Publicaciones > Blog > China tendrá el 70% de todas las conexiones mundiales 5G a finales de año
09/04/2020

China tendrá el 70% de todas las conexiones mundiales 5G a finales de año

China ha reanudado el despliegue masivo de redes 5G en todo el país, una vez considera que la pandemia del Covid-19 está bajo control. Se calcula que China dispondrá a finales de este año del 70% de todas las conexiones mundiales 5G y que en 2025 contará con casi la mitad del total mundial de conexiones 5G. Esto será posible gracias a un masivo plan de inversiones, del orden de 180.000 millones de dólares entre 2020 y 2025, de las cuales el 90% se destinarán al despliegue de 5G, según los cálculos de GSMA. Los consumidores chinos parecen dispuestos a utilizar masivamente las redes 5G pero son las empresas las que ven mayores ventajas en la nueva tecnología móvil para ser más competitivas, al contrario de lo que está pasando en Europa y Estados Unidos, donde no se ve más allá de una mayor rapidez de conexión. Si Occidente no despierta rápido a lo largo del próximo lustro, la ventaja de China y también de Japón y Corea del Sur en tecnologías de la información será imparable, con gran riesgo de tener también una Internet fragmentada.


China no empezó hasta octubre el despliegue comercial de redes 5G, pero en pocos meses se ha puesto a la cabeza en número de suscripciones y ya cuenta con más usuarios 5G que en el resto del mundo. A finales de febrero, China Mobile, el operador más importante del país, contaba con un total de 15,4 millones de suscripciones 5G, de las cuales 8,66 millones se habían contratado en febrero, un mes donde el país estaba asolado por la pandemia. China Telecom, el segundo operador, alcanzó 10,73 millones de suscripciones 5G mientras que China Unicom, el tercer operador, probablemente logró del orden de nueve millones de suscripciones 5G, aunque no ha facilitado datos pero cuenta con un número de usuarios móviles sólo ligeramente inferior a China Telecom.

A finales de febrero, por tanto, China contaba con cerca de 35 millones de usuarios 5G, una cifra muy superior a la del resto del mundo menos de medio año después de haber iniciado los servicios comerciales. Esta cifra, de todas formas, es reducida respecto al total de usuarios móviles que tiene el país. China Mobile contaba con 942,16 millones de suscripciones móviles a finales de febrero, China Telecom 330,4 millones y China Unicom 310,69 millones. En total, entre los tres operadores nacionales, controlaban 1.583 millones de conexiones al terminar febrero, un poco más de uno por habitante.

Es una cifra muy abultada, pero inferior en casi 19 millones a la de finales de febrero, porque se produjeron muchas cancelaciones de suscripciones 4G en febrero, que no compensaron ni de lejos el alza de suscripciones 5G. Muchas de estas bajas fueron debidas a los chinos desplazados y confinados por el Covid-19, aunque es probable que los operadores cancelaran conexiones que no se usan para aumentar la facturación media por suscriptores, una práctica que hacen todos los operadores del mundo.



De cualquier modo, está previsto que a lo largo de este segundo trimestre y sobre todo en el tercer y cuarto trimestre de este año aumente hasta casi el 10% el número total de conexiones 5G con respecto al total de China, lo que significaría del orden de 160 millones de suscripciones 5G. En paralelo, se prevé que el número de conexiones 4G se mantenga prácticamente estable, con un mínimo ascenso hasta final de 2020. Después, habrá un prolongado descenso de las conexiones 4G hasta 2025, en paralelo al ascenso de las conexiones 5G hasta que en 2026 se alcance la paridad entre las conexiones 4G y 5G, como muestra el gráfico inferior, extraído del informe Mobile Economy 2020 dedicado a China de la GSMA. https://www.gsma.com/mobileeconomy/china/

Como también se ve en el gráfico superior, la proporción de conexiones 4G en 2019 respecto al total es en China superior al 80%, mucho más elevada que en los países desarrollados. Esto es debido a que las conexiones de telefonía móvil eran prácticamente inexistentes en China a principios de la década pasada. Fue en 2014 cuando se produjo en China una masiva inversión en redes 4G, alcanzándose los 98 millones de conexiones, frente a las 800.000 de un año antes y a las nulas del año anterior. A principios de la década pasada, las conexiones 3G y 2G también eran muy escasas en China; de ahí que en 2017 las conexiones 4G llegaran a representar el 70% del total, cuando en los países desarrollados su porcentaje era muy inferior. China pasó prácticamente de la nada a 4G y ahora, dentro de cinco años, casi la mitad de las conexiones serán 4G y la otra mitad 5G, si se cumplen las previsiones de la GSMA, una organización que reúne a la práctica totalidad de operadores de todo el mundo.



