Publicaciones > Blog > EE UU crea un cuarto operador móvil nacional, a expensas de un veredicto judicial
30/07/2019

EE UU crea un cuarto operador móvil nacional, a expensas de un veredicto judicial

Los organismos federales competentes de Estados Unidos aprobaron el pasado viernes la propuesta de fusión entre T-Mobile y Sprint, el tercer y cuarto operadores de telefonía móvil a escala nacional, para constituir un único operador móvil con un tamaño similar que pueda hacer frente y rivalizar con los dos actuales competidores, ATT y Verizon, en redes 5G. El acuerdo, valorado en 26.000 millones de dólares, ha tardado más de 450 días en gestarse, con múltiples negociaciones, compromisos y retiradas al más alto nivel oficial, sin que la propuesta sea del todo vinculante.


La solución acordada supone la creación de Dish, un nuevo cuarto operador de telefonía móvil a escala nacional con la incorporación de clientes, uso de antenas, oficinas y espectro cedidos por T-Mobile y Sprint para que pueda competir con posibilidades con los otros dos operadores móviles existentes y el tercero fusionado. La propuesta de fusión aprobada, compleja, confusa y alambicada donde las haya, tiene además un grave inconveniente: está pendiente del veredicto final de un juez federal que deberá pronunciarse sobre un juicio que debería tener lugar a finales de año, en el que se personarán catorce fiscales generales procedentes de sus respectivos Estados demócratas y opuestos frontalmente a la aprobación de la fusión entre T-Mobile y Sprint.

Hace cinco años, concretamente el 4 de junio de 2014, Sprint y T-Mobile acordaron fusionarse por un importe de 32.000 millones de dólares. Un mes después, las autoridades reguladoras se opusieron al acuerdo y no fue hasta tres años después, el 10 de mayo de 2017, cuando el presidente de Sprint se mostró partidario de reiniciar las conversaciones y buscar un nuevo acuerdo, pero en noviembre volvieron a fracasar. El 29 de abril del año pasado T-Mobile ofreció 26.000 millones para comprar Sprint, propuesta a la que se ha dado múltiples vueltas en el último año para que la FCC, el regulador de las telecomunicaciones de Estados Unidos, y el Ministerio de Justicia (DoJ) pudieran dar su visto bueno sin faltar a sus obligaciones.

Se da la circunstancia de que el mandato de la FCC es velar por la construcción de unas redes de telefonía móvil 4G y 5G altamente competitivas en calidad, precio y cobertura, sin que usuarios rurales o empresariales se sientan especialmente discriminados. La calidad de las redes 4G actuales en Estados Unidos es muy pobre, especialmente en las zonas rurales o alejadas de las grandes ciudades, y la FCC quería que no sucediera lo mismo con la 5G, por lo que su objetivo era promover la creación de tres grandes operadores en régimen de libre competencia para la construcción de redes 5G. Desde el punto de vista de la FCC, la fusión de Sprint y T-Mobile, gracias a los compromisos que habían adquirido ambas compañías, servía a los intereses de los consumidores, y por eso el presidente de la FCC, Ajit Pai, respaldó públicamente la propuesta hace unas pocas semanas.



La obligación del DoJ, en cambio, era asegurarse de que la fusión propuesta no atentaba la libre competencia ni la legislación anti-trust, muy estricta a la hora de aprobar fusiones que pudieran convertirse en virtuales monopolios. Bajo la Administración de Obama, el DoJ había dejado claro que pasar de cuatro a tres operadores nacionales era claramente anticompetitivo. El DoJ de la Administración Trump había de encontrar, por tanto, una alternativa que conjugara intereses opuestos. Y se pensó en crear un cuarto operador nacional que reemplazara a los dos que se querían fusionar.

En las dos últimas semanas esta última opción ha cobrado cuerpo y han sido las concesiones finales de Sprint y T-Mobile a favor del nuevo candidato propuesto, Dish, lo que ha permitido al DoJ aceptar la propuesta. También ha jugado a favor de que el cuarto y nuevo operador propuesto, Dish, tuviera en su poder la adjudicación de valiosas porciones de espectro para crear una nueva red. Además, el propietario de Dish, Charlie Ergen, es un multimillonario que hizo su fortuna como jugador profesional de poker y blackjack y le gustan los planes de negocios con alto riesgo.



Tras cinco años, la fusión entre T-Mobile y Sprint culmina con la cesión de activos de ambas a Dish, una cuarta operadora móvil de nueva creación



Dish pagará 1.400 millones por la cartera de clientes de Sprint, la mayoría de las tarjetas de prepago Boost, y 3.600 millones al cabo de tres años por las licencias de 800 MHz de Sprint, con las que podrá llegar a zonas rurales con redes 5G. Como Dish no tiene red móvil, porque su negocio es la difusión de señales de televisión por cable, T-Mobile le cederá el uso de su red móvil para que pueda ofrecer sus servicios móviles, con al menos 20.000 antenas.

Dish se compromete a tener una robusta y amplia red móvil dentro de tres años, aunque no tiene ninguna experiencia en el negocio, y el DoJ ha aclarado que si no cumple sus compromisos deberá hacer frente a una cuantiosa multa, de hasta 2.200 millones de dólares. Una cantidad que los detractores consideran una minucia, sobre todo para una persona como Ergen con su pasado como jugador y que le gusta ser émulo de Indiana Jones. Ergen se ha gastado en el pasado 20.000 millones de dólares en comprar licencias de espectro que no ha utilizado pero que ahora juegan decisivamente en su favor.



