50 ThinQ de LG a finales de este mes mayo.



Nuevos modelos 

Otros fabricantes han anunciado la próxima disponibilidad comercial de smartphones 5G. Hace pocos días, ZTE presentó oficialmente el Axon 10 Pro 50 y Xiaomi lo había hecho con el Mi Mix3. En pocos meses, se espera que otros fabricantes hagan lo mismo, como Huawei con una versión definitiva del Mate X plegable y una versión 5G del P30, y Nokia, vía HMD, con el PureView, así como OnePlus, Sony y TLC, entre otros. Sin embargo, las ventas de este año serán muy reducidas. La consultora Strategy Analytics estima que se comercializarán unos cinco millones de smartphones 5G en todo 2019, frente al global de 1.410 millones de smartphones que se prevé vender este año (con una caída cercana al 5% respecto 2018).



De momento, todos los smartphones que se han presentado funcionan con la plataforma Snapdragon 855 5G de Qualcomm, que incluye el procesador de aplicaciones 855 y el módem X50, que permite conectarse a una amplia banda de frecuencias, tanto por debajo de los 6 GHz como con microondas, que es como funcionarán por ahora las redes 5G que vayan poniéndose en marcha en Estados Unidos. En Corea del Sur y Suiza operan en la banda de 3,5 GHz, lo mismo que probablemente en China y Japón cuando lo hagan el año que viene.

Hace un año, Huawei anunció el modem Balong 5G01, junto al chipset Kirin 980, con la previsión de comercializar su primer smartphone 5G en la segunda mitad de este año. Samsung, por su parte, presentó el pasado agosto el módem Exynos 5100, que es multimodo, lo que significa que funcionará con las bandas 5G NR, como el X50 de Qualcomm, y además podrá operar con los modos NSA (Non-Stand Alone) y el futuro SA (Stand Alone), aparte de ser compatible con las redes 2G, 3G y 4G con el mismo chipset. Estaba previsto que Intel comercializara a finales de este año el módem XMM 8060, antes de retirarse de este mercado y vender una parte de sus activos a Apple, que presumiblemente lo podría incorporar en su iPhone de finales de 2020. Otro potencial fabricante de chipset 5G es MediaTek, con su gama Helio de medianas prestaciones.



Todos los smartphones
que se han presentado funcionan con la plataforma Snapdragon 855 5G de Qualcomm



Oportunidades y riesgos

Cristiano Amon, director de Qualcomm, mostró en el pasado MWC un nuevo módem, el X55, y anunció que para mediados del año que viene se podrá fabricar el módem y el procesador de aplicaciones en un mismo chip, lo que debería abaratar el coste del componente y alinearlo con el precio actual de un chipset 4G de gama alta. También falta por ver el interés que tendrán los consumidores de Japón, China y Estados Unidos por los nuevos servicios de muy alta velocidad y baja latencia para descargarse vídeos 4K y 8K, juegos en línea prácticamente instantáneos o servicios de realidad aumentada profesionales.



A medio plazo, las oportunidades que presentan los smartphones 5G son muy elevadas, según Neil Mawston, director de Strategy Analytics. La consultora prevé unas ventas de 1.000 millones de unidades anuales a partir de 2025, aunque reconoce que existen muchas incógnitas sobre cuándo se producirá el despegue real del mercado de smartphones 5G y cuánto estarán dispuestos a pagar de más los consumidores por los aparatos y por el uso de la red en los países donde haya cobertura.

La consultora Statista es más optimista que Strategy Analytics y calcula unas ventas anuales de 1.500 millones de smartphones 5G en 2025; para este año, en cambio, prevé que se vendan solo dos millones de unidades, cuando Strategy Analytics lo evalúa en cinco millones. Statista prevé que se vendan once millones en 2020 y 77 millones de smartphones 5G en 2021. Será a partir de entonces cuando la consultora pronostica que las ventas empezarán a duplicarse anualmente sobre una base bastante elevada.

 

Asia y Norteamerica a la cabeza

Ericsson, en su informe de movilidad del pasado noviembre, prevé para 2024 un aumento muy elevado de las suscripciones 5G en Norteamérica y el noreste de Asia en 2024. Según sus cálculos, el 55% de las conexiones de Norteamérica serán 5G y el 43% en el Noreste de Asia, mientras que en Europa Occidental el porcentaje baja al 29%. En Europa del Este y Central, el porcentaje roza el 10% y apenas llega al 5% en Latinoamérica. Con la excepción de África, donde no haya 5G en 2024 se tendrá muy mayoritariamente 4G/LTE, según los cálculos del fabricante sueco de equipos de telefonía.

