Publicaciones > Blog > EE UU crea un cuarto operador móvil nacional, a expensas de un veredicto judicial
30/07/2019

EE UU crea un cuarto operador móvil nacional, a expensas de un veredicto judicial

Los organismos federales competentes de Estados Unidos aprobaron el pasado viernes la propuesta de fusión entre T-Mobile y Sprint, el tercer y cuarto operadores de telefonía móvil a escala nacional, para constituir un único operador móvil con un tamaño similar que pueda hacer frente y rivalizar con los dos actuales competidores, ATT y Verizon, en redes 5G. El acuerdo, valorado en 26.000 millones de dólares, ha tardado más de 450 días en gestarse, con múltiples negociaciones, compromisos y retiradas al más alto nivel oficial, sin que la propuesta sea del todo vinculante.


La solución acordada supone la creación de Dish, un nuevo cuarto operador de telefonía móvil a escala nacional con la incorporación de clientes, uso de antenas, oficinas y espectro cedidos por T-Mobile y Sprint para que pueda competir con posibilidades con los otros dos operadores móviles existentes y el tercero fusionado. La propuesta de fusión aprobada, compleja, confusa y alambicada donde las haya, tiene además un grave inconveniente: está pendiente del veredicto final de un juez federal que deberá pronunciarse sobre un juicio que debería tener lugar a finales de año, en el que se personarán catorce fiscales generales procedentes de sus respectivos Estados demócratas y opuestos frontalmente a la aprobación de la fusión entre T-Mobile y Sprint.

Hace cinco años, concretamente el 4 de junio de 2014, Sprint y T-Mobile acordaron fusionarse por un importe de 32.000 millones de dólares. Un mes después, las autoridades reguladoras se opusieron al acuerdo y no fue hasta tres años después, el 10 de mayo de 2017, cuando el presidente de Sprint se mostró partidario de reiniciar las conversaciones y buscar un nuevo acuerdo, pero en noviembre volvieron a fracasar. El 29 de abril del año pasado T-Mobile ofreció 26.000 millones para comprar Sprint, propuesta a la que se ha dado múltiples vueltas en el último año para que la FCC, el regulador de las telecomunicaciones de Estados Unidos, y el Ministerio de Justicia (DoJ) pudieran dar su visto bueno sin faltar a sus obligaciones.

Se da la circunstancia de que el mandato de la FCC es velar por la construcción de unas redes de telefonía móvil 4G y 5G altamente competitivas en calidad, precio y cobertura, sin que usuarios rurales o empresariales se sientan especialmente discriminados. La calidad de las redes 4G actuales en Estados Unidos es muy pobre, especialmente en las zonas rurales o alejadas de las grandes ciudades, y la FCC quería que no sucediera lo mismo con la 5G, por lo que su objetivo era promover la creación de tres grandes operadores en régimen de libre competencia para la construcción de redes 5G. Desde el punto de vista de la FCC, la fusión de Sprint y T-Mobile, gracias a los compromisos que habían adquirido ambas compañías, servía a los intereses de los consumidores, y por eso el presidente de la FCC, Ajit Pai, respaldó públicamente la propuesta hace unas pocas semanas.



La obligación del DoJ, en cambio, era asegurarse de que la fusión propuesta no atentaba la libre competencia ni la legislación anti-trust, muy estricta a la hora de aprobar fusiones que pudieran convertirse en virtuales monopolios. Bajo la Administración de Obama, el DoJ había dejado claro que pasar de cuatro a tres operadores nacionales era claramente anticompetitivo. El DoJ de la Administración Trump había de encontrar, por tanto, una alternativa que conjugara intereses opuestos. Y se pensó en crear un cuarto operador nacional que reemplazara a los dos que se querían fusionar.

