Publicaciones > Blog > La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G
30/01/2020

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.


Todo lo relacionado con las redes 5G está resultando tremendamente complejo y laborioso, en gran parte porque son unas redes de telecomunicaciones susceptibles de conectar todo tipo de dispositivos, entre personas o máquinas, desde un ordenador o un smartphone hasta un humilde sensor o cualquier vehículo conectado a Internet. Por tal motivo, garantizar la seguridad de las redes es una tarea titánica y, en cierta forma, una quimera. Incluso algunos expertos dudan de que se pueda hablar del concepto de “núcleo de red 5G” y que los equipos de Huawei no tengan acceso para tener mayor seguridad, como pretende el Reino Unido, porque todas las redes están interconectadas entre sí.

La Comisión Europea es plenamente consciente de que no se puede hablar de redes 5G totalmente seguras y libres de ataques o espionajes, con o sin equipos de Huawei o de cualquier otro fabricante. Por eso, el recién publicado documento o “caja de herramientas” establece una serie de medidas y compromisos a llevar a cabo por los distintos Estados miembros de la UE para identificar y “mitigar” los riesgos de seguridad que plantea el despliegue de las redes 5G.

El documento no habla de recomendaciones ni tampoco de una legislación de obligado cumplimiento sino de una serie de normas acordadas por todos los Estados miembros de la Unión Europea para hacer frente a los riesgos de seguridad relacionados con las redes 5G a través de una Comunicación de la Comisión Europea publicada ayer 26 de febrero. Dentro de tres meses, el 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados los primeros pasos concretos y medibles realizados para implantar medidas clave. Dos meses después, deberán informar de las medidas clave realizadas y en octubre de este año la CE revisará la Recomendación aprobada el 26 de marzo del año pasado, como indica el gráfico adjunto del documento.



Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la CE, ha declarado que “podemos hacer grandes cosas con 5G”, pero sólo si podemos lograr que “nuestras redes sean seguras”. “Sólo entonces los cambios digitales beneficiarán a todos los ciudadanos”, ha añadido. Thierry Breton, comisario del Mercado Interior, ha manifestado que, con el documento, “estamos equipando a los Estados miembros con las herramientas para construir y proteger una infraestructura europea con los mayores estándares de seguridad para que todos nos podamos beneficiar del potencial que 5G ofrece”.

En un comunicado, la Comisión alerta de que, “pese a que los operadores y fabricantes de equipos son los principales responsables de un despliegue seguro de 5G, los Estados miembros son los responsables de la seguridad nacional y la seguridad de las redes 5G es un tema de estratégica importancia para el Mercado Único y la soberanía tecnológica de la UE”. Es indispensable, añade, una implantación coordinada y cercana de la “caja de herramientas” para asegurar que los negocios y ciudadanos de la UE pueden hacer pleno uso de todos los beneficios de la nueva tecnología de una forma segura.



Los Estados tienen tres meses para informar a la Comisión sobre las medidas adoptadas en materia de seguridad de las redes 5G



La CE estima que la facturación mundial de 5G será de 225.000 millones de euros en 2025. “5G es un activo clave para que Europa compita en el mercado global y su ciberseguridad es crucial para asegurar la autonomía estratégica de la UE”. Al mismo tiempo la CE reconoce que las amenazas a la seguridad de las redes van en aumento y son más sofisticadas. “Como cada vez más servicios críticos dependerán de 5G, asegurar la seguridad de las redes es de una importancia altamente estratégica para la UE en su conjunto”, precisa el comunicado de la Comisión.

El documento reconoce que existen riesgos de seguridad que pueden ser mitigados o contribuir a mitigarse con unas medidas estratégicas y técnicas, y a su vez que permitan y mejoren la efectividad con una serie de medidas de soporte, como sintetiza el gráfico adjunto.



