Publicaciones > Blog > DGT y Ayuntamiento quieren mejorar la seguridad vial en Barcelona con flotas conectadas
05/12/2019

DGT y Ayuntamiento quieren mejorar la seguridad vial en Barcelona con flotas conectadas

La Dirección General de Tráfico (DGT) y el Ayuntamiento de Barcelona han iniciado un proyecto piloto que predice el 80% de los posibles errores de los conductores que llevan instalado en su vehículo un sensor de proximidad de Mobileye. Estos dispositivos están colocados actualmente en unos 300 autobuses, furgonetas y coches de reparto, con la previsión de alcanzar los 5.000 vehículos en 2022. Además de alertar al conductor del potencial peligro, el dispositivo envía señales a un centro de control que monitorizan las incidencias y el tránsito en las calles de Barcelona, para posteriormente tomar medidas de mejora de la seguridad vial.


El dispositivo de Mobileye, una empresa israelí propiedad de Intel, rastrea los obstáculos que tiene el vehículo enfrente y a los lados, sea otro vehículo, un peatón o una motocicleta o bicicleta; e informa de la distancia a la que se encuentra el obstáculo a través de un piloto que se encuentra al lado del conductor y conectado con el dispositivo. La distancia al obstáculo se muestra en el piloto en segundos y también se emite una señal más o menos insistente según lo cerca que se encuentre.

En paralelo, el dispositivo de Mobileye envía regularmente señales de su posición y de los potenciales obstáculos e incidencias que encuentra a lo largo de su recorrido. Esta información vectorial, de muy pocos bytes, se envía a través de una tarjeta SIM a un centro de datos alojado en una nube. La información se procesa, junto a la de los otros vehículos que circulan por la misma zona y llevan el dispositivo, y se obtiene un mapa de los distintos flujos de tráfico en cada calle y si hay retenciones. Conforme haya más vehículos con el sistema de detección, más precisa será la información del tráfico de la ciudad y sus incidencias.



Además, la información que recogen los dispositivos se puede procesar para determinar si al lado del vehículo se acerca un peatón, una motocicleta o bicicleta u otro vehículo y mostrarla en una pantalla. Esta información no la tiene disponible el conductor, aunque en un futuro cercano, con un monitor y conexión de banda ancha en el interior del vehículo, se podría disponer de ella. Igualmente, se puede colocar a cada lado otros sensores adicionales para controlar los ángulos muertos, ya que el sensor del parabrisas cubre un poco más de 180 grados. La flota nueva de autobuses de Barcelona llevará, aparte del sensor central, sensores para los ángulos muertos o ciegos.

El Ayuntamiento de Barcelona ha llegado a un acuerdo para que varias empresas de reparto y mensajería incluyan el dispositivo de Mobileye en sus furgonetas, coches y camiones. De entrada, este mes de diciembre se cuenta con unos 300 vehículos conectados, de los cuales 85 son autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Está previsto que el año que viene hayan 700 vehículos con el dispositivo (incluyendo los 105 nuevos autobuses) y para 2022 se calcula alcanzar los 5.000 vehículos conectados.



El proyecto define algoritmos que permiten analizar desde el centro de control las situaciones de riesgo potencial en las calles de Barcelona y mejorar la seguridad viaria en base a datos reales



El proyecto, denominado Autonomous Ready Spain, está liderado por la DGT y el Ayuntamiento de Barcelona, en colaboración con el proveedor de la tecnología Mobileye y de empresas públicas y privadas comprometidas con la pacificación de la ciudad, la seguridad de sus conductores y la protección indirecta de los usuarios más vulnerables. Su finalidad es preparar la ciudad para la circulación y certificación del vehículo autónomo y contar lo antes posible con una “flota segura”.

Una de las partes más destacadas del proyecto se basa en la definición de algoritmos que permiten analizar las situaciones de riesgo potencial en las calles de Barcelona. La información obtenida respecto a concentraciones de usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas) solapada con indicadores registrados a partir de la circulación de los vehículos como frenazos bruscos, riesgo de colisión o atropello recogidos de manera anónima por el dispositivo de Movileye permitirán mejorar la seguridad viaria en base a datos reales, como informa el Ayuntamiento de Barcelona.