En las dos últimas semanas esta última opción ha cobrado cuerpo y han sido las concesiones finales de Sprint y T-Mobile a favor del nuevo candidato propuesto, Dish, lo que ha permitido al DoJ aceptar la propuesta. También ha jugado a favor de que el cuarto y nuevo operador propuesto, Dish, tuviera en su poder la adjudicación de valiosas porciones de espectro para crear una nueva red. Además, el propietario de Dish, Charlie Ergen, es un multimillonario que hizo su fortuna como jugador profesional de poker y blackjack y le gustan los planes de negocios con alto riesgo.



Tras cinco años, la fusión entre T-Mobile y Sprint culmina con la cesión de activos de ambas a Dish, una cuarta operadora móvil de nueva creación



Dish pagará 1.400 millones por la cartera de clientes de Sprint, la mayoría de las tarjetas de prepago Boost, y 3.600 millones al cabo de tres años por las licencias de 800 MHz de Sprint, con las que podrá llegar a zonas rurales con redes 5G. Como Dish no tiene red móvil, porque su negocio es la difusión de señales de televisión por cable, T-Mobile le cederá el uso de su red móvil para que pueda ofrecer sus servicios móviles, con al menos 20.000 antenas.

Dish se compromete a tener una robusta y amplia red móvil dentro de tres años, aunque no tiene ninguna experiencia en el negocio, y el DoJ ha aclarado que si no cumple sus compromisos deberá hacer frente a una cuantiosa multa, de hasta 2.200 millones de dólares. Una cantidad que los detractores consideran una minucia, sobre todo para una persona como Ergen con su pasado como jugador y que le gusta ser émulo de Indiana Jones. Ergen se ha gastado en el pasado 20.000 millones de dólares en comprar licencias de espectro que no ha utilizado pero que ahora juegan decisivamente en su favor.



Dish, sin experiencia en móvil, deberá tener una red amplia dentro de tres años o se expone a una multa de 2.200 millones



Makan Delrahim, jefe de la legislación antitrust del DoJ, ha conseguido, con la creación del cuarto operador, tener el respaldo de los fiscales generales de cinco Estados republicanos clave, pero no ha logrado detener la firme oposición de catorce fiscales demócratas, que irán a los tribunales de justicia. Será un juez federal el que tendrá que dirimir en un juicio que se celebrará antes de final de año si se acepta o no la propuesta de fusión de T-Mobile y Sprint en base a los argumentos judiciales expuestos a favor y en contra.



“Francamente, probablemente habrá más competencia de la que tenemos hoy” con la fusión de los dos operadores y la creación y un cuarto; y nos aseguramos “la utilización de importantes porciones de espectro no utilizados o infrautilizados que estarán disponibles para los consumidores estadounidenses en la forma de redes 5G de alta calidad”, aseguró Delrahim en un comunicado. Por su parte, la fiscal general de Nueva York, Leticia James, opina que el plan de transformar Dish en un cuarto operador móvil, sin experiencia previa, “no es realista”, podría perjudicar a los consumidores y “viola las leyes antitrust”.

En un editorial sobre el tema, The Wall Street Journal reconoce que el sindicato Communications Workers of America, que representa a trabajadores de Verizon y ATT y que no quiere la competencia añadida que habría con la fusión de T-Mobile y Sprint, tiene razón cuando dice que “antitrust es una ley que debe cumplirse y no una invitación para que el Gobierno juegue a hacer acuerdos” al intentar crear un cuarto operador. Pero el periódico añade que “la creación de un fuerte tercer competidor sería bueno para los consumidores y el despliegue de 5G en Estados Unidos”. Opina también que la compañía resultante debería forzar a Verizon y ATT a centrarse en 5G y no distraerse en adquisiciones de contenidos como Time Warner. Y concluye que “tres competidores fuertes son mejores que dos”. De momento, T-Mobile y Sprint han pospuesto la operación de fusión hasta que haya sentencia de un juicio que, en principio, está previsto que empiece el próximo 7 de octubre.


