Publicaciones > Blog > Crece el uso de redes IoT móviles, gracias a NB-IoT y LTE-M
16/05/2019

Crece el uso de redes IoT móviles, gracias a NB-IoT y LTE-M

El uso de redes IoT móviles está creciendo de forma muy considerable en los últimos meses, sobre todo en el área de Asia-Pacífico, gracias al empleo de sensores que funcionan con los estándares NB-IoT y LTE-M sobre redes LTE y al constante lanzamiento de nuevas redes y desarrollo de aplicaciones en todo el mundo. Multitud de servicios y negocios logran importantes beneficios con la utilización de estas redes.


Existen 94 lanzamientos comerciales de redes móviles IoT en 50 mercados, que aumentan mes a mes, gracias al soporte de 98 operadores, 2.100 desarrolladores y 1.300 compañías que impulsan la iniciativa Mobile IoT de la asociación de operadores GSMA. Están comercialmente disponibles más de un centenar de módulos que funcionan con los estándares NB-IoT y LTE-M respaldados por la iniciativa Mobile IoT y funcionan 47 laboratorios IoT en 21 países. “Mobile IoT es ahora realmente global”, recalcó Graham Trickey, responsable del programa IoT de la GSMA, en la octava Mobile IoT Summit celebrada un día antes del MWC de Barcelona.



El 93% de las conexiones móviles de sensores IoT tienen acceso al menos a una red conforme la iniciativa Mobile IoT, que ha contribuido a que se convierta en una solución global en todo el mundo en el último año. La disponibilidad de numerosas aplicaciones en diversos sectores de actividad y el reducido coste de los componentes y del servicio por parte de los operadores también ha provocado que el tráfico automatizado de datos que circula por las redes IoT móviles sea ingente.
 

El reducido consumo de energía de los módulos IoT ha hecho posible que su funcionamiento sea económico, porque una sola pila puede durar una década sin necesidad de recambio. La cantidad ingente de módulos que se está fabricando hace que el coste de cada módulo sea muy bajo, lo que, unido al ahorro que las empresas usuarias consiguen con la implantación de las aplicaciones, dispara su utilización. GSMA calcula que más del 80% del valor de las redes IoT se encuentra más allá de la pura conectividad; por eso los operadores están trabajando con socios para desarrollar nuevas plataformas de datos y servicios que impulsen su adopción.

Huawei vendió 15 millones de chipset NB-IoT el año pasado y espera colocar 100 millones de unidades en 2019, según Veni Shone, presidente de la unidad de negocio de la compañía. Shone calcula que el mercado de sensores NB-IoT será de 1.000 millones de unidades en 2021, que por entonces supondrá tres cuartas partes del mercado total IoT. Este año, el mercado de sensores NB-IoT será de 200 millones de unidades (el 25% del mercado IoT), para llegar a 500 millones el año que viene, la mitad del total. El resto del mercado IoT será cubierto gradualmente por los sensores LTE-M que funcionan con 4G/LTE, porque los sensores IoT que operan con redes 2G y 3G, ahora mayoría, irán desapareciendo, como se observa en el gráfico siguiente elaborado por Huawei.


Los sensores NB-IoT y LTE-M se distinguen básicamente por su velocidad de transmisión. NB-IoT opera a un máximo de un megabit por segundo mientras que LTE-M funciona por encima de esta velocidad. La aplicación típica de NB-IoT es la lectura de contadores, donde la velocidad y ancho de banda no es un parámetro crítico y sí la economía en el despliegue de sensores. El caso típico para LTE-M son los ascensores y las escaleras automáticas, porque hay más problemas de cobertura y la velocidad de transmisión para informar de una incidencia es muy importante.