Pere Navarro, director general de la DGT, es consciente de que en los últimos años se ha mejorado mucho la seguridad de los conductores de vehículos, gracias a la incorporación de diversos sistemas, pero se ha hecho muy poco respecto a los peatones de circulan por la calle o usuarios vulnerables de las calzadas que van con motocicletas, bicicletas y, últimamente, patinetes. El ayuntamiento de Barcelona tiene previsto aumentar el número de carriles para bus y bicicletas y extender las zonas 30 y 50.



Con el dispositivo de Mobileye se pretende que los conductores adquieran unos hábitos de conducción más seguros, aparte de alertar del riesgo de colisión con otro vehículo, peatones y ciclistas



La asignatura pendiente de una ciudad como Barcelona, pero extensible a cualquier ciudad de cierto tamaño, es lograr mayor disciplina a la hora de circular por parte de conductores de todo tipo de vehículos, así como prohibir tajantemente que las bicicletas y patinetes invadan las aceras por donde pasan los peatones, como recomienda la DGT y se espera que muy pronto se apruebe la normativa. El aumento de la circulación de vehículos de todo tipo en las ciudades también debería provocar que se exija mayor disciplina a los peatones cuando crucen una calle y que se utilicen siempre los pasos de peatones y se respeten los semáforos.

Los cálculos realizados por la DGT y el Ayuntamiento de Barcelona apuntan que en los dos meses que viene funcionando este proyecto se ha contribuido a mejorar la seguridad vial en Barcelona, alertando de 668 potenciales colisiones de vehículos contra peatones o ciclistas. Cada día, la “flota segura” de vehículos con el dispositivo de Mobileye instalado recorren 45.000 kilómetros, hacen un mapa de la ciudad, recogen información del entorno y alertan de potenciales peligros u obstáculos en las calles de Barcelona, según la información facilitada.



En estos dos meses de prueba, los vehículos de flotas y transportes han detectado y geoposicionado la presencia de 37.000 ciclistas y 240.000 peatones en distintas calles de Barcelona, lo que significa que estos usuarios vulnerables han entrado en el campo de visión de alguno de los sensores instalados en los vehículos. En los casos de más riesgo, gracias a la tecnología de inteligencia artificial aportada, los dispositivos han emitido una alerta de accidente advirtiendo al conductor. Según los datos, esta alerta ha ayudado a evitar la colisión de los vehículos con un total de 668 usuarios vulnerables.

Con la incorporación del dispositivo de Mobileye, se pretende que los conductores adquieran unos hábitos de conducción más seguro. El piloto, además de alertar del riesgo de colisión frontal y de colisión con peatones y ciclistas, cada uno con su propio símbolo, al cabo de determinados segundos, lleva un indicador de velocidad máxima, un sistema de alerta y control de la distancia de seguridad y una advertencia de desvío de carril.

El sistema, Mobileye 8 Connect, es compatible con casi cualquier vehículo y las alertas son siempre en tiempo real, tanto de día como de noche. Según Gil Ayalon, director de Mobileye para la región de Europa, Oriente Medio y África, más de 25 fabricantes de automóviles internacionales confían en la tecnología de la empresa y más de 40 millones de vehículos la han instalado. El sistema no se vende de momento a particulares, sino a flotas y vehículos de reparto y transporte. El coste de instalación del sistema para flotas es de unos 850 euros.


Análisis

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.