Dish, sin experiencia en móvil, deberá tener una red amplia dentro de tres años o se expone a una multa de 2.200 millones



Makan Delrahim, jefe de la legislación antitrust del DoJ, ha conseguido, con la creación del cuarto operador, tener el respaldo de los fiscales generales de cinco Estados republicanos clave, pero no ha logrado detener la firme oposición de catorce fiscales demócratas, que irán a los tribunales de justicia. Será un juez federal el que tendrá que dirimir en un juicio que se celebrará antes de final de año si se acepta o no la propuesta de fusión de T-Mobile y Sprint en base a los argumentos judiciales expuestos a favor y en contra.



“Francamente, probablemente habrá más competencia de la que tenemos hoy” con la fusión de los dos operadores y la creación y un cuarto; y nos aseguramos “la utilización de importantes porciones de espectro no utilizados o infrautilizados que estarán disponibles para los consumidores estadounidenses en la forma de redes 5G de alta calidad”, aseguró Delrahim en un comunicado. Por su parte, la fiscal general de Nueva York, Leticia James, opina que el plan de transformar Dish en un cuarto operador móvil, sin experiencia previa, “no es realista”, podría perjudicar a los consumidores y “viola las leyes antitrust”.

En un editorial sobre el tema, The Wall Street Journal reconoce que el sindicato Communications Workers of America, que representa a trabajadores de Verizon y ATT y que no quiere la competencia añadida que habría con la fusión de T-Mobile y Sprint, tiene razón cuando dice que “antitrust es una ley que debe cumplirse y no una invitación para que el Gobierno juegue a hacer acuerdos” al intentar crear un cuarto operador. Pero el periódico añade que “la creación de un fuerte tercer competidor sería bueno para los consumidores y el despliegue de 5G en Estados Unidos”. Opina también que la compañía resultante debería forzar a Verizon y ATT a centrarse en 5G y no distraerse en adquisiciones de contenidos como Time Warner. Y concluye que “tres competidores fuertes son mejores que dos”. De momento, T-Mobile y Sprint han pospuesto la operación de fusión hasta que haya sentencia de un juicio que, en principio, está previsto que empiece el próximo 7 de octubre.


Análisis

35 operadores de 20 países han iniciado el despliegue comercial de redes 5G

Un total de 35 operadores de 20 países han iniciado el despliegue comercial de redes 5G hasta mediados de julio, según constata la Global Mobile Suppliers Association (GSA). El cómputo se ha realizado de las redes 5G que son conformes a las especificaciones de la 3GPP y cuyos servicios pueden ser contratados por los usuarios interesados, aunque en algunos casos son muy limitados.

Análisis

Mónaco cubre todo el Principado con una red 5G de Huawei

El Principado de Mónaco dispone, desde el pasado diez de julio, de una red 5G que cubre todo su territorio. La red ha sido desplegada por Huawei, empresa que suministra a Mónaco todos los equipos 3G, 4G y ahora 5G desde 2012. El pasado febrero, Monaco Telecom y Huawei reforzaron su acuerdo de colaboración para desarrollar una avanzada red IoT, en el marco del proyecto de “nación inteligente” en que quiere convertirse el Principado gracias a la red 5G ahora puesta en marcha y a pesar de todos los empeños de la Administración estadounidense para boicotear a la empresa china de telecomunicaciones.

Análisis

Francia exigirá a los cuatro operadores una elevada cobertura en su subasta 5G

Francia ha decidido subastar a un precio relativamente bajo las licencias 5G pero a cambio de exigir un fuerte compromiso de cobertura en todo el territorio nacional, incluidas las zonas rurales, con porcentajes y fechas concretas. Un total de cuatro operadores podrán optar a la subasta francesa de licencias 5G, en la banda de entre 3,4 y 3,8 GHz. A estos operadores se les concederá, de entrada, entre 40 y 60 MHz por un precio fijado de antemano, que después podrán aumentar en tramos de 10 MHz hasta un máximo de 100 MHz en la subasta propiamente dicha.

Análisis

5G contribuirá al desarrollo de las ciudades inteligentes

El desarrollo de las ciudades inteligentes requerirá la construcción de una importante infraestructura de tecnologías de la información y telecomunicaciones, donde los sensores IoT y las redes 4G y 5G jugarán un papel esencial, pero también será fundamental que exista una buena planificación, reglamentación y medios económicos y sociales adaptados a la realidad del territorio concreto para que se puedan resolver diversas necesidades de los ciudadanos, de las empresas y de las propias ciudades, según se puso de relieve el martes pasado en el debate organizado por Mobile World Capital Barcelona sobre “ciudades inteligentes 5G: la transformación que viene”.

Análisis

Un tercio de las empresas utilizan IoT, con proyectos cada vez más importantes

El 34% de las empresas estaban utilizando IoT a finales de 2018, frente al 29% de los encuestados que se manifestaban en igual sentido un año antes, según el Barómetro de Vodafone, que ahora alcanza la sexta edición y muestra datos consistentes de la situación actual. Las compañías de Norteamérica son las más proclives a emplear IoT en sus procesos, si bien Europa en su conjunto ocupa una buena posición.