La Comisión no prohíbe instalar en la UE equipos de ningún fabricante y deja a los Estados la responsabilidad de contar con unas redes 5G lo más seguras posible



Para cada una de las áreas de riesgo identificadas, el documento identifica y aporta planes para la mitigación de los riesgos, que consisten en una posible combinación de medidas basadas en su efectividad. En las conclusiones del documento se establecen las medidas clave que deben realizar los Estados miembros, la Comisión Europea junto con los Estados miembros y, además, el mandato del llamado NIS Cooperation Group Work Stream para ampliar el soporte, monitorizar y evaluar la implantación del “toolbox”, como precisa el gráfico inferior.

Con estas pautas de actuación, la Comisión Europea no prohíbe la instalación de equipos de telecomunicaciones de ningún fabricante en la Unión Europea y deja a los Estados miembros la responsabilidad de que establezcan las medidas necesarias para que hayan unas redes 5G lo más seguras posibles. Los suministradores de equipos que se considere que supongan una amenaza serán, sin embargo, excluidos de las partes críticas de las redes 5G de la Unión Europea.



De esta forma, se deja la puerta abierta para que Berlín y otras capitales de la Unión Europea tomen las medidas que estimen oportunas para con los equipos de Huawei o de otros fabricantes para asegurar o mitigar la seguridad de las redes 5G. Thierry Breton, comisario del Mercado Interior, en línea con sus manifestaciones de la semana pasada, ha declarado que no se prohibirá a nadie por su nombre o su nacionalidad, siempre que acepten las medidas para gestionar las amenazas de seguridad. “Y si no las aceptan, no podrán operar; así de sencillo”.

Esta estrategia de seguridad adoptada por la Comisión Europea y aprobada por sus Estados miembros es muy parecida a la que finalmente ha adoptado el Reino Unido, el pasado martes, un día antes de la publicación del documento de la CE, y tres días antes del Brexit. No está claro que ni el Reino Unido ni los países de la Unión Europea consigan tener una red segura. Pero al menos el riesgo está mitigado y, sobre todo, se ha conseguido ceder a la presión ejercida por Estados Unidos y la contraria por parte de China sin tampoco enemistarse frontalmente con ninguno de los dos bloques opuestos.

Estados Unidos se ha tomado muy mal la decisión del Primer ministro británico Boris Johnson y su Secretario de Estado, Michael Pompeo, ha pedido que reconsidere su decisión. De momento, la Administración de Donald Trump no ha amenazado con represalias a Gran Bretaña, pero Pompeo ha hecho saber que su agenda de temas a discutir con su visita estos días a Londres está “llena de asuntos”, incluidos los temas de comercio exterior. Estados Unidos quiere, ahora que el Reino Unido está fuera de la Unión Europea desde este viernes, que los británicos compren, por ejemplo, carne estadounidense tratada con hormonas o cereales modificados genéticamente.


Análisis

Japón sienta las bases del 6G para la década de 2030

Japón ha empezado a definir la estrategia para el desarrollo de la próxima generación de telefonía móvil, la 6G, con el fin de iniciar su comercialización en el año 2030. Japón quiere estar muy involucrado en el proceso de formulación y estandarización internacional y del desarrollo de la tecnología, infraestructura y servicios necesarios para la introducción de 6G, con el fin de “mejorar la competitividad internacional” del país. El desarrollo tecnológico japonés se ha cuestionado con su lenta introducción de 5G, que no tendrá lugar hasta esta primavera y, especialmente, con la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio que empezarán el 24 de julio. Por ello, ha decidido situarse a la cabeza del desarrollo de 6G y rivalizar con China, que también se puso manos a la obra oficialmente el pasado noviembre y antes Finlandia.

