Los operadores tienden a compartir sus torres de móvil y hacerlas más autónomas