El futuro de las redes 5G a mediados de la próxima década depende, en una gran proporción y en orden decreciente, de Estados Unidos, Japón, China y Europa Occidental. Y, con ellas, las ventas de móviles 5G. También dependerá de la evolución de las ventas de smartphones 4G/LTE durante los próximos años y del precio de los modelos de gama muy alta. Porque, si hay poca diferencia, es previsible que muchos consumidores compren un modelo 5G de cara a los próximos años.


Otros artículos de interés

Análisis

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.

Análisis

Japón sienta las bases del 6G para la década de 2030

Japón ha empezado a definir la estrategia para el desarrollo de la próxima generación de telefonía móvil, la 6G, con el fin de iniciar su comercialización en el año 2030. Japón quiere estar muy involucrado en el proceso de formulación y estandarización internacional y del desarrollo de la tecnología, infraestructura y servicios necesarios para la introducción de 6G, con el fin de “mejorar la competitividad internacional” del país. El desarrollo tecnológico japonés se ha cuestionado con su lenta introducción de 5G, que no tendrá lugar hasta esta primavera y, especialmente, con la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio que empezarán el 24 de julio. Por ello, ha decidido situarse a la cabeza del desarrollo de 6G y rivalizar con China, que también se puso manos a la obra oficialmente el pasado noviembre y antes Finlandia.

Análisis

Crecen las dificultades en EE UU para liberar frecuencias medias para 5G

FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos, se está encontrando con crecientes dificultades para liberar espectro radioeléctrico en el entorno de la banda media de 3,5 GHz, que es crucial para un despliegue rápido y efectivo de servicios 5G en todo el país. La propuesta de fusión de T-Mobile US y Sprint depende ahora de la sentencia que dicte el juez de distrito Victor Marrero, cuyo veredicto es muy incierto, según apuntan los expertos, y de consecuencias impredecibles para 5G si se rechaza. La FCC quiere subastar a finales de este año la llamada banda C, que está ocupada por diversas compañías que no quieren renunciar a sus legítimos derechos sin importantes compensaciones, mientras que su propuesta de subastar el próximo 25 de junio parte del tramo de 3,5 GHz, utilizada por servicios de radio de banda ancha, también presenta obstáculos legales. Para colmo, la intención de la FCC de reasignar más de la mitad de la banda de 5,9 GHz para servicios sin licencia, como Wi-Fi o vehículos autónomos, cuenta con la firme oposición del Ministerio de Transportes estadounidense que ya la utiliza. Donde no ha habido problemas es en la subasta de ondas milimétricas de 37, 39 y 47 GHz, con más de 14.100 licencias, que está a punto de terminar y con una recaudación cercana a los 7.500 millones de dólares.

Análisis

La CE, favorable a que Huawei instale equipos 5G en Europa, con condiciones

Thierry Breton (en la imagen), el reciente comisario europeo del mercado interior, se ha mostrado partidario de que los operadores de la Unión Europea puedan instalar equipos de Huawei en sus redes 5G, siempre que se respeten todas las reglas que la Comisión Europea detallará en unos quince días, según explicó ayer en rueda de prensa y el domingo en Munich. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de que su país retrase la posición oficial sobre el tema hasta pasada la cumbre europea, prevista para el 21 y 22 de marzo, y Francia prevé responder la primera semana de febrero las condiciones que tendrán los operadores que optan a la subasta de las licencias 5G. Mientras, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, no quiere enemistarse con Estados Unidos ni tampoco hipotecar el futuro de su país con una decisión muy drástica contra Huawei. Es previsible, de esta forma, que al final se opte en Europa por no discriminar a ninguna compañía suministradora de equipos 5G, aunque se impondrán condiciones para tener unas redes 5G lo más seguras posible, que podrían ser distintas en cada país. El plazo de cesión de las licencias de instalación también podría modificarse según evolucione la tecnología.

Análisis

El Senado de EEUU impulsa redes 5G abiertas que rivalicen con las de Huawei

Un influyente grupo de senadores demócratas y republicanos de Estados Unidos ha impulsado un proyecto de ley que investigue y desarrolle equipos de red 5G basados en estándares abiertos y que no sean originarios de China. La iniciativa se financiaría con parte de los ingresos procedentes de la subasta estadounidense de licencias de espectro 5G y se pretende que promueva la adopción generalizada de la tecnología 5G con componentes estandarizados, fabricados principalmente en Estados Unidos, y sirva también para desarrollar soluciones de red muy seguras. Se trata, en parte, de una respuesta a la frustración generada por los escasos resultados del veto impuesto por la Administración Trump a los productos de Huawei en suelo americano y a la evidencia de que Estados Unidos no tiene industria de equipos de telecomunicaciones autóctona capaz de hacer frente a China ni una alternativa en un tema que considera estratégico como 5G.

Análisis

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.