Publicaciones > Blog > China adjudica cuatro licencias 5G a operadores nacionales antes de lo previsto
11/06/2019

China adjudica cuatro licencias 5G a operadores nacionales antes de lo previsto

China adjudicó oficialmente el pasado jueves licencias 5G a los tres principales operadores nacionales de la actualidad, China Mobile, China Unicom y China Telecom, y una cuarta a la cadena de televisión China Broadcasting Network, controlada por el Gobierno. La concesión, aunque era esperada, se ha adelantado varios meses, lo que se ha interpretado como una forma de mostrar las ambiciones de China en la nueva generación de telefonía móvil y no ceder ante las presiones de la Administración estadounidense.


Miao Wei, titular del Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información (MIIT), invitó a las compañías extranjeras a participar activamente en la construcción del mercado 5G chino y de compartir los beneficios que generará este mercado. Estaba previsto, aunque no comunicado oficialmente, que las licencias se concedieran alrededor del mes de octubre y se empezaran a construir las redes definitivas en el cuarto trimestre, para iniciar los servicios comerciales 5G a mediados de 2020.

Al adelantarse en medio año respecto al calendario oficioso las adjudicaciones definitivas, se estima que habrán servicios comerciales 5G en extensas áreas del país antes de que acabe 2019. Los tres grandes operadores nacionales de telefonía móvil en China ya han realizado numerosas pruebas 5G a lo largo de este año en 13 ciudades, utilizando la banda media del espectro radioeléctrico, aprobada por el Gobierno a finales de 2018. China Mobile ha probado 5G en las bandas de 2,6 y 4,9 GHz en una gran variedad de escenarios en estos últimos meses.



Servicios comerciales 5G a final de septiembre

Las inversiones previstas para desplegar 5G este año rondan los 5.000 millones de dólares. China Mobile ha asegurado que invertirá 2.500 millones de dólares en 2019 y que espera tener instaladas 50.000 estaciones base 5G antes de que acabe el año. China Telecom planea invertir 1.300 millones y China Unicom 1.200 millones, con la instalación, según fuentes locales, de unas 20.000 estaciones base 5G cada uno de ellos. China Mobile ha asegurado que a finales de septiembre habrán servicios comerciales 5G en más de 40 ciudades del país.

China Mobile, el principal operador del país con cerca del 60% de los aproximadamente 930 millones de usuarios móviles chinos actuales, ha instalado 540.000 estaciones base 4G este año, sobre un total de 2,4 millones de estaciones que tiene en China. China Telecom y China Unicom controlan cada uno el 20% del mercado restante. Según una previsión de China Securities, los operadores chinos invertirán un total de 178.000 millones de dólares en 5G entre 2020 y 2025 y desplegarán el doble de estaciones base que se han hecho con 4G. La Academia de Ciencias china cifra la inversión entre 134.000 y 223.000 millones de dólares.





Huawei aspira a suministrar, al menos, la mitad de los equipos necesarios 5G este año y los siguientes; es decir, mantener o aumentar la cuota actual. Un portavoz de la compañía se mostró “totalmente confiado” en que podrá hacer frente a toda la demanda doméstica de equipos de telefonía 5G. El otro gran fabricante nacional de equipos de telecomunicaciones, ZTE, ya estuvo sancionado por Estados Unidos hace un año y tuvo que aceptar fuertes obligaciones para verse parcialmente liberado, pero aspira a un importante trozo de la tarta 5G.

Dudas sobre la cadena de suministro de chips

En un comunicado, la firma de inversiones Jefferies Equity asegura que le será muy difícil para China desplegar una red 5G a gran escala si se exacerban las tensiones en la cadena de suministro de semiconductores. La decisión de adelantar la adjudicación de las licencias “no resuelve ni alivia el riesgo” de que Huawei no pueda cumplir los compromisos de suministro, añade Jefferies. Todo dependerá, según la mayoría de analistas, de cómo concluyan las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, aunque la escalada de la tensión en las últimas semanas y la adjudicación de las licencias, precisamente en estos momentos, no augura nada bueno.



China será el principal mercado mundial 5G en 2025 con 460 millones de usuarios, según prevé GSMA



El mercado 5G chino es una gran oportunidad para todos los fabricantes de equipos de telecomunicaciones de desarrollar e instalar extensamente la telefonía 5G. Una previsión de la GSMA indica que China será el principal mercado mundial 5G en 2025 con 460 millones de usuarios, con lo que es clave para los fabricantes de equipos, y especialmente para Ericsson y Nokia, tener una cuota significativa en este mercado, porque será la punta de lanza para el despliegue masivo.



La consultora Dell’Oro prevé que el mercado mundial de equipos de telecomunicaciones crezca del orden del 2% anual, en los próximos años, hasta alcanzar los 160.000 millones de dólares en 2023. Los principales beneficiados de este total serán Huawei, Ericsson y Nokia, pero otros muchos aspiran a tener una cuota importante, en particular Samsung y ZTE. Firmas estadounidenses como Qualcomm e Intel ya han participado en la realización de pruebas piloto en China y han sido invitadas a desarrollar el mercado 5G chino.

China Broadcasting entra en el tablero 5G

Al contrario de lo que sucede en Europa y Estados Unidos, donde el despliegue 5G se hace en zonas limitadas con elevada población, en China se quiere que 5G se extienda a todo el territorio desde el principio, incluidas muchas zonas rurales. Y para favorecer este rápido despliegue, se ha concedido una cuarta licencia al operador de cable y televisión China Broadcasting, controlado por el Gobierno y que cuenta con un amplio presupuesto.

