Publicaciones > Blog > 5G plantea retos, concluye un informe de riesgo de la UE, sin entrar en detalles
15/10/2019

5G plantea retos, concluye un informe de riesgo de la UE, sin entrar en detalles

La Unión Europea ha alertado de los riesgos potenciales que pueden representar las redes 5G, especialmente las que funcionen con suministradores que tengan fuertes lazos con Gobiernos que no sean de la UE, según consta en un informe oficial encargado precisamente para delimitar estos riesgos y publicado el pasado miércoles. El informe reconoce que con las redes 5G existen más riesgos de seguridad porque aumentan las vías de ataque, pero no especifica ninguno en concreto ni menciona a Huawei.


Alemania, mientras tanto, hizo saber ayer mismo que no vetará a ningún fabricante de equipos 5G, justamente para que todas las compañías tengan igualdad de oportunidades, en un claro desafío a Estados Unidos, que insiste en que Huawei debe ser vetada en Europa, como ha hecho en su propio territorio.

La comisión de la UE de evaluación de los riesgos que plantea 5G ha dejado para más adelante, previsiblemente a finales de noviembre o principios de diciembre, la aprobación de un informe más detallado y con guías específicas de actuación para reducir al máximo estos riesgos. Este nuevo informe debería contar con el respaldo del Consejo Europeo, el máximo órgano político de la UE. El pasado viernes, diversos medios se hicieron eco de un borrador de análisis de riesgos de la misma comisión, que plantea diversos riesgos específicos en los que incurren algunos suministradores de equipos de telecomunicaciones, en particular de países que no cuentan “con restricciones democráticas o legales”, como asegura The Wall Street Journal.

Alemania ha querido salir al paso de esta creciente rumorología de partes interesadas en torno a la seguridad de 5G y ayer mismo Steffen Seibert, portavoz gubernamental, aseguró en rueda de prensa en Berlín que su Gobierno “no piensa tomar ninguna acción preventiva para prohibir a cualquier actor o compañía” que instale redes 5G en su territorio. El Gobierno alemán ha elaborado un catálogo con múltiples requerimientos de seguridad que deberán cumplir los operadores y suministradores que instalen redes de telecomunicaciones en Alemania y que será publicado en breve. El portavoz confirmó que no se vetará a ninguna compañía, justamente para que todos los fabricantes de equipos tengan igualdad de oportunidades.

El periódico alemán Handelsblatt se hizo eco ayer, citando al “catálogo” pendiente de publicación, que se requerirá a Deutsche Telekom, Vodafone y Telefónica Alemania que identifiquen y establezcan normas de seguridad muy rigurosas en los elementos críticos de las redes. De manera más general, se quiere obligar a los operadores y fabricantes que certifiquen la seguridad de sus equipos y que faciliten a sus clientes la retirada y una recompensa si se prueba que los equipos han sido utilizados para espiar o sabotear.



El tema de la estricta seguridad de las redes de telecomunicaciones es sumamente complejo y muy complicado de garantizar, sostienen la mayoría de expertos, especialmente con las redes 5G, que promueve la conexión de todas las “cosas” y la virtualización creciente de las redes. Pero estos riesgos de seguridad, que nadie niega que pueden existir, no se resuelven con la simple exclusión de Huawei, según sostienen varios expertos, entre otras cuestiones porque todas las redes están interconectadas y es más que evidente que Huawei, y otros suministradores chinos, seguirán instalando equipos de red, al menos en su territorio, que se conectarán con otras redes mundiales.

Si es posible establecer estrictas medidas de seguridad en las redes troncales y sumamente efectivas, como requerirá Alemania, no debería preocupar demasiado que haya intentos de sabotaje por parte de organizaciones delictivas, porque siempre habrá. La Unión Europea asegura que en el informe de seguridad que publicará a finales de año se explorará en detalle los pasos específicos requeridos para tratar con los riesgos de seguridad y nombrará los productos que considera inseguros. Huawei, por su parte, ha elogiado el informe de seguridad de la UE de la semana pasada, afirmando que siempre está disponible para trabajar conjuntamente con socios europeos en el tema de la seguridad de las redes 5G.



