Publicaciones > Blog > Europa quiere un mercado común de datos, con inteligencia artificial “responsable”
20/02/2020

Europa quiere un mercado común de datos, con inteligencia artificial “responsable”

La Comisión Europea presentó ayer el Libro Blanco sobre inteligencia artificial, en el que fija una serie de reglas estrictas sobre el uso de los datos que puedan presentar riesgos para la salud y los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión Europea. La estrategia de Bruselas es aprovechar las oportunidades que plantea el uso de la inteligencia artificial (IA) aplicado a los datos, a la vez que evitar sus riesgos, y reforzar así la soberanía tecnológica de la UE frente a Estados Unidos y China. Para ello, se exigirá un uso “responsable” de la IA, sobre una base de datos común y compartida, en la ley que debería estar lista a finales de año. “Promoveremos la utilización de una IA responsable y centrada en las personas”, insistió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyden.


El Libro Blanco sobre inteligencia artificial, que lleva el subtítulo de “un enfoque europeo a la excelencia y la confianza”, reconoce de entrada que la utilización de las técnicas de IA puede comportar muchos beneficios, sea para la salud de los ciudadanos, una mayor eficiencia agrícola y de los sistemas productivos e, incluso, mitigar el cambio climático. Pero, al mismo tiempo, conlleva riesgos potenciales, como la toma de decisiones opacas, discriminatorias o que vulneren la privacidad de las personas. Por ello, la UE quiere actuar y promover el desarrollo y despliegue de la IA de forma definida, “basada en los valores europeos”, y que beneficie a ciudadanos, compañías y sociedad en su conjunto. Puede consultarse aquí (PDF).

Para lograr este noble propósito, “Europa debe desarrollar y reforzar las capacidades industriales y tecnológicas necesarias” y tener una estrategia definida en cuanto al tratamiento y proceso de los datos, que requerirá tomar medidas para que Europa disponga de un “hub” global para los datos. El objetivo de este enfoque europeo en IA es, como dice en la conclusión el Libro Blanco, es “promover la capacidad de innovación de Europa en el área de IA mientras se soporta el desarrollo y aceptación de una IA ética y de confianza en todas la economías de la UE”.



Esta estrategia sobre IA de la Comisión Europa implicará la necesidad de explorar “una acción legislativa” que impulse a las compañías a compartir y tener un receptáculo común para los datos, como sostuvo Margrete Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la CE y encargada de la agenda digital y de la competencia. Las compañías tecnológicas dominantes, como Amazon y Google, deberán compartir sus datos con rivales más pequeños si prospera la “estrategia de datos” que quiere a impulsar la CE y se convierte en ley, inicialmente prevista para finales de este mismo año.

Vestager considera que las compañías tecnológicas gozan de muchas ventajas cuando se les permite no compartir sus datos mientras que los bancos o los fabricantes de coches se les exige que otras empresas puedan acceder a información de sus clientes. La comisaria destacó en la presentación del Libro Blanco que forzar a las compañías tecnológicas a abrir sus datos puede ser un “remedio” a la concentración empresarial y que funcione. Añadió que se dispone de los medios para multar conductas anteriores, aunque reconoció que las discusiones sobre la estrategia digital definitiva están aún empezando.



La estrategia sobre IA de la CE implicará explorar “una acción legislativa” que impulse a las compañías a compartir y tener un receptáculo común para los datos



Uno de los aspectos que puede ayudar a conseguir los objetivos de la futura ley será el adecuado control de las comunicaciones móviles, porque será allí donde se generarán gran parte de los datos y su explotación deberá ser regulada de manera precisa para que no vulnere derechos y preserve la confidencialidad. Como explica el gráfico adjunto acerca del documento sobre IA de la Comisión, “con políticas e inversiones adecuadas por parte de la CE, Estados miembros y empresas, Europa puede aprovechar las oportunidades asociadas con este cambio de paradigma y ser líder en datos”. La Comisión prevé invertir de 4.000 a 6.000 millones en total para crear espacios comunes de datos europeos y una federación europea de infraestructura y servicios alojados en la nube.

La propia CE calcula que el valor de la economía de datos crecerá 2,8 veces entre 2018 y 2025, pasando de 301.000 millones de euros a 829.000 millones de euros en el conjunto de los 27 países que ahora forma la Unión Europea. Se prevé que el número de profesionales de datos se duplique entre 2018 y 2025, de 5,7 a 10,9 millones, mientras que la población de la UE con conocimientos digitales básicos lo hará el 20%, del 57% al 65%. Hay mucho, por tanto, en juego, con una competencia por parte de Estados Unidos y China que no cederá fácilmente.