En los próximos meses habrá smartphones 5G en China a un precio de entre 450 a 585 euros y para la segunda mitad del año se habla de modelos 5G por debajo de 260 euros.



La elevada población de China, de casi 1.400 millones, hace que las cifras de usuarios de los numerosos operadores europeos móviles sean insignificantes respecto a las de los tres operadores nacionales chinos, pese a que la Unión Europea cuenta con 500 millones de habitantes. Pero lo mismo ocurre con Estados Unidos, que tiene unos 330 millones de habitantes, y Japón, con unos 130 millones. Verizon, el operador estadounidense más grande, tiene 180 millones de suscriptores móviles; NTT DoCoMo, el principal de Japón, 80 millones; Vivo, de Brasil, 75 millones, y Telcel, de México, 77 millones. Unas cifras que parecen elevadas pero reducidas frente a los 942 millones de suscripciones del principal operador chino, China Mobile. Por no hablar de los 30 millones de EE, el principal operador británico, los 35 millones del francés Orange o los 19 millones de accesos móviles de Telefónica en España. Todo ello hace que las previsiones de la economía móvil de China en 2025 sean muy gigantescas respecto al resto del mundo, como se ve en el siguiente gráfico de la GSMA, extraído como el anterior del Mobile Economy 2020 dedicado a China.

El crecimiento tan elevado de conexiones 5G en los próximos años será posible en China gracias las elevadas inversiones que prevén los operadores, así como la introducción de smartphones 5G a precio muy asequible que se producirán en los próximos meses. La semana pasada, Lenovo presentó el TCL Serie 10, un smartphone 5G que prevé vender por 3.500 yuanes, unos 450 euros. El aparato integra el chipset 765G de Qualcomm, que lo fabrica Samsung, y lleva una pantalla de 6,5 pulgadas. No es tan potente como el S20 Ultra de Samsung, que cuesta el triple con el chipset 865 de Qualcomm, ni el One Plus 7 Pro 5G, uno de los smartphones 5G más asequibles actualmente, que sale por 750 euros, pero tampoco tan sencillo como podría colegirse de la diferencia de precio. De hecho, el chipset 765G es la gran baza que tiene Qualcomm para competir con los modelos de Huawei y Mediatek, siempre que haya una pequeña merma de prestaciones respecto al 865 y una drástica bajada de precio.

La consultora Digitimes, de Taiwan, calcula que a lo largo de este segundo trimestre aparecerán muchos smartphones 5G en China que costarán entre 3.500 y 4.500 yuanes (de 450 a 585 euros) y que en la segunda mitad del año estarán muchos modelos por debajo de los 2.000 yuanes (260 euros). De hecho, Xiaomi prevé sacar en breve el modelo K30 5G de su marca Redmi de bajo coste por menos de 2.000 yuanes. Ahora, tanto en Occidente como en China difícilmente se pueden encontrar smartphones por menos de 1.000 euros, un precio a todas luces prohibitivo si se quiere que sea de uso masivo, como quiere China. Samsung acaba de anunciar un par de modelos de su gama A, los A71 5G y A51 5G, que es más económica que la gama Galaxy S, pero no ha relevado su precio ni fecha de introducción.



La buena cobertura es básica para un uso masivo de 5G. En China existen ahora unas 160.000 estaciones base 5G pero solo China Mobile quiere tener 300.000 estaciones a finales de año



El otro aspecto imprescindible para un uso masivo de 5G es tener una buena cobertura a lo largo y ancho de China. En estos momentos, existen unas 160.000 estaciones móviles 5G en 50 grandes ciudades de China, de las cuales China Mobile tiene unas 50.000. Hace unos pocos días, China Mobile anunció que prevé disponer de 300.000 estaciones base 5G a finales de este año, con una inversión total de 180.000 millones de yuanes (23.500 millones de euros), el 8,3% de incremento respecto a 2019. 100.000 millones de yuanes estarán destinados únicamente a infraestructura 5G.