Análisis

Varios operadores se preparan para ofrecer servicios SA 5G a partir de otoño

Distintos operadores están trabajando con sus proveedores de equipos de telecomunicaciones para ultimar las pruebas piloto y ofrecer servicios comerciales 5G Stand Alone (SA 5G) antes de fin de año. En estos momentos, todos los servicios 5G funcionan con el modo Non Stand Alone (NSA 5G NR); es decir, las redes de enlace funcionan con 5G pero las redes de transporte y troncales trabajan con sistemas de señalización 4G LTE, con lo que sólo se puede aprovechar una mínima parte de las ventajas de 5G. A partir del año que viene, conforme se desplieguen redes totalmente SA 5G en más sitios, serán posibles servicios tan prometedores como la baja latencia real (inferior al milisegundo), los servicios personalizados (network slicing), la computación en el borde (Edge Computing), las fábricas inteligentes y la integración plena de las tecnologías de la información y las redes de telecomunicaciones a través de los servicios alojados en la nube, entre otros.

Análisis

Presentada España Digital 2025, una agenda para impulsar la transformación digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el pasado jueves la Agenda Digital actualizada, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, en los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital de España, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea. Gracias a la colaboración público-privada y con la participación de más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales, España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de una serie de reformas estructurales, que prevén movilizar en torno a 20.000 millones de euros de inversión pública y unos 50.000 millones de inversión privada. Uno de los puntos destacados de España Digital 2025 es reforzar la capacidad española en ciberseguridad, con la previsión de tener 20.000 especialistas en 2025. Precisamente, al día siguiente, la Comisión Europea presentó la versión actualizada del informe sobre Ciberseguridad 5G del pasado enero, en el que no se hace ninguna mención a China ni a Huawei, aunque 14 Estados miembros evalúan que “su nivel de exposición a suministradores de alto riesgo potencial es medio o elevado”, otros tres que es bajo y los ocho restantes no proporcionan ninguna información al respecto. Una conclusión clara es que hay que reforzar los mecanismos de protección para asegurar que no hay fugas de información en la cadena de valor 5G y en vistas a la importante reunión plenaria de octubre de 2020.

Análisis

Nokia y Samsung anuncian redes de enlace más abiertas, lo que daría mayor flexibilidad a los operadores

Nokia y Samsung han anunciado, con pocos días de diferencia, la próxima disponibilidad de redes de enlace (RAN) virtualizadas y basadas en la nube, con interfaces abiertos pero equipos propietarios. Esto permitiría, si todo funciona como prevén estas compañías, que los operadores tengan mayor flexibilidad y más fabricantes y soluciones alternativas a la hora de construir sus infraestructuras de red, aunque con limitaciones. Por su parte, los principales operadores, como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone y Orange, están realizando diversas pruebas piloto de redes de enlace abiertas basadas en Open RAN y fabricadas por compañías mayoritariamente estadounidenses, como Alliostar, Parallel Wireless o Mavenir, con resultados esperanzadores a medio plazo. La cuestión que se plantea es qué se entiende por “sistemas abiertos”, porque al final cualquier red de enlace debe cumplir con las especificaciones comunes 4G y 5G aprobadas por 3GPP, la mayor parte de las cuales están protegidas por patentes, que principalmente son de Huawei, Ericsson o Nokia.

Análisis

Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores

La Comisión Europea ha aprobado un reglamento que permite instalar miniantenas (small cells) en espacios interiores sin necesidad de autorización previa; bastará con que se informe a la autoridad correspondiente y que su volumen no exceda de los 30 litros en el caso de que sea visible y cumpla con los estrictos límites de radiación electromagnética establecidos en la UE. Con ello, Bruselas confía en promover la cobertura 5G en espacios interiores en los próximos años, a base de que se instalen repetidores de la señal, porque es consciente de que los usuarios utilizan el teléfono móvil mayoritariamente en espacios interiores, sean oficinas, centros comerciales o estaciones de metro o ferrocarril, y la señal 5G queda muy debilitada, cuando no nula, en el interior de edificios, aunque haya plena cobertura en el exterior.

Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/