Habrá un marco político, con la colaboración del sector privado y público, para crear un ecosistema de excelencia y otro regulatorio para lograr un ecosistema de confianza, de acuerdo con las reglas de la UE



Los analistas consideran que la CE se enfrentará a numerosos obstáculos cuando redacte la legislación, desde cómo definir qué clases de datos deberían compartirse hasta quién debería ser el responsable de posibles vulneraciones. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, presentó el pasado lunes un documento sobre la regulación de contenidos en su visita a Bruselas, lo que da idea de que considera inevitable establecer un marco de actuación. El documento de Facebook fija objetivos loables pero, como asegura Financial Times en un editorial, “carece de substancia”.

La Comisión establece cuatro sectores “críticos” y “de alto riesgo”, donde los sistemas de IA deberían ser “transparentes, rastreables y que garanticen un control humano”, dice el Libro Blanco, y se quieren promulgar “reglas muy estrictas” de utilización. Los cuatro sectores críticos son la salud, los transportes, la policía y la justicia, que pueden implicar efectos jurídicos o utilizaciones indeseables. Las autoridades deberían poder verificar que los sistemas de IA utilizados están conformes a la legislación, como los coches, los juguetes o los cosméticos, puso de ejemplo Ursula von der Leyden.



En las aplicaciones de IA con menor riesgo se prevé poner simplemente una etiqueta, de uso no obligatorio, en el caso de que puedan servir para aplicaciones más estrictas. Los poderes públicos, a escala nacional pero con la supervisión comunitaria, deberían poder probar y verificar los datos utilizados por los algoritmos para garantizar que se respetan los derechos fundamentales de los ciudadanos, según quiere la CE.

Sobre el tema tan delicado del reconocimiento facial, Bruselas ha decidido finalmente estudiarlo más a fondo en los próximos meses antes de ponerlo en el borrador legislativo, aunque no lo prohibirá, al menos en algunos lugares públicos como los aeropuertos, donde ya se está utilizando ahora. Vestager ha comentado que se quiere evitar que se pueda enviar un mensaje por el smartphone en el que se diga que se sabe que se está en un sitio y que se sugiere que debería irse a casa, evocando lo sucedido en manifestaciones en Hong-Kong.

La legislación comprenderá dos bloques principales, un marco político y otro regulatorio. El marco político quiere alinear la estrategia en toda la UE “en colaboración entre el sector privado y el público”. Su propósito es crear “un ecosistema de excelencia a lo largo de toda la cadena de valor. El marco regulatorio para la IA en la UE quiere crear “un ecosistema de confianza” y que esté de acuerdo con las reglas de la UE. Este marco regulatorio tendrá en cuenta las normas éticas preparadas por el grupo de expertos de alto nivel de la UE sobre IA y también estará basada en una comunicación sobre crear confianza en la IA centrada en lo humano.


Análisis

Varios países europeos encienden redes 5G y reanudan subastas pospuestas, aunque tímidamente

Diversos países europeos, como Holanda, Austria o Portugal, han reanudado los procedimientos para fijar las bases o proceder a subastar algunas licencias de espectro de redes 5G, paralizadas a causa de la pandemia. En muchos países nórdicos se han puesto en marcha, en las últimas semanas, varias redes comerciales 5G, aunque también de forma muy tímida y con prestaciones y cobertura muy limitada, por falta de espectro liberado. En España, el procedimiento para la subasta del espectro de 700 MHz continúa paralizado y las licencias adjudicadas de la banda de 3,4 GHz siguen sin estar agrupadas, mientras que en Francia el operador Bouygues Telecom ha pedido formalmente a su Gobierno que retrase medio año la subasta de las licencias de 3,4 GHz de 5G y sugiere que se promueva un acuerdo entre operadores para mutualizar redes de enlace y dar mayor cobertura 4G a las zonas rurales francesas.

