Publicaciones > Blog > Crece el uso de redes IoT móviles, gracias a NB-IoT y LTE-M
16/05/2019

Crece el uso de redes IoT móviles, gracias a NB-IoT y LTE-M

El uso de redes IoT móviles está creciendo de forma muy considerable en los últimos meses, sobre todo en el área de Asia-Pacífico, gracias al empleo de sensores que funcionan con los estándares NB-IoT y LTE-M sobre redes LTE y al constante lanzamiento de nuevas redes y desarrollo de aplicaciones en todo el mundo. Multitud de servicios y negocios logran importantes beneficios con la utilización de estas redes.


Existen 94 lanzamientos comerciales de redes móviles IoT en 50 mercados, que aumentan mes a mes, gracias al soporte de 98 operadores, 2.100 desarrolladores y 1.300 compañías que impulsan la iniciativa Mobile IoT de la asociación de operadores GSMA. Están comercialmente disponibles más de un centenar de módulos que funcionan con los estándares NB-IoT y LTE-M respaldados por la iniciativa Mobile IoT y funcionan 47 laboratorios IoT en 21 países. “Mobile IoT es ahora realmente global”, recalcó Graham Trickey, responsable del programa IoT de la GSMA, en la octava Mobile IoT Summit celebrada un día antes del MWC de Barcelona.



El 93% de las conexiones móviles de sensores IoT tienen acceso al menos a una red conforme la iniciativa Mobile IoT, que ha contribuido a que se convierta en una solución global en todo el mundo en el último año. La disponibilidad de numerosas aplicaciones en diversos sectores de actividad y el reducido coste de los componentes y del servicio por parte de los operadores también ha provocado que el tráfico automatizado de datos que circula por las redes IoT móviles sea ingente.
 

El reducido consumo de energía de los módulos IoT ha hecho posible que su funcionamiento sea económico, porque una sola pila puede durar una década sin necesidad de recambio. La cantidad ingente de módulos que se está fabricando hace que el coste de cada módulo sea muy bajo, lo que, unido al ahorro que las empresas usuarias consiguen con la implantación de las aplicaciones, dispara su utilización. GSMA calcula que más del 80% del valor de las redes IoT se encuentra más allá de la pura conectividad; por eso los operadores están trabajando con socios para desarrollar nuevas plataformas de datos y servicios que impulsen su adopción.

Huawei vendió 15 millones de chipset NB-IoT el año pasado y espera colocar 100 millones de unidades en 2019, según Veni Shone, presidente de la unidad de negocio de la compañía. Shone calcula que el mercado de sensores NB-IoT será de 1.000 millones de unidades en 2021, que por entonces supondrá tres cuartas partes del mercado total IoT. Este año, el mercado de sensores NB-IoT será de 200 millones de unidades (el 25% del mercado IoT), para llegar a 500 millones el año que viene, la mitad del total. El resto del mercado IoT será cubierto gradualmente por los sensores LTE-M que funcionan con 4G/LTE, porque los sensores IoT que operan con redes 2G y 3G, ahora mayoría, irán desapareciendo, como se observa en el gráfico siguiente elaborado por Huawei.


Los sensores NB-IoT y LTE-M se distinguen básicamente por su velocidad de transmisión. NB-IoT opera a un máximo de un megabit por segundo mientras que LTE-M funciona por encima de esta velocidad. La aplicación típica de NB-IoT es la lectura de contadores, donde la velocidad y ancho de banda no es un parámetro crítico y sí la economía en el despliegue de sensores. El caso típico para LTE-M son los ascensores y las escaleras automáticas, porque hay más problemas de cobertura y la velocidad de transmisión para informar de una incidencia es muy importante.


El sensor NB-IoT que Huawei suministra ahora es el Boudica 150, lanzado el año pasado, que funciona con el Release 14 de LTE. Huawei prevé introducir el año que viene Boudica 200, con más características, tamaño más reducido, mayor seguridad de funcionamiento y que trabajará con el Release 14/15 de 3GPP, previo a la 5G real. Esto hará que los casos de uso NB-IoT aumenten, aunque también progresarán las características de los sensores LTE-M, especialmente en temas de realidad virtual y coches conectados, y con ello el auge global de las redes IoT. Huawei, además, no está solo en este mercado, sino que tiene una fuerte competencia. Sequans y Gemalto, que trabajan juntos desde 2014, acaban de presentar la plataforma Monarch 2, su segunda generación de sensores LTE-M y NB-IoT.

Aparte de la fabricación de nuevos y mejores sensores IoT, la gestión más inteligente de las redes y la utilización de herramientas de inteligencia artificial provocarán que las conexiones IoT estén más automatizadas y más libres de errores, sin prácticamente intervención humana. Las aplicaciones, por su parte, se podrán desarrollar más rápidamente al haber una mayor variedad de plantillas y casos de uso. Precisamente, uno de los problemas actuales es la falta de personal especializado para poner a punto y optimizar el funcionamiento de las redes IoT móviles.

Para la mayoría de operadores, tanto LTE-M como NB-IoT son tecnologías complementarias; depende del tipo de uso lo que hace más interesante la adopción de una u otra. Ronan Le Bras, responsable de estrategia tecnológica de Orange, ve muy interesante LTE-M porque es una tecnología con gran futuro, que abre el camino hacia 5G y que es complementaria con otras tecnologías relevantes. Steve Szabo, responsable a nivel global de Verizon, también opina que LTE-M es un gran paso hacia 5G mientras que Lory Thorpe, responsable de innovación en IoT en Vodafone, aseguró en la Mobile IoT Summit que su compañía ha priorizado NB-IoT, si bien reconoció que ambas tecnologías son complementarias.