“La seguridad no es un problema de un único suministrador”, asegura Alex Sinclair, responsable de tecnología de la GSMA, y añade que “todos tenemos que asumir seriamente nuestra parte de responsabilidad en la cadena de seguridad de 5G”



En el otro lado del Atlántico, la no mención expresa de Huawei ni como posible causa de riesgo en el informe ha causado malestar, porque altos cargos de la Administración estadounidense llevan meses insistiendo en que deberían vetarse los equipos de red 5G de Huawei en todo el continente europeo. En cambio, Alex Sinclair, responsable de tecnología de la GSMA, la asociación que engloba a la mayoría de suministradores y operadores de telefonía móvil, considera que el informe de riesgo de la UE “reconoce que el tema de la seguridad no es solo el asunto de un suministrador”. Y añade: “Todos tenemos que jugar un papel –de fabricantes a operadores y consumidores- y asumir nuestra parte de responsabilidad en la cadena de seguridad de una forma seria”.

En el conflicto comercial abierto desde hace meses entre Estados Unidos y China, el asunto del veto a Huawei ni tan siquiera se mencionó el jueves y viernes pasado en las negociaciones mantenidas entre altos representantes de ambos países. Al final, lo único que se concretó es que se suspendía temporalmente la orden de aumentar el próximo 15 de octubre los aranceles de productos chinos importados a Estados Unidos del 25 al 30% y dejarlos en el 25% actual mientras no se ratifique un compromiso entre Donald Trump y Xi Jingping a finales de noviembre, que incluiría la compra de productos agrícolas de Estados Unidos por parte de China por valor de 40.000 a 50.000 millones de dólares, según anunció Trump, aunque sin especificar el horizonte temporal de este importe.



El Gobierno alemán ha elaborado un catálogo con múltiples requerimientos de seguridad que deberán cumplir los operadores y suministradores que instalen redes de telecomunicaciones en Alemania y que será publicado en breve



Los granjeros han recibido con satisfacción los progresos realizados en materia agrícola entre China y Estados Unidos, mientras que las asociaciones industriales rechazan la estrategia de aplicación de más aranceles a las importaciones de productos chinos para conseguir más concesiones de China, que la consideran muy perjudicial para los consumidores de Estados Unidos. Según Robert Lighthizer, el principal asesor de Trump en el conflicto comercial, el levantamiento parcial de las restricciones que se han impuesto a Huawei para ponerle en aprietos financieros y de suministro de componentes no estaba en la agenda de la negociación entre ambos países.



Asimismo, no se sabe nada de cuándo se aprobarán las licencias temporales de importación de productos estadounidenses a empresas chinas que han solicitado más de 3.000 compañías, entre ellos grandes fabricantes de chips, como Intel, Qualcomm o Broadcom. En este caso, ya no se trata solo de conseguir que China compre más productos estadounidenses y se reduzca la balanza comercial a favor de China ni de que China respete las reglas de propiedad intelectual y acaben las transferencias forzadas en tecnología, que Estados Unidos considera que no hace.

Lo que se quiere conseguir, y aquí es dónde entra un tercer frente de actuación, capitaneado por el vicepresidente Mike Pence, considera que China es un adversario muy peligroso y que se debe privar del acceso de altas tecnologías estadounidenses a las compañías chinas para frenar su expansión económica y militar. En este caso, los perjudicados también son los productores estadounidenses de chips, muchos de los cuales son paradójicamente fabricados en plantas situadas en China que después son insertados en productos como ordenadores y enviados totalmente embalados a Estados Unidos. Las múltiples caras de este conflicto hace que 5G sea una más, sin visos de que se logre un acuerdo, aunque sea de mínimos, a corto plazo en este tema concreto.