Análisis

Crecen las dificultades en EE UU para liberar frecuencias medias para 5G

FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos, se está encontrando con crecientes dificultades para liberar espectro radioeléctrico en el entorno de la banda media de 3,5 GHz, que es crucial para un despliegue rápido y efectivo de servicios 5G en todo el país. La propuesta de fusión de T-Mobile US y Sprint depende ahora de la sentencia que dicte el juez de distrito Victor Marrero, cuyo veredicto es muy incierto, según apuntan los expertos, y de consecuencias impredecibles para 5G si se rechaza. La FCC quiere subastar a finales de este año la llamada banda C, que está ocupada por diversas compañías que no quieren renunciar a sus legítimos derechos sin importantes compensaciones, mientras que su propuesta de subastar el próximo 25 de junio parte del tramo de 3,5 GHz, utilizada por servicios de radio de banda ancha, también presenta obstáculos legales. Para colmo, la intención de la FCC de reasignar más de la mitad de la banda de 5,9 GHz para servicios sin licencia, como Wi-Fi o vehículos autónomos, cuenta con la firme oposición del Ministerio de Transportes estadounidense que ya la utiliza. Donde no ha habido problemas es en la subasta de ondas milimétricas de 37, 39 y 47 GHz, con más de 14.100 licencias, que está a punto de terminar y con una recaudación cercana a los 7.500 millones de dólares.

Análisis

La CE, favorable a que Huawei instale equipos 5G en Europa, con condiciones

Thierry Breton (en la imagen), el reciente comisario europeo del mercado interior, se ha mostrado partidario de que los operadores de la Unión Europea puedan instalar equipos de Huawei en sus redes 5G, siempre que se respeten todas las reglas que la Comisión Europea detallará en unos quince días, según explicó ayer en rueda de prensa y el domingo en Munich. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de que su país retrase la posición oficial sobre el tema hasta pasada la cumbre europea, prevista para el 21 y 22 de marzo, y Francia prevé responder la primera semana de febrero las condiciones que tendrán los operadores que optan a la subasta de las licencias 5G. Mientras, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, no quiere enemistarse con Estados Unidos ni tampoco hipotecar el futuro de su país con una decisión muy drástica contra Huawei. Es previsible, de esta forma, que al final se opte en Europa por no discriminar a ninguna compañía suministradora de equipos 5G, aunque se impondrán condiciones para tener unas redes 5G lo más seguras posible, que podrían ser distintas en cada país. El plazo de cesión de las licencias de instalación también podría modificarse según evolucione la tecnología.

Análisis

El Senado de EEUU impulsa redes 5G abiertas que rivalicen con las de Huawei

Un influyente grupo de senadores demócratas y republicanos de Estados Unidos ha impulsado un proyecto de ley que investigue y desarrolle equipos de red 5G basados en estándares abiertos y que no sean originarios de China. La iniciativa se financiaría con parte de los ingresos procedentes de la subasta estadounidense de licencias de espectro 5G y se pretende que promueva la adopción generalizada de la tecnología 5G con componentes estandarizados, fabricados principalmente en Estados Unidos, y sirva también para desarrollar soluciones de red muy seguras. Se trata, en parte, de una respuesta a la frustración generada por los escasos resultados del veto impuesto por la Administración Trump a los productos de Huawei en suelo americano y a la evidencia de que Estados Unidos no tiene industria de equipos de telecomunicaciones autóctona capaz de hacer frente a China ni una alternativa en un tema que considera estratégico como 5G.

Análisis

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.

Análisis

Los consumidores, cautos frente a la llegada de smartphones 5G

Los consumidores de todo el mundo tienen importantes expectativas respecto al futuro del 5G pero solo una mínima parte, alrededor del 30%, ven la necesidad de adquirir un smartphone 5G y la gran mayoría no está dispuesta a pagar por un smartphone 5G más de un 15% adicional respecto a un modelo comparable 4G, según constatan recientes encuestas. El principal mercado para la venta de smartphones 5G en estos dos próximos años es, con diferencia, China, seguida a cierta distancia de Estados Unidos, mientras que los consumidores europeos no tienen especial interés. Dentro de Europa, curiosamente, los españoles son los más proclives a adquirir un smartphone 5G y los británicos los menos, pese a que el Reino Unido es el país europeo con más redes 5G y mayor competencia entre operadores.