Análisis

Microsoft se hace más fuerte en el sector de las telecomunicaciones

La convergencia de las telecomunicaciones y la nube de información está provocando una reducción paulatina del negocio tradicional de las operadoras de telecomunicaciones, en beneficio de las grandes compañías de tecnologías de la información. La reciente compra por parte de Microsoft de las empresas Metaswitch y Affirmed evidencia tanto esta mayor convergencia como la virtualización de las redes, con un interés creciente de las llamadas Big Tech por el sector de las telecomunicaciones. Es una tendencia, por otro lado, nada nueva: ya hace tiempo que pasó con las llamadas de voz, sobre todo con las más rentables internacionales e interurbanas, que se hacen mucho más a través de Internet. Ahora, además, aumentan las alianzas de las operadoras con las empresas de tecnologías de la información para la gestión y despliegue de sus redes, con el riesgo de pérdida de control de su negocio que ello comporta.

Análisis

El despliegue efectivo de 5G en Europa continúa siendo muy incierto

La Unión Europea había previsto para fin de año que todos los países miembros hubieran subastado las licencias y puesto en marcha al menos una red comercial con tecnología 5G. Todo indica, sin embargo, que se está muy lejos de cumplir este objetivo, porque en abril se habían adjudicado poco más del 20% de las frecuencias disponibles. La intención del Reino Unido de prohibir totalmente la instalación de redes de Huawei, en contra del criterio expresado en enero de limitarlas al 35%, y las dudas del Gobierno francés sobre la postura a adoptar respecto al fabricante chino están lastrando la competitividad europea y la puesta en marcha de redes y soluciones en un tema tan estratégico como 5G. Únicamente Alemania sigue adelante con planes relativamente ambiciosos, apoyada por su operador principal, DT, y también por Vodafone y O2, filial de Telefónica, que también han instalado redes comerciales 5G en Alemania y en otros países europeos.

Análisis

EEUU prohíbe vender a Huawei chips que lleven sus diseños

Hace años que dura el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero la disputa se ha agravado espectacularmente en las dos últimas semanas, debido a la orden emitida por la Administración Trump, mediante la cual se prohíbe vender semiconductores a Huawei y a su filial HiSilicon a cualquier compañía que utilice maquinaria, diseños y software estadounidense para fabricarlos, tenga o no su sede en Estados Unidos. Huawei ha reconocido que se siente muy perjudicada con la medida y que afectará de pleno a su negocio de equipos 5G, al tiempo que asegura que hará todo lo necesario para minimizarla. El apoyo implícito que Huawei tiene del Gobierno chino hace temer una respuesta contundente de Beijing, muy molesta también por los comentarios que ha hecho Washington este fin de semana respecto a las medidas policiales practicadas en Hong Kong y la fuerte presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre Taiwan, y especialmente sobre TSMC, para que deje de vender chips a Huawei y a otras compañías chinas.

Análisis

La venta global de smartphones caerá al menos el 15% este año, de 1,4 a 1,2 millones de unidades

Las ventas de smartphones se han ido recuperando en las últimas semanas respecto al fatídico primer trimestre de este año, especialmente en China, pero parece inevitable un declive anual mayúsculo en unidades, del orden del 15%, según prevé la mayoría de consultoras. En Europa, el mercado de smartphones, medido en euros y no en unidades, podría caer aún más que el global, hasta el 26,8% en el conjunto de 2020, como indica el escenario más probable de la consultora IDC. La venta en unidades de los smartphones 5G podría crecer, sin embargo, de forma espectacular este año, ya que Qualcomm mantiene la previsión de que se despachen entre 175 y 225 millones de unidades frente a los escasos 21 millones de todo 2019. La introducción de nuevos chipset para smartphones 5G, con mayores prestaciones y más económicos, por parte de Qualcomm, MediaTek, Huawei y Samsung podría hacer multiplicar por cerca de diez su demanda en unidades en 2020. Pero no necesariamente la facturación, si bajan mucho los precios de venta unitarios.

Análisis

EEUU crea una coalición para impulsar más redes de enlace abiertas

Estados Unidos, con el apoyo de su Gobierno, acaba de crear una coalición para fomentar un mayor desarrollo y despliegue de redes de enlace abiertas (Open RAN). Bajo la denominación de Open RAN Policy Coalition, no queda clara la relación que tendrá con las otras dos asociaciones (O-RAN Alliance y TIP), que están firmemente establecidas desde hace años en la creación de especificaciones y el desarrollo de redes de enlace abiertas. La coalición está formada por multitud de compañías, fundamentalmente estadounidenses, pero con dos ausencias muy destacadas, Nokia y Ericsson, aparte obviamente de Huawei. Hay dudas de que las tareas de la coalición sigan estrictamente las normas y estándares internacionalmente aprobadas de 3GPP, lo que podría llevar a una fragmentación de 5G y generaciones posteriores.