Publicaciones > Blog > El auge de 5G dependerá de su uso en las empresas, no de los consumidores
31/12/2019

El auge de 5G dependerá de su uso en las empresas, no de los consumidores

5G será la primera generación de telefonía móvil que tendrá mayor impacto en las empresas que en los consumidores, según constata un informe de GSMA Intelligence sobre la evolución de 5G en los próximos diez años. Uno de los problemas para el despegue de las redes y dispositivos 5G es que la facturación total de la telefonía móvil tendrá un crecimiento reducido en los próximos cinco años, en torno al 1% en términos reales. Será después de 2025 cuando aumentará a mayor ritmo, gracias al uso intensivo de 5G por parte de las empresas, que se convertirán en la locomotora y la aplicación clave de la nueva generación de telefonía móvil.


El principal competidor de las redes 5G serán las actuales redes 4G, no las conexiones de banda ancha fijas. En el último lustro, las redes 4G han tenido un crecimiento espectacular, gracias entre otros factores al éxito de los smartphones y el uso de Internet y del vídeo en los mismos, pasando del 15% de las conexiones totales en 2015 al 55% en 2019. En los próximos dos años, 4G seguirá creciendo hasta el 60% y se mantendrá en este porcentaje hasta mediados de la década que viene, cuando empezará a bajar ligeramente.

El aumento de 4G se ha correspondido con la bajada en paralelo de 2G, que ha pasado de superar el 50% de las conexiones móviles en 2015 al 20% en 2019 y será casi testimonial en 2025. Las conexiones 3G también han caído en los últimos cinco años, pero mucho menos: del 33% al 27% aproximadamente. Seguirán bajando gradualmente en el próximo lustro, hasta quedar en el 18% en 2025, la misma cuota que tendrá por entonces 5G, según las previsiones de GSMA Intelligence.



El ascenso de 5G será, por tanto, muy elevado en los próximos cinco años, con su inicio el pasado abril y que empezará a ser apreciable a partir de 2023, cuando supere el 10% de todas las conexiones móviles. El auge de 5G no dependerá, por tanto, de la bondad de esta tecnología y de los progresos que tengan lugar en los próximos años en cuanto a mayor velocidad o disponibilidad de la nueva tecnología móvil sino que se topará con la permanencia de 4G.

Durante la próxima década, 4G será el amo y señor de la tecnología móvil, básicamente porque la mayoría de los consumidores, que es hacia donde se quiere enfocar 5G en el próximo lustro, consideran que 4G ya cubre muy bien sus expectativas en cuanto a velocidad de transmisión, y sobre todo, de cobertura y precio de los smartphones 4G.

5G cubrirá las necesidades de los consumidores con mayor poder adquisitivo y que quieran estar a la última, pero la mayoría de mortales tendrá suficiente con 4G. Para crecer con decisión, 5G deberá enfocarse hacia las empresas y crear aplicaciones verticales que les permitan ser más competitivas, lo que ocurrirá como pronto a partir de 2023 y de forma ya más decidida después de 2025. En el gráfico siguiente del informe de GSMA Intelligence Global Mobile Trends 2020 se aprecia claramente la evolución. 



4G será la tecnología dominante durante el próximo lustro, con una penetración prácticamente estable del 60% mientras que 5G irá creciendo hasta situarse en el 18%, a expensas de 2G



La propia GSMA Intelligence, una asociación que reúne a la gran mayoría de operadores de todo el mundo, considera que cinco economías mundiales supondrán más del 70% de todas las conexiones mundiales 5G en 2025. Estas cinco economías son Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, China y Europa, y su aportación a 5G será muy desigual, como lo es el tamaño de sus poblaciones y de sus economías respectivas.

China será el principal mercado 5G en 2025, con unos 600.000 usuarios previstos, mientras que Corea del Sur, Japón y Estados Unidos serán los países que crezcan más deprisa en usuarios 5G. Europa en su conjunto estará por detrás de los cuatro países mencionados, con una cuota algo inferior. Los otros países de Asia Pacífico, Oriente Medio, Rusia y Latinoamérica estarán bastante por debajo de Europa, con una cuota media de usuarios en torno al 10%.

