Publicaciones > Blog > El despliegue de redes 5G podría ser más rápido y económico con más torres compartidas
09/07/2019

El despliegue de redes 5G podría ser más rápido y económico con más torres compartidas

La subcontratación parcial de las torres de telecomunicaciones e infraestructuras de radio a operadores independientes ha aumentado en los últimos cinco años, del 13 al 17% en Europa, pero podría crecer mucho más gracias al despliegue de 5G y a la necesidad de instalar multitud de microcélulas en las ciudades.


Un informe de la EWIA presentado recientemente en Bruselas calcula que una torre de telecomunicaciones típica gestionada por un operador independiente es el 40% más eficiente que si es gestionada por un solo operador de telecomunicaciones móviles. El ahorro resultante de compartir muchas más infraestructuras podría ser de hasta 31.000 millones de dólares en 2029 en toda Europa.

La subcontratación de infraestructuras de comunicaciones móviles a compañías de torres de comunicaciones independientes es una tendencia creciente en Europa, en línea con el modelo que prevalece en el mundo “porque proporciona múltiples beneficios a los operadores de telefonía móvil, al sector en su conjunto y, en definitiva, al consumidor”, señala el estudio de la European Wireless Infraestructure Association (EWIA) y realizado por la consultora Ernst and Young (EY). “Las compañías independientes de torres de telecomunicaciones continuarán jugando un papel significativo, apuntalando las economía modernas digitales a largo plazo”, añade Olivier Wolf, socio de EY y responsable del estudio.



El 60% de las torres en España y otros cuatro países

En Europa hay actualmente unas 143.000 torres de telecomunicaciones móviles, el 60% de las cuales están en cinco países: Alemania (70.000), Francia (54.000), Italia (47.000), España (43.000) y Reino Unido (35.000). Le siguen Polonia con 22.000 y Rumanía con 16.000. El resto de países tienen entre 12.000 y menos de 1.000 torres. El crecimiento previsto es moderado, del 1 al 3%, en los próximos años. De 2014 al 2018, el porcentaje de torres de telecomunicaciones móviles regentadas por operadores independientes ha pasado del 13 al 17%, si bien este porcentaje es muy variado: mientras en Alemania es del 3%, en el reino Unido la proporción de operadores independientes es del 28% y en ninguno de los dos países ha variado entre 2013 y 2018.

En España, el porcentaje de operadores independientes era de 17% el año pasado, idéntico al promedio europeo. En Europa ha crecido un poco más en el último lustro, del 13% al 17% mientras que en España ha pasado del 14% en 2013 al 17% en 2018. En otros países con muchas torres, como Italia, se ha pasado del 11% al 27% y en Francia del 15% al 20%. En España, lo que ha ocurrido también es que una cuarta parte de las torres han pasado a estar controladas por los operadores y otro 55% eran cautivas de los operadores, mientras que en 2013 el 82% eran totalmente cautivas. En Estados Unidos y Canadá, compartir y subcontratar torres es una práctica habitual, con el 67% del total, y en Iberoamérica el 42%.



Al compartir las torres entre varios operadores, se reduce el coste de gestión y mantenimiento, mejora la cobertura de una zona y bajan los precios aplicados a los usuarios



Los operadores de torres independientes están especializados, como su nombre indica, en hacer funcionar de una manera neutral la infraestructura de las redes de telecomunicaciones pasivas, como las torres de redes móviles, que pueden construirla, gestionarla y desarrollar también los equipos de radioenlaces. Al compartir las torres entre múltiples operadores móviles, se reduce el coste proporcional de propiedad, gestión y mantenimiento, ayuda a mejorar la cobertura de una zona y bajan, en definitiva, los precios aplicados a los usuarios, señala el informe.

En los últimos años ha habido una importante actividad de fusiones y adquisiciones de compañías y operadores propietarios de torres. En Alemania, Telefónica vendió a Telxius 2.350 torres en 2016 por 587 millones de euros. Cellnex compró en 2017 a Bouygues y otras empresas 4.800 torres en Francia por 5.350 millones de euros, entre los acuerdos más importantes.



El 17% de las 143.000 torres europeas están gestionadas por operadores independientes, pero el porcentaje varía mucho según el país.



Típicamente, asegura el informe, las compañías que gestionan torres compartidas son mucho más eficientes, debido a que su modelo de gestión se enfoca a construir y funcionar infraestructuras neutras y a atraer el máximo de operadores con las mejores localizaciones posibles para que las compartan. Los operadores de telefonía móvil, en cambio, priorizan la propiedad de redes activas y sopesan el compartir torres con el menor diferenciados de la red y su potencial de negocio exclusivo.



56.000 millones en el despliegue de 5G

El despliegue de la red 5G supondrá para los operadores una inversión cercana a los 56.000 millones de euros para la red de radio y los enlaces de transmisión de la señal, según una estimación de la Comisión Europea. La facturación por servicios móviles en la Europa de los 28, que fue de 116.000 millones de euros en 2013, se mantendrá plana entre 2018 y 2023 en el nivel de los 100.000 millones de euros anuales, según las previsiones contenidas en el informe. La construcción de la red 5G, por tanto, supondrá un importante esfuerzo financiero en relación a la facturación y será complicado conseguir un adecuado retorno de la inversión.

Estos 56.000 millones de euros se emplearán en actualizar la red de 4G a 5G, tanto en equipos como en mejora y actualización del software y en densificar la red, puesto que 5G, al operar en las ciudades a frecuencias más altas con menor penetración de la señal se necesitarán colocar más antenas y sobre todo más microantenas para tener una adecuada la cobertura. Muchas de estas microantenas se colocarán en espacios públicos municipales, como las marquesinas de las paradas de autobús y será interesante compartirlas para reducir costes y que haya el menor número de antenas en un lugar determinado. Los operadores independientes, por su naturaleza, están mejor posicionados para gestionar estas microantenas entre varios operadores independientes.

El objetivo del Código europeo de comunicaciones electrónicas (EECC, de European Electronic Communications Code) es que acelere el acceso en la Unión Europea a comunicaciones de banda ancha y alta velocidad, con unas obligaciones consistentes en cada país miembro de cobertura y despliegue de la red, tanto en las ciudades como en las zonas rurales.

Otros objetivos importantes en el EECC y relevantes para las compañías de torres de telecomunicaciones independientes son “la armonización del espectro, una aproximación consistentes de las obligaciones de cobertura y el establecimiento de condiciones regulatorias predecibles”. Para Scott Coates, CEO de la European Wireless Infraestructure Association (EWIA), es positivo que EECE reconozca los beneficios que puedan aportar los operadores de infraestructura de telecomunicaciones independientes.


Otros artículos de interés

Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.

Análisis

Telefónica agita el móvil y cable británicos con la fusión de Virgin Media

El acuerdo de fusión a partes iguales alcanzado la semana pasada entre O2, la filial británica de telefonía móvil de Telefónica, con el operador de red de cable Virgin Media y el operador móvil virtual Virgin Mobile, ambas filiales de la estadounidense Liberty Global, promete alterar sustancialmente el statu quo actual de las comunicaciones móviles y de banda ancha del Reino Unido. Se calcula que la operación se podrá hacer dentro de un año, sin grandes obstáculos regulatorios o legislativos. Se prevé que creará un efecto dominó sobre los negocios de Vodafone, Three, Sky y Talk Talk, los otros operadores de cable, telefonía móvil y televisión de pago que compiten en el Reino Unido, y ponga más presión al operador dominante de banda ancha British Telecom (BT) y a su filial de telefonía móvil EE.