China Broadcasting fue formada hace cinco años como resultado de la unión de varios operadores provinciales y cuenta con la licencia de un valioso espectro de 700 MHz, desde el que sirve a más de 250 millones de usuarios de televisión y banda ancha por cable, aunque no presta servicios de telefonía móvil. El capital de la compañía era al principio reducido, 650 millones de dólares, pero en 2017 formó una alianza de 1.400 millones de dólares con el grupo financiero Citic y desde el Gobierno se han promovido acuerdos con socios estratégicos para que pueda prestar servicios móviles, como se hizo con China Unicom hace dos años.

Ahora, la concesión de la licencia 5G a China Broadcasting confirma el interés de las autoridades chinas en que la compañía se convierta en un suministrador de servicios 5G viable y que aumente la competencia entre los tres operadores nacionales para dar servicios nóviles a las zonas del país que son económicamente menos interesantes y más difícil de lograr la rentabilidad.


Otros artículos de interés

Análisis

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.

Análisis

Japón sienta las bases del 6G para la década de 2030

Japón ha empezado a definir la estrategia para el desarrollo de la próxima generación de telefonía móvil, la 6G, con el fin de iniciar su comercialización en el año 2030. Japón quiere estar muy involucrado en el proceso de formulación y estandarización internacional y del desarrollo de la tecnología, infraestructura y servicios necesarios para la introducción de 6G, con el fin de “mejorar la competitividad internacional” del país. El desarrollo tecnológico japonés se ha cuestionado con su lenta introducción de 5G, que no tendrá lugar hasta esta primavera y, especialmente, con la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio que empezarán el 24 de julio. Por ello, ha decidido situarse a la cabeza del desarrollo de 6G y rivalizar con China, que también se puso manos a la obra oficialmente el pasado noviembre y antes Finlandia.

Análisis

Crecen las dificultades en EE UU para liberar frecuencias medias para 5G

FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos, se está encontrando con crecientes dificultades para liberar espectro radioeléctrico en el entorno de la banda media de 3,5 GHz, que es crucial para un despliegue rápido y efectivo de servicios 5G en todo el país. La propuesta de fusión de T-Mobile US y Sprint depende ahora de la sentencia que dicte el juez de distrito Victor Marrero, cuyo veredicto es muy incierto, según apuntan los expertos, y de consecuencias impredecibles para 5G si se rechaza. La FCC quiere subastar a finales de este año la llamada banda C, que está ocupada por diversas compañías que no quieren renunciar a sus legítimos derechos sin importantes compensaciones, mientras que su propuesta de subastar el próximo 25 de junio parte del tramo de 3,5 GHz, utilizada por servicios de radio de banda ancha, también presenta obstáculos legales. Para colmo, la intención de la FCC de reasignar más de la mitad de la banda de 5,9 GHz para servicios sin licencia, como Wi-Fi o vehículos autónomos, cuenta con la firme oposición del Ministerio de Transportes estadounidense que ya la utiliza. Donde no ha habido problemas es en la subasta de ondas milimétricas de 37, 39 y 47 GHz, con más de 14.100 licencias, que está a punto de terminar y con una recaudación cercana a los 7.500 millones de dólares.

Análisis

La CE, favorable a que Huawei instale equipos 5G en Europa, con condiciones

Thierry Breton (en la imagen), el reciente comisario europeo del mercado interior, se ha mostrado partidario de que los operadores de la Unión Europea puedan instalar equipos de Huawei en sus redes 5G, siempre que se respeten todas las reglas que la Comisión Europea detallará en unos quince días, según explicó ayer en rueda de prensa y el domingo en Munich. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de que su país retrase la posición oficial sobre el tema hasta pasada la cumbre europea, prevista para el 21 y 22 de marzo, y Francia prevé responder la primera semana de febrero las condiciones que tendrán los operadores que optan a la subasta de las licencias 5G. Mientras, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, no quiere enemistarse con Estados Unidos ni tampoco hipotecar el futuro de su país con una decisión muy drástica contra Huawei. Es previsible, de esta forma, que al final se opte en Europa por no discriminar a ninguna compañía suministradora de equipos 5G, aunque se impondrán condiciones para tener unas redes 5G lo más seguras posible, que podrían ser distintas en cada país. El plazo de cesión de las licencias de instalación también podría modificarse según evolucione la tecnología.

Análisis

El Senado de EEUU impulsa redes 5G abiertas que rivalicen con las de Huawei

Un influyente grupo de senadores demócratas y republicanos de Estados Unidos ha impulsado un proyecto de ley que investigue y desarrolle equipos de red 5G basados en estándares abiertos y que no sean originarios de China. La iniciativa se financiaría con parte de los ingresos procedentes de la subasta estadounidense de licencias de espectro 5G y se pretende que promueva la adopción generalizada de la tecnología 5G con componentes estandarizados, fabricados principalmente en Estados Unidos, y sirva también para desarrollar soluciones de red muy seguras. Se trata, en parte, de una respuesta a la frustración generada por los escasos resultados del veto impuesto por la Administración Trump a los productos de Huawei en suelo americano y a la evidencia de que Estados Unidos no tiene industria de equipos de telecomunicaciones autóctona capaz de hacer frente a China ni una alternativa en un tema que considera estratégico como 5G.

Análisis

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.