El sensor NB-IoT que Huawei suministra ahora es el Boudica 150, lanzado el año pasado, que funciona con el Release 14 de LTE. Huawei prevé introducir el año que viene Boudica 200, con más características, tamaño más reducido, mayor seguridad de funcionamiento y que trabajará con el Release 14/15 de 3GPP, previo a la 5G real. Esto hará que los casos de uso NB-IoT aumenten, aunque también progresarán las características de los sensores LTE-M, especialmente en temas de realidad virtual y coches conectados, y con ello el auge global de las redes IoT. Huawei, además, no está solo en este mercado, sino que tiene una fuerte competencia. Sequans y Gemalto, que trabajan juntos desde 2014, acaban de presentar la plataforma Monarch 2, su segunda generación de sensores LTE-M y NB-IoT.

Aparte de la fabricación de nuevos y mejores sensores IoT, la gestión más inteligente de las redes y la utilización de herramientas de inteligencia artificial provocarán que las conexiones IoT estén más automatizadas y más libres de errores, sin prácticamente intervención humana. Las aplicaciones, por su parte, se podrán desarrollar más rápidamente al haber una mayor variedad de plantillas y casos de uso. Precisamente, uno de los problemas actuales es la falta de personal especializado para poner a punto y optimizar el funcionamiento de las redes IoT móviles.

Para la mayoría de operadores, tanto LTE-M como NB-IoT son tecnologías complementarias; depende del tipo de uso lo que hace más interesante la adopción de una u otra. Ronan Le Bras, responsable de estrategia tecnológica de Orange, ve muy interesante LTE-M porque es una tecnología con gran futuro, que abre el camino hacia 5G y que es complementaria con otras tecnologías relevantes. Steve Szabo, responsable a nivel global de Verizon, también opina que LTE-M es un gran paso hacia 5G mientras que Lory Thorpe, responsable de innovación en IoT en Vodafone, aseguró en la Mobile IoT Summit que su compañía ha priorizado NB-IoT, si bien reconoció que ambas tecnologías son complementarias.


Otros artículos de interés

Análisis

5G inicia una nueva fase con la aprobación definitiva del Release 16 por parte de 3GPP

3GPP, el grupo mundial que está desarrollando todos los estándares 5G, ha fijado este fin de semana la versión definitiva del Release 16 (R16), después de interminables reuniones que se han debido hacer online a causa de la pandemia y que han dificultado la toma de decisiones. Se completa así la esperada R16, tres meses después de la suspensión de toda reunión presencial. Con ella, se inicia la segunda fase de 5G con una serie completa de especificaciones 5G, que permitirá en unos meses la instalación de equipos y dispositivos de red que mejorarán y optimizarán algunas de las funciones ya presentes en la Release 15 e introducirán otras de nuevas. La R16 está considerada fundamental en el proceso de adopción de 5G, porque es la primera que contiene una descripción completa del sistema 5G y está destinada a ser entregada al IMT-2020. El proceso de fijación de estándares continuará con las Releases 17 y 18, con añadidos y mejoras adicionales, pero ahora ya se podrá trabajar con redes móviles 5G genuinas, con equipos definitivos, sin ninguna dependencia de las redes 4G aunque continuarán estando lógicamente relacionadas. Con la R16, 5G podrá tener el profundo impacto previsto en la industria de telefonía móvil en su conjunto y en distintos sectores verticales y especializados, tanto profesionales como de consumo.

Análisis

La industria de telecomunicaciones reclama mayor soporte de la UE para desplegar 5G y la fibra

La industria europea de telecomunicaciones considera que la infraestructura y los servicios de telecomunicaciones constituyen el núcleo central de la cohesión social y económica en la Unión Europea y que juegan un papel clave para desarrollar un potente ecosistema digital europeo y conseguir un liderazgo tecnológico global. Son, además, el instrumento fundamental para sacar a trabajadores y negocios de la crisis actual y lograr un crecimiento económico sostenible y duradero. Pero para acelerar la competitividad y la recuperación europea en sectores clave, incluyendo el cloud y el edge computing, y como imperativo para mejorar la educación y la formación en todos los países de la UE, la industria de telecomunicaciones reclama un mayor soporte e implicación en el despliegue de 5G y de la fibra óptica a las instituciones y Gobiernos respectivos, ahora que empieza un semestre decisivo para salir cuanto antes de la recesión económica y social bajo la presidencia alemana de la Unión Europea.