El grueso de la segunda fase del concurso de suministro de estaciones móviles de China Mobile, 200.000 unidades, lo acaban de ganar Huawei y ZTE, los dos principales fabricantes chinos. Huawei se ha quedado con el 57,2% del total y ZTE con el 28,7%. Ericsson, el único suministrador occidental, ha logrado el 11,5%, mientras que un pequeño fabricante chino ha conseguido el restante 2,6%. Nokia se ha quedado fuera del contrato, cuando obtuvo una parte de la primera fase, debido a que consideró que las condiciones financieras eran muy exigentes y que la “consecución de cuota de mercado en China presentaba significativos retos de rentabilidad y la región tenía unas dinámicas de mercado únicas”. El máximo responsable de Nokia en China, Markus Borchert, ha escrito una carta abierta disculpándose por no haber acudido al concurso.



Los otros dos operadores, China Unicom y China Telecom, prevén tener a finales de este año 250.000 estaciones base, la mayoría de ellas compartidas. En conjunto, pues, China tendrá, si los planes se cumplen, un total de 550.000 estaciones base. Para 2025, se estima que dispondrán de 6,5 millones de estaciones base 5G, según se puede ver en el gráfico siguiente, extraído de la revista Beijing Review. Sólo en 5G, China Telecom invertirá este año 100.000 millones de yuan, como se ha dicho; China Unicom 35.000 millones, China Telecom 45.300 millones y China Tower 17.000 millones de yuan. La inversión total, según Beijing Review, será este año de 197.300 millones de yuan y 1,2 billones de yuan acumulados hasta 2025, sólo en 5G.

Sea como fuere, lo que está claro es que el mercado 5G chino será gigantesco en los próximos meses y años, aunque también tremendamente competitivo, tanto en cuanto estaciones base como en terminales, así como las necesarias redes troncales, las redes virtualizadas y los centros de datos alojados en la nube y en el Edge. Una infraestructura que, además, China quiere que sea rápidamente 5G Stand Alone (5G SA), cuya especificación definitiva debería aprobarse en junio, porque cada vez está más claro que la 5G Non Stand Alone (5G NSA) tiene muy poco recorrido e interés para las empresas. Todo ello en unos momentos en que Europa y Estados Unidos están lógicamente muy preocupados por el Covid-19 y la parálisis que está provocando en su economía. Los próximos años serán así cruciales.


Análisis

Varios operadores se preparan para ofrecer servicios SA 5G a partir de otoño

Distintos operadores están trabajando con sus proveedores de equipos de telecomunicaciones para ultimar las pruebas piloto y ofrecer servicios comerciales 5G Stand Alone (SA 5G) antes de fin de año. En estos momentos, todos los servicios 5G funcionan con el modo Non Stand Alone (NSA 5G NR); es decir, las redes de enlace funcionan con 5G pero las redes de transporte y troncales trabajan con sistemas de señalización 4G LTE, con lo que sólo se puede aprovechar una mínima parte de las ventajas de 5G. A partir del año que viene, conforme se desplieguen redes totalmente SA 5G en más sitios, serán posibles servicios tan prometedores como la baja latencia real (inferior al milisegundo), los servicios personalizados (network slicing), la computación en el borde (Edge Computing), las fábricas inteligentes y la integración plena de las tecnologías de la información y las redes de telecomunicaciones a través de los servicios alojados en la nube, entre otros.

Análisis

Presentada España Digital 2025, una agenda para impulsar la transformación digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el pasado jueves la Agenda Digital actualizada, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, en los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital de España, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea. Gracias a la colaboración público-privada y con la participación de más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales, España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de una serie de reformas estructurales, que prevén movilizar en torno a 20.000 millones de euros de inversión pública y unos 50.000 millones de inversión privada. Uno de los puntos destacados de España Digital 2025 es reforzar la capacidad española en ciberseguridad, con la previsión de tener 20.000 especialistas en 2025. Precisamente, al día siguiente, la Comisión Europea presentó la versión actualizada del informe sobre Ciberseguridad 5G del pasado enero, en el que no se hace ninguna mención a China ni a Huawei, aunque 14 Estados miembros evalúan que “su nivel de exposición a suministradores de alto riesgo potencial es medio o elevado”, otros tres que es bajo y los ocho restantes no proporcionan ninguna información al respecto. Una conclusión clara es que hay que reforzar los mecanismos de protección para asegurar que no hay fugas de información en la cadena de valor 5G y en vistas a la importante reunión plenaria de octubre de 2020.