Análisis

Japón sienta las bases del 6G para la década de 2030

Japón ha empezado a definir la estrategia para el desarrollo de la próxima generación de telefonía móvil, la 6G, con el fin de iniciar su comercialización en el año 2030. Japón quiere estar muy involucrado en el proceso de formulación y estandarización internacional y del desarrollo de la tecnología, infraestructura y servicios necesarios para la introducción de 6G, con el fin de “mejorar la competitividad internacional” del país. El desarrollo tecnológico japonés se ha cuestionado con su lenta introducción de 5G, que no tendrá lugar hasta esta primavera y, especialmente, con la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio que empezarán el 24 de julio. Por ello, ha decidido situarse a la cabeza del desarrollo de 6G y rivalizar con China, que también se puso manos a la obra oficialmente el pasado noviembre y antes Finlandia.

Análisis

Crecen las dificultades en EE UU para liberar frecuencias medias para 5G

FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos, se está encontrando con crecientes dificultades para liberar espectro radioeléctrico en el entorno de la banda media de 3,5 GHz, que es crucial para un despliegue rápido y efectivo de servicios 5G en todo el país. La propuesta de fusión de T-Mobile US y Sprint depende ahora de la sentencia que dicte el juez de distrito Victor Marrero, cuyo veredicto es muy incierto, según apuntan los expertos, y de consecuencias impredecibles para 5G si se rechaza. La FCC quiere subastar a finales de este año la llamada banda C, que está ocupada por diversas compañías que no quieren renunciar a sus legítimos derechos sin importantes compensaciones, mientras que su propuesta de subastar el próximo 25 de junio parte del tramo de 3,5 GHz, utilizada por servicios de radio de banda ancha, también presenta obstáculos legales. Para colmo, la intención de la FCC de reasignar más de la mitad de la banda de 5,9 GHz para servicios sin licencia, como Wi-Fi o vehículos autónomos, cuenta con la firme oposición del Ministerio de Transportes estadounidense que ya la utiliza. Donde no ha habido problemas es en la subasta de ondas milimétricas de 37, 39 y 47 GHz, con más de 14.100 licencias, que está a punto de terminar y con una recaudación cercana a los 7.500 millones de dólares.

Análisis

La CE, favorable a que Huawei instale equipos 5G en Europa, con condiciones

Thierry Breton (en la imagen), el reciente comisario europeo del mercado interior, se ha mostrado partidario de que los operadores de la Unión Europea puedan instalar equipos de Huawei en sus redes 5G, siempre que se respeten todas las reglas que la Comisión Europea detallará en unos quince días, según explicó ayer en rueda de prensa y el domingo en Munich. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de que su país retrase la posición oficial sobre el tema hasta pasada la cumbre europea, prevista para el 21 y 22 de marzo, y Francia prevé responder la primera semana de febrero las condiciones que tendrán los operadores que optan a la subasta de las licencias 5G. Mientras, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, no quiere enemistarse con Estados Unidos ni tampoco hipotecar el futuro de su país con una decisión muy drástica contra Huawei. Es previsible, de esta forma, que al final se opte en Europa por no discriminar a ninguna compañía suministradora de equipos 5G, aunque se impondrán condiciones para tener unas redes 5G lo más seguras posible, que podrían ser distintas en cada país. El plazo de cesión de las licencias de instalación también podría modificarse según evolucione la tecnología.

Análisis

El Senado de EEUU impulsa redes 5G abiertas que rivalicen con las de Huawei

Un influyente grupo de senadores demócratas y republicanos de Estados Unidos ha impulsado un proyecto de ley que investigue y desarrolle equipos de red 5G basados en estándares abiertos y que no sean originarios de China. La iniciativa se financiaría con parte de los ingresos procedentes de la subasta estadounidense de licencias de espectro 5G y se pretende que promueva la adopción generalizada de la tecnología 5G con componentes estandarizados, fabricados principalmente en Estados Unidos, y sirva también para desarrollar soluciones de red muy seguras. Se trata, en parte, de una respuesta a la frustración generada por los escasos resultados del veto impuesto por la Administración Trump a los productos de Huawei en suelo americano y a la evidencia de que Estados Unidos no tiene industria de equipos de telecomunicaciones autóctona capaz de hacer frente a China ni una alternativa en un tema que considera estratégico como 5G.

Análisis

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.