En total, GSMA Intelligence calcula que en 2025 habrá 1.570 millones de conexiones móviles. La penetración será muy elevada en Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, del 66%, 50% y 49% respectivamente, como indica el gráfico inferior, pero con un número de conexiones muy dispar, al ser muy distinta su población. En Estados Unidos habrá 188 millones de usuarios 5G, seguido de Japón con 98 millones y Corea del Sur con 41 millones.



Europa contará con 209 millones de suscripciones 5G en 2025, con una penetración del 30%, mientras que China tendrá 600 millones de suscripciones 5G, el triple que en Europa o Estados Unidos, y su penetración será del 36%



Europa superará a Estados Unidos en número de conexiones, con 209 millones, y China, con sus 600 millones de conexiones móviles 5G, tendrá más en 2025 que la suma de Estados Unidos, Europa, Japón y Corea del Sur. La cuota de China, no obstante, será más reducida que la de Estados Unidos y Japón, ambas del 36%, y la de Europa aún más baja, el 30%. Evidentemente, si se considerara Europa Occidental en vez de toda Europa la cuota sería muy superior, pero pasaría lo mismo si se contara la franja marítima de China o las costas este y oeste de Estados Unidos. El gráfico anterior y el siguiente, ambos del mismo informe, lo ilustran de distinta manera.

Un problema con el que se enfrenta la industria de telecomunicaciones móviles es que el crecimiento de la facturación será reducido. En 2016, la facturación de la industria móvil fue de 1,008 billones de dólares, para pasar en 2019 a los 1,062 billones y en 2025 1,152 billones, lo que supone un crecimiento medio anual del 1,43% en diez años y cercano al 1% en términos reales. La situación es especialmente preocupante en Europa, porque del 2013 a 2019 ha habido una caída anual del 2,8% de la facturación móvil y para los próximos cinco años se espera que sea ligeramente positivo, del 0,3% anual. En Estados Unidos, en cambio, el crecimiento ha sido mayor y más estable: del 2,3% anual entre 2013 y 2019 y del 2% previsto entre 2019 y 2025. En China ha sido casi plano: del 0,8% anual entre 2013 y 2019 y del 1% hasta 2025.



Los operadores tienen previsto hacer una inversión anual en infraestructura móvil (capex) del 18% respecto a la facturación (sin contar los costes de las licencias). Como la facturación no aumentará mucho, las inversiones en 4G y 5G tampoco crecerán; cada vez se invertirá más en 5G y menos en 5G. En el periodo entre 2018 y 2012 se prevé invertir en 5G un total de 300.000 millones de dólares y 700.000 millones entre 2022 y 2025. En total, un billón de dólares en 5G y medio billón en 4G entre 2018 y 2025.

El aumento de las suscripciones 5G en los próximos cinco años se ve complicado, porque no serán nuevas suscripciones móviles sino consumidores que pasarán de 4G a 5G. En 2019 se han alcanzado los 5.000 millones de usuarios con una cuenta móvil activa, alrededor de dos tercios de la población mundial. Entre 2020 y 2025 se prevé un crecimiento de las cuentas móviles activas de 220 millones, el 70% de la población mundial para entonces, cuando entre 2010 y 2015 crecieron en 850 millones y entre 2015 y 2020 unos 420 millones. Todos los mercados están saturados, incluso las ciudades africanas.

La solución pasa por encontrar nuevas aplicaciones móviles que sean capaces de generar más facturación por unos servicios con mayor valor añadido, mayor transmisión de datos y menor coste por transmisión, que permitan a su vez mayores inversiones y que la rueda siga girando. Como se ve difícil conseguir aplicaciones 5G que convenzan a gran número de consumidores, el foco deberán ser las aplicaciones empresariales, especialmente industriales y comunicaciones entre máquinas y sensores IoT.


Análisis

La desaceleración económica y el coronavirus amenazan el ecosistema 5G

La desaceleración económica que sufren varios países desde el pasado trimestre, como Japón, unida a la incertidumbre global causada por el coronavirus, que nadie se atreve a pronosticar cuándo remitirá, está afectando toda la cadena productiva mundial y numerosos despliegues tecnológicos que debían ver la luz este año, bajo el paraguas 5G. El conflicto entre Huawei y la Administración estadounidense, con Europa en el centro, también está repercutiendo de manera grave el despegue de 5G e incluso el mercado mundial de semiconductores. Para rematar la faena, algunos cantones y municipios de Suiza han decidido suspender el despliegue de 5G en sus territorios por falta de datos suficientes del impacto que causan las señales radioeléctricas 5G sobre la salud de los ciudadanos y muchas ciudades de Estados Unidos ponen pegas a una ubicua instalación de antenas, necesaria para las redes de microondas.