Otros artículos de interés

Análisis

El Covid-19 exigirá mayor cooperación y grandes alianzas a nivel mundial

Cuando acabe esta pandemia, “nada volverá a ser igual”. Deberán surgir nuevos líderes que inspiren plena confianza en múltiples campos de actividad, como ya está ocurriendo con determinados médicos y especialistas que han surgido para hacer frente al Covid-19. Los gestores actuales, que se limitan a dar órdenes, muchas veces equivocadas, deberán cambiar de actitud para hacerse cargo de la nueva situación y ganarse el aprecio de sus conciudadanos. La cooperación a nivel mundial deberá reforzarse y crear sólidas alianzas que permitan revertir la fuerte crisis originada con el Covid-19 y convertirla en oportunidad. Son algunas de las reflexiones que se sucedieron en el debate organizado por Mobile World Capital Barcelona, dentro de las Mobile Talks que se seguirán organizando los próximos jueves a la siete de la tarde, ahora mediante streaming. El debate del pasado 26 de marzo giró en torno a la “actitud y liderazgo frente a la incertidumbre”.

Análisis

Las redes responden favorablemente al crecimiento del tráfico debido al Covid-19

Las redes de telecomunicaciones de todo el mundo están respondiendo de modo favorable al crecimiento inusitado del tráfico de Internet y de redes fijas y móviles que está habiendo debido al confinamiento de la población con motivo del Covid-19. El incremento del tráfico de las redes supera el 50% al de días normales en la mayoría de países y muy especialmente en España, de forma además sostenida, y no puntual como en otras ocasiones (como el 31 de diciembre). Una medida efectiva para no colapsar las redes ha sido la disposición de Netflix a reducir la calidad de los vídeos que emite en streaming, de HD a resolución estándar SD, como también han hecho Google y Facebook. Sólo con ello, la demanda de estos servicios se ha reducido el 30% y se han podido atender sin mayores problemas otras necesidades.

Análisis

5G supondrá el 78% de la inversión hasta 2025, aunque la mayoría de conexiones será 4G

Los operadores móviles prevén invertir en infraestructura de sus redes un total de 1,1 billones de dólares durante el periodo 2020-2025 y el 78% de esta inversión se destinará a redes 5G, aunque en 2025 solo representarán el 20% del total de conexiones. La tecnología dominante hasta 2025 será 4G, con una cuota prácticamente estable del 56% del total de conexiones en el próximo quinquenio, según el cálculo realizado por GSMA en su informe Mobile Economy 2020. Los operadores deberán enfrentarse a un periodo de muy débil crecimiento, porque la facturación global prevista pasará de 1,03 billones en 2019 a 1,14 billones de dólares en 2025. Queda atrás la gloriosa década pasada, con el explosivo crecimiento del uso de los smartphones y del despliegue y uso de las redes 4G. Es de prever, no obstante, que la segunda mitad de esta década sea más provechosa para consumidores, empresas y operadores, cuando fructifiquen las inversiones y aplicaciones realizadas en 5G en esta primera mitad de la década.

Análisis

Se puede y debe frenar el consumo de energía de 5G, dice Ericsson

El gasto energético para hacer funcionar las redes móviles a nivel mundial es de unos 25.000 millones de dólares anuales, calcula Ericsson. Se trata de una cifra que, desde el punto de vista financiero y medioambiental, “es uno de los principales retos que afronta la industria de telefonía móvil”, debido al incremento del tráfico previsto para los próximos años y del consiguiente aumento del consumo de energía que habrá si se despliega 5G como hasta ahora se ha hecho con 2G, 3G y 4G. Para Erik Ekudden, responsable de tecnología de Ericsson, es posible multiplicar por cuatro el tráfico de datos sin aumentar el consumo de energía, pero la industria debe realizar un enfoque holístico global y construir la red 5G con gran precisión. La reducción del consumo energético “no sólo es una posibilidad, añade Ekudden, sino que es nuestra responsabilidad”.

Análisis

SoftBank inicia los servicios 5G en zonas de Japón

La compañía japonesa SoftBank ha dado a conocer sus planes para introducir servicios comerciales 5G a partir del próximo 27 de abril en algunas ciudades de Japón. Sus principales rivales en los servicios de telefonía móvil del país, NTT DoCoMo y KDDI, no prevén hacerlo hasta esta primavera y con fecha aún por fijar. Rakuten Mobile, que anunció para el 8 de abril sus primeros servicios 4G en Japón, comunicó que prevé lanzar 5G en junio en algunas partes de su país. Mientras, los tres grandes operadores móviles coreanos han decidido invertir 4 billones de won (3.000 millones de euros) en la primera mitad de este año, el 50% más de lo previsto inicialmente, para expandir la cobertura de los servicios 5G en Corea del Sur. En China, la principal operadora, China Mobile, ha iniciado la segunda fase de la expansión de los servicios 5G con la prevista compra de 232.000 estaciones 5G, a expensas de la evolución del coronavirus.

Análisis

Las operadoras quieren crear una plataforma común, con Edge Computing interoperable y multiacceso

Nueve de las principales operadoras de telecomunicaciones de Europa y la región de Asia-Pacífico han acordado colaborar en el desarrollo de una plataforma de referencia y un marco global común que permita un Edge Computing interoperable y multiacceso. El objetivo de la iniciativa, encuadrada en un grupo de trabajo de la asociación de operadoras GSMA, es que las posibilidades que ofrece Edge Computing estén disponibles de forma amplia y sencilla, así como que “federe a múltiples operadores” de todo el mundo y que soporte las necesidades en las empresas y los desarrolladores de aplicaciones. En paralelo, Telefónica ha alcanzado un acuerdo con KT, China Unicom y Telstra para desarrollar esta Edge Computing interoperable y multiacceso, iniciativa enmarcada también en el proyecto de Plataforma de Operador liderada por la GSMA.