Publicaciones > Casos de éxito > Coche conectado 5G
Automoción
26/03/2019

Coche conectado 5G

El proyecto piloto del coche conectado pertenece al sector de la automoción. El 5G permitirá, en este sector, el desarrollo de una conducción totalmente autónoma, así como una gestión centralizada del tráfico gracias a la conectividad entre vehículos, infraestructuras y redes.

Sector
El proyecto piloto del coche conectado pertenece al sector de la automoción. El 5G permitirá, en este sector, el desarrollo de una conducción totalmente autónoma, así como una gestión centralizada del tráfico gracias a la conectividad entre vehículos, infraestructuras y redes.

Caso de uso
Avisos de conducción para mejorar la seguridad vial.

Descripción del proyecto

El proyecto piloto 5G Connected Car, desarrollado por SEAT, Telefónica, Ficosa, ETRA, Qualcomm y 5G Barcelona, combina los beneficios de la tecnología 5G como la baja latencia y el edge computing en 2 campos: seguridad vial e información y entretenimiento.

El automóvil 5G conectado permite alertar al conductor de peligros fuera de su campo de percepción en 3 casos de uso:

- Detección de peatones: el automóvil conectado recibe una alerta de un semáforo inteligente cuando un peatón se encuentra en un cruce peatonal.

- Detección de bicicletas: a través de un sistema de balizas establecido en el área, el automóvil conectado detecta una bicicleta equipada con una unidad de conectividad.

- Detección de obstáculos: a través de la comunicación de automóvil a automóvil, un automóvil que bloquea el camino notifica al automóvil conectado 5G su situación y advierte al conductor sobre el obstáculo de la carretera.

Este piloto es el primer paso hacia una conducción totalmente cooperativa y autónoma. Además, el proyecto piloto también abordará la información y el entretenimiento al permitir la transmisión en tiempo real de contenido 4K en el automóvil.


Descripción de la tecnología
Las características de la tecnología 5G como la baja latencia y el edge computing (tecnología que simplifica el tráfico de los dispositivos IoT y permite el análisis de datos locales en tiempo real) son las que permitirán la comunicación entre el automóvil, la infraestructura y el resto de vehículos en circulación.

La nueva tecnología C-V2X se basa en la red móvil para ofrecer un nuevo tipo de comunicaciones que permitan aumentar la seguridad de conducción y mejorar la gestión del tráfico. La baja latencia, proporcionada por el despliegue de servidores MEC (una funcionalidad 5G), hace posible a la vez implementar nuevos casos de conducción asistida. Por otro lado, proporciona a los conductores un sexto sentido, que les permite tomar decisiones antes y disponer de más espacio de maniobra. De este modo se consigue ampliar el horizonte de visión para una mejor detección de peatones u obstáculos, un aspecto especialmente relevante en giros o intersecciones con baja visibilidad. Por otro lado, permite al conductor tener conocimiento de lo que ocurre y ocurrirá en su entorno, como por ejemplo si hay alguna área con pavimento resbaladizo.

En cuanto al ámbito del entretenimiento, el proyecto piloto utiliza el potencial de la red y de los servidores MEC para ofrecer contenidos audiovisuales en tiempo real mientras el coche circula. Para ello, el automóvil dispone de dos tablets, cada una con una aplicación con acceso a vídeos 4K que se emiten en streaming desde los servidores MEC.

Principal solución/avance que ofrece la tecnología
Una red móvil 5G mejora la comunicación entre el automóvil, la infraestructura vial y otros vehículos al enviar alertas al automóvil conectado, en caso de peligro, obstáculos o condiciones cambiantes.

Otros casos de éxito