Análisis

La telefonía móvil de EE UU abre una nueva era al aprobarse la fusión de T-Mobile US y Sprint

La luz verde incondicional dada por el juez federal Victor Marrero a la fusión entre los operadores T-Mobile US y Sprint, tras dos largos años de negociaciones y litigios al más alto nivel, ha inaugurado una nueva era de las telecomunicaciones móviles de Estados Unidos. El país contará ahora con tres grandes operadores nacionales de tamaño similar (ATT, Verizon y la unión de T-Mobile US y Sprint) más un cuarto pequeño de nueva creación, Dish, cuando ahora había dos grandes (Verizon y ATT) y dos más pequeños (T-Mobile US y Sprint). La New T-Mobile creará una red 5G a precio competitivo en todo Estados Unidos, según exigen los términos acordados por la FCC y la oficina antitrust para dar su aprobación, que ahora ha sido ratificada por un juez federal y no se prevé que sea recurrida. Se podrá desplegar una potente red 5G porque las dos compañías poseen, con la unión, una cartera combinada de preciadas frecuencias en las bandas medias y baja.

Análisis

La tecnología de espectro compartido se complica más de lo previsto

La tecnología de espectro compartido dinámicamente (DSS) está considerada como un desarrollo clave para hacer avanzar rápidamente la cobertura de 5G en lugares de relativa poca demanda con una inversión reducida, porque aprovecha de forma puntual y variable el espectro de redes 4G no utilizado en beneficio de 5G. El problema con que se enfrenta la tecnología DSS es que su optimización no estará disponible al menos hasta final de año, porque existen muchos aspectos que hay que solucionar en la práctica. Pruebas de laboratorio recientes revelan, además, que su implantación absorbe una capacidad excesiva de recursos compartidos de las bandas de radio, con lo que las ventajas de DSS son menores de las previstas en un principio.

Análisis

Vodafone retirará los equipos de Huawei del núcleo de su red móvil europea

Nick Read, máximo responsable ejecutivo del grupo Vodafone, aseguró ayer que su compañía retirará todos los equipos de Huawei del núcleo de su red móvil europea a lo largo de los próximos cinco años y que su coste ascenderá a 200 millones de euros. Vodafone tiene instalados muy pocos equipos de Huawei en el núcleo de su red móvil británica y desde hace un año había suspendido las compras a Huawei hasta que se clarificase la situación, por lo que cumplir con los requerimientos del Gobierno del Reino Unido aprobados la semana pasada le supondrá muy poco esfuerzo. Para BT, en cambio, quitar los equipos de Huawei del núcleo de su red móvil británica le costará al menos 590 millones de euros en los próximos cinco años, porque depende más de los equipos de la compañía china y cuenta con más infraestructura móvil en el Reino Unido al ser el operador dominante.

Análisis

La demanda de smartphones 5G se reduce en Corea del Sur, antes del coronavirus

La demanda de smartphones y suscripciones 5G en Corea del Sur se ha desacelerado en los últimos meses de 2019, una vez terminadas las fuertes campañas de promoción por parte de los operadores. El suministro mensual de smartphones 5G ha empezado a declinar a partir del máximo registrado el pasado agosto, con 882.831 unidades. Se espera que la demanda de suscripciones 5G en Corea del Sur se estabilice en torno al medio millón mensual, aunque el coronavirus echa por tierra cualquier análisis. En China, la demanda de smartphones 5G ha sido superior a la prevista desde que se lanzaron en el cuarto trimestre, con 8,9 millones de unidades, pero la continuada caída de las ventas de smartphones en 2019, el excedente de inventario y el coronavirus crean un panorama desolador en las ventas de smartphones 5G durante este primer trimestre, como mínimo respecto a las halagüeñas previsiones de principios de enero.

Análisis

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.