Publicaciones > Blog > El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G
14/01/2020

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.


En su más de siglo y medio de existencia, la industria de telecomunicaciones ha demostrado gran capacidad para resolver los retos planteados para la difusión de las ondas radioeléctricas; sobre todo con la aparición de la tecnología digital y la telefonía móvil desde hace casi medio siglo. La industria de telecomunicaciones ha ido utilizando y ocupando a lo largo de su historia múltiples bandas de frecuencia, con el resultado de que es un bien público cada vez más escaso.

En la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-19) del pasado noviembre en Egipto, se identificó un total de 17,25 GHz de espectro para el despliegue de redes 5G y el 85% armonizado globalmente, en comparación con los 1,9 GHz de ancho de banda disponible en la Conferencia anterior. Sin embargo, la gran mayoría de estas bandas de frecuencia son muy elevadas, entre 24 y 71 GHz, que ofrecen muy alta capacidad de transmisión pero escaso alcance y, además, la señal debe estar libre de obstáculos para que funcione.

La gran mayoría de operadores de Eurasia han iniciado el despliegue de redes 5G con la banda intermedia, en torno a 3,5 GHz, porque es la que ofrece un mayor equilibrio entre alcance y penetración de la señal y la velocidad y capacidad de transmisión de datos. El espectro es un recurso muy escaso en todo el mundo; por ello se están adjudicando las licencias mediante subasta y con compromisos de inversión y cobertura, alcanzando en algunos países precios muy elevados, especialmente en Europa.



En Estados Unidos, la muy escasa disponibilidad de bandas de frecuencias medias libres a corto plazo hizo que se optara por iniciar la subasta de redes 5G con ondas milimétricas, que permiten gran velocidad pero un alcance de la señal muy reducido. Para extender la cobertura y no tener que poner una antena cada pocos metros, que solo sería relativamente viable en los núcleos de las ciudades con gran demanda, los operadores, como ATT, T-Mobile US y ahora Verizon, están utilizando las frecuencias bajas que cuentan con licencia 4G para ofrecer también 5G, con las lógicas limitaciones de velocidad.

Los operadores de todo el mundo tienen ahora a su alcance dos tecnologías que les permiten extender la cobertura de sus redes 5G en las zonas con capacidad sobrante 4G y con una inversión adicional reducida. Se trata del Dynamic Spectrum Sharing (DSS) o espectro dinámico compartido y del Carrier Aggregation (CA) o agregación de ondas portadoras dentro de una misma banda. Esta última tecnología ya se utiliza habitualmente sobre las redes 4G avanzadas para tener una señal más estable y con mayor ancho de banda y también se puede extender para ofrecer 5G sobre bandas que son en todo o en parte 4G.



La velocidad que se consigue con CA y DSS está mucho más cerca de 4G que de 5G, pero supone una mejora y optimizará más la calidad de señal y del servicio



El espectro dinámico compartido es una tecnología desarrollada inicialmente por Ericsson y que se puede integrar en las redes de acceso recientes con el simple añadido de un software. También se puede adaptar en otros equipos, como los de Nokia y Huawei, con la debida licencia. Se trata, en esencia, de utilizar una parte de los recursos sobrantes de bandas 4G y asignarlas de forma dinámica a las redes 5G en función de las necesidades de cada momento. Es una forma elegante de optimizar los recursos de ancho de banda que tiene disponibles cada operador en un momento y localización dada para ofrecer una cobertura y velocidad extra a una conexión 5G.

La optimización de los recursos es fundamental en estos momentos de introducción y despegue de las redes 5G en más puntos de un territorio determinado y, especialmente, en los lugares donde puede haber demanda 5G pero reducida. La utilización de las bandas de frecuencia medias y bajas para 5G facilita la ampliación de la cobertura sin necesidad de extender masivamente las redes de acceso. Evidentemente, la velocidad que se consigue está mucho más cerca de 4G que de 5G, pero supone una mejora y, con el tiempo, la extensión de estas dos tecnologías, unida a la ampliación de las redes 5G, permitirá optimizar más la calidad de señal y del servicio, tanto en 4G como en 5G.



La tecnología DSS es muy reciente: Swisscom y Tesltra la demostraron en diciembre con una llamada real 5G entre Australia y Suiza y Ericsson la había probado en Canadá en agosto



En Estados Unidos, lo que están haciendo los tres operadores principales, T-Mobile US, ATT y Verizon, es ampliar la cobertura de 5G, que en principio se hace con redes de muy alta frecuencia o microondas, superiores a 6 GHz, con la utilización de la capacidad sobrante 4G con la redes de baja frecuencia, inferiores a 1 GHz. De esta forma, pueden decir que ofrecen 5G en zonas muy amplias, aunque la velocidad que se consigue es muy marginalmente superior a la 4G y además se requiere tener un smartphone con capacidad 5G.

La tecnología DSS es muy reciente. Fue el pasado diciembre cuando el operador Swisscom, en colaboración con Telstra en Australia, demostró su viabilidad de hacer una llamada 5G en condiciones reales; se utilizó la tecnología DSS de Ericsson entre Berna, la capital de Suiza, y la Golden Coast de Australia. El pasado agosto, Ericsson lo había demostrado con una prueba en su laboratorio de Otawa, la capital canadiense. A lo largo de este 2020 se espera que DSS se vaya implantando con regularidad y lo mismo sucederá con la agregación de portadoras.



El espectro compartido se puede hacer por ahora solo con 4G porque las redes 3G y 2G están aún activas en todo el mundo, especialmente estas últimas con los dispositivos 2G. Sin embargo, muchos operadores tienen previsto dejar de ofrecer 2G a finales de este año, con lo que se podría liberar para el uso compartido banda 2G que tienen licencia. La utilización de dos o tres bandas de frecuencia en paralelo en un solo bloque también permitirá optimizar más los recursos que tengan a mano cada operador.

En estos momentos, todos los operadores están estudiando la forma de ofrecer un mayor y mejor servicio 5G con el mínimo de inversión necesaria y con las bandas de frecuencia que tengan en cada zona. El espectro compartido tendrá sus mayores beneficios con la introducción del Release 16 y las redes 5G SA, porque se podrán ofrecer entonces los servicios a la carta, lo que se conoce como “network slicing”.

Dentro de unos años, cuando las redes 5G se utilicen masivamente, no habrá suficiente con las bandas medias y bajas que ahora se utilizan principalmente en Eurasia, sino que habrá que ampliar los recursos con las bandas milimétricas. El uso de bandas compartidas de forma dinámica será entonces lo más habitual, porque la capacidad de transmisión requerida aumentará de forma exponencial y los recursos del espectro radioeléctrico seguirán siendo limitados.


Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.

Análisis

Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media

El acuerdo de fusión a partes iguales alcanzado la semana pasada entre O2, la filial británica de telefonía móvil de Telefónica, con el operador de red de cable Virgin Media y el operador móvil virtual Virgin Mobile, ambas filiales de la estadounidense Liberty Global, promete alterar sustancialmente el statu quo actual de las comunicaciones móviles y de banda ancha del Reino Unido. Se calcula que la operación se podrá hacer dentro de un año, sin grandes obstáculos regulatorios o legislativos. Se prevé que creará un efecto dominó sobre los negocios de Vodafone, Three, Sky y Talk Talk, los otros operadores de cable, telefonía móvil y televisión de pago que compiten en el Reino Unido, y ponga más presión al operador dominante de banda ancha British Telecom (BT) y a su filial de telefonía móvil EE.