Análisis

EE UU insiste en su crítica a Huawei mientras la UE quiere contemporizar con China

Michael Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, emitió el miércoles de la semana pasada un breve pero duro comunicado sobre el peligro que supone para los operadores la dependencia de Huawei y la necesidad de que se mantengan “limpios”, en clara referencia al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones. Justo anteayer, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, dudó en atacar directamente a Huawei, pero al final aseguró que las infraestructuras nacionales críticas deben protegerse adecuadamente de los “vendedores estatales hostiles”, un calificativo para Huawei aún más fuerte que el anterior de “alto riesgo”. Mientras, la Unión Europea y sus principales países se mantienen cautos y evitan pronunciarse contra China y específicamente sobre los equipos 5G de Huawei, hasta encontrar una vía intermedia que sirva para contemporizar tanto con China como con Estados Unidos y, a ser posible, sacar el máximo beneficio. Lo que Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, ha definido como “a mi manera”, en alusión a la canción popularizada por Frank Sinatra hace medio siglo.

Análisis

Las operadoras reclaman un plan digital para acelerar la recuperación económica de España

Los máximos responsables de Telefónica y Vodafone España, entre otros, han reclamado la aprobación de un ambicioso plan digital que contribuya a acelerar la recuperación económica de España. “La digitalización aparece, junto a la sostenibilidad, como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar nuevos modelos de negocio que optimicen los costes y abran nuevas fuentes de ingresos”, aseguró José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en su reciente junta anual de accionistas. Por su parte, António Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, urgió la adopción de un plan integral para actualizar y extender las redes de muy alta capacidad fijas y móviles en la cumbre de la CEOE de hace una semana. El presidente de Telefónica está convencido, además, de que soplan nuevos aires en Europa que permitirán una mayor consolidación del sector de telecomunicaciones y aflorar el valor oculto que tienen muchas operadoras europeas, lo que a su vez aseguraría su rentabilidad y el mantenimiento de sus inversiones.

Análisis

Nokia promueve una RAN con mayor número de elementos, más integrados y relativamente abiertos

Nokia está promoviendo el desarrollo de redes de acceso radio (RAN) más flexibles y ajustadas a las necesidades cambiantes de los operadores. La idea es tener entre la antena receptora y la red de transporte un mayor número de sistemas y elementos, que podrían conectarse entre sí de distintas formas porque estarían construidos con componentes más integrados y, a la vez, relativamente estándar y abiertos. De esta forma, los operadores tendrían mayor libertad para configurar las redes RAN de acuerdo a sus necesidades y utilizar, en determinados casos, elementos estándar de otros fabricantes, según la visión recientemente expuesta por Marcus Welcom, director de tecnología de Nokia. Sería un camino intermedio, entre las RAN propietarias que rigen hoy en día y las RAN abiertas que algunos fabricantes alternativos proponen, pero que no se prevé que estén disponibles en un futuro cercano.

Análisis

Ericsson casi duplica su previsión de suscripciones 5G para 2020, gracias a China

A finales de este año habrá un total de 190 millones de suscripciones a redes 5G, sostiene Ericsson en su último informe de movilidad, de los cuales unos 150 millones estarán en China, 20 millones en Corea del Sur y otros 20 millones en el resto del mundo, aproximadamente. Estas cifras casi duplican los 100 millones de suscripciones 5G previstas por Ericsson en su informe de noviembre pasado, debido al brutal crecimiento de China, muy superior al previsto, y al “ligero descenso” en Europa y Estados Unidos respecto a lo calculado por la compañía sueca. Para finales de 2025, la previsión es que hayan 2.800 millones de suscripciones 5G en todo el mundo, más en línea con los 2.600 millones pronosticados por Ericsson el pasado noviembre, porque la hipótesis razonable es que Estados Unidos, Europa y Japón acelerarán los despliegues de las redes 5G y la venta de terminales a partir a 2023.