Análisis

Nokia y Samsung anuncian redes de enlace más abiertas, lo que daría mayor flexibilidad a los operadores

Nokia y Samsung han anunciado, con pocos días de diferencia, la próxima disponibilidad de redes de enlace (RAN) virtualizadas y basadas en la nube, con interfaces abiertos pero equipos propietarios. Esto permitiría, si todo funciona como prevén estas compañías, que los operadores tengan mayor flexibilidad y más fabricantes y soluciones alternativas a la hora de construir sus infraestructuras de red, aunque con limitaciones. Por su parte, los principales operadores, como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone y Orange, están realizando diversas pruebas piloto de redes de enlace abiertas basadas en Open RAN y fabricadas por compañías mayoritariamente estadounidenses, como Alliostar, Parallel Wireless o Mavenir, con resultados esperanzadores a medio plazo. La cuestión que se plantea es qué se entiende por “sistemas abiertos”, porque al final cualquier red de enlace debe cumplir con las especificaciones comunes 4G y 5G aprobadas por 3GPP, la mayor parte de las cuales están protegidas por patentes, que principalmente son de Huawei, Ericsson o Nokia.

Análisis

Las miniantenas se podrán instalar sin autorización previa en la UE, para facilitar la cobertura 5G en interiores

La Comisión Europea ha aprobado un reglamento que permite instalar miniantenas (small cells) en espacios interiores sin necesidad de autorización previa; bastará con que se informe a la autoridad correspondiente y que su volumen no exceda de los 30 litros en el caso de que sea visible y cumpla con los estrictos límites de radiación electromagnética establecidos en la UE. Con ello, Bruselas confía en promover la cobertura 5G en espacios interiores en los próximos años, a base de que se instalen repetidores de la señal, porque es consciente de que los usuarios utilizan el teléfono móvil mayoritariamente en espacios interiores, sean oficinas, centros comerciales o estaciones de metro o ferrocarril, y la señal 5G queda muy debilitada, cuando no nula, en el interior de edificios, aunque haya plena cobertura en el exterior.

Análisis

La decisión británica de prohibir los equipos de Huawei reabre el debate de las redes 5G seguras

El Gobierno británico ha prohibido a los operadores de su país que compren a Huawei cualquier tipo de equipo 5G a partir del próximo 1 de enero y que a finales de 2027 no quede en sus redes de telecomunicaciones ningún rastro de sus productos. De momento, los equipos de Huawei 4G y 3G instalados podrán continuar funcionando y ser mantenidos, pero queda en el aire lo que vaya a suceder con la infraestructura de fibra óptica del país, en gran parte instalada por Huawei, porque el Gobierno lo está “reevaluando”. De momento, Oliver Dowden, Secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte, reconoció ante el Parlamento británico que se espera que la decisión suponga “un retraso de entre dos y tres años en el despliegue de 5G” y que la factura total del reemplazo supere los 2.000 millones de libras. Dowden puso especial énfasis en desvincular la decisión de cualquier política interna realizada por China y aseguró que la seguridad de la red británica había sido reconsiderada por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) en base al “severo impacto de las posibilidades de Huawei de suministrar equipos al Reino Unido”, en referencia a la prohibición estadounidense de que se venda cualquier chip a Huawei fabricado con equipos y patentes de compañías de Estados Unidos. El cambio de posición respecto a lo aprobado en enero por el Gobierno británico ha sido ampliamente interpretado como un intento de complacer a Estados Unidos, que quería incluso una prohibición total mucho antes de finales de 2027. Queda por ver cuál será la alternativa para tener la infraestructura totalmente fiable y segura que quiere el Gobierno.

Análisis

España, muy bien situada para aprovechar las capacidades de 5G

España es el país europeo que más fibra óptica ha desplegado en su territorio, con lo que está muy bien situada para aprovechar las capacidades que ofrecerá 5G en los próximos años, como argumentó Roberto Sánchez, Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en la presentación online del último informe del Observatorio Nacional 5G, sobre estandarización y despliegue de 5G, que tuvo lugar el viernes pasado. “Tenemos una de las mejores redes de telecomunicaciones del mundo y estamos en un gran momento para aprovechar esta capacidad y la gran oportunidad que 5G ofrecerá a España en los próximos años”, aseguró Roberto Sánchez. Por su parte, Federico Ruíz, responsable del Observatorio Nacional 5G (ON5G), destacó “la enorme oportunidad económica que permite 5G, una tecnología que ya está aquí”. También recalcó que importa la cobertura, pero no se debe olvidar al humilde teléfono y las grandes posibilidades que ofrece, acrecentadas con la continua evolución tecnológica. El último informe de ON5G está ya disponible en su webhttps://on5g.es/wp-content/uploads/2020/06/ON5G_Informe-de-estandarizaci%C3%B3n-y-despliegue-de-5G-1.pdf.
También en https://on5g.es/informes/ y https://on5g.es/informes/regulacion/