Análisis

La Comisión Europea y el Reino Unido toman medidas para mitigar el riesgo de 5G

La Comisión Europea publicó ayer un documento con una serie de reglas que deberán llevar a cabo los Estados miembros de la UE para mitigar los riesgos de seguridad que conlleva el despliegue de las redes 5G. El 30 de abril, la Comisión les pedirá a los Estados que concreten las primeras medidas realizadas y, para finales de junio, un informe de los resultados de las medidas clave adoptadas. Los operadores podrán contratar cualquier fabricante pero serán los responsables de la seguridad de las redes ante sus Estados, que podrán revocar la licencia concedida. Mientras, el Reino Unido ha decidido no vetar a Huawei, enfrentándose a las demandas de Estados Unidos, aunque no dejará que los equipos de Huawei se instalen en el núcleo de las redes 5G.

Análisis

Japón sienta las bases del 6G para la década de 2030

Japón ha empezado a definir la estrategia para el desarrollo de la próxima generación de telefonía móvil, la 6G, con el fin de iniciar su comercialización en el año 2030. Japón quiere estar muy involucrado en el proceso de formulación y estandarización internacional y del desarrollo de la tecnología, infraestructura y servicios necesarios para la introducción de 6G, con el fin de “mejorar la competitividad internacional” del país. El desarrollo tecnológico japonés se ha cuestionado con su lenta introducción de 5G, que no tendrá lugar hasta esta primavera y, especialmente, con la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio que empezarán el 24 de julio. Por ello, ha decidido situarse a la cabeza del desarrollo de 6G y rivalizar con China, que también se puso manos a la obra oficialmente el pasado noviembre y antes Finlandia.

Análisis

Crecen las dificultades en EE UU para liberar frecuencias medias para 5G

FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos, se está encontrando con crecientes dificultades para liberar espectro radioeléctrico en el entorno de la banda media de 3,5 GHz, que es crucial para un despliegue rápido y efectivo de servicios 5G en todo el país. La propuesta de fusión de T-Mobile US y Sprint depende ahora de la sentencia que dicte el juez de distrito Victor Marrero, cuyo veredicto es muy incierto, según apuntan los expertos, y de consecuencias impredecibles para 5G si se rechaza. La FCC quiere subastar a finales de este año la llamada banda C, que está ocupada por diversas compañías que no quieren renunciar a sus legítimos derechos sin importantes compensaciones, mientras que su propuesta de subastar el próximo 25 de junio parte del tramo de 3,5 GHz, utilizada por servicios de radio de banda ancha, también presenta obstáculos legales. Para colmo, la intención de la FCC de reasignar más de la mitad de la banda de 5,9 GHz para servicios sin licencia, como Wi-Fi o vehículos autónomos, cuenta con la firme oposición del Ministerio de Transportes estadounidense que ya la utiliza. Donde no ha habido problemas es en la subasta de ondas milimétricas de 37, 39 y 47 GHz, con más de 14.100 licencias, que está a punto de terminar y con una recaudación cercana a los 7.500 millones de dólares.

Análisis

La CE, favorable a que Huawei instale equipos 5G en Europa, con condiciones

Thierry Breton (en la imagen), el reciente comisario europeo del mercado interior, se ha mostrado partidario de que los operadores de la Unión Europea puedan instalar equipos de Huawei en sus redes 5G, siempre que se respeten todas las reglas que la Comisión Europea detallará en unos quince días, según explicó ayer en rueda de prensa y el domingo en Munich. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de que su país retrase la posición oficial sobre el tema hasta pasada la cumbre europea, prevista para el 21 y 22 de marzo, y Francia prevé responder la primera semana de febrero las condiciones que tendrán los operadores que optan a la subasta de las licencias 5G. Mientras, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, no quiere enemistarse con Estados Unidos ni tampoco hipotecar el futuro de su país con una decisión muy drástica contra Huawei. Es previsible, de esta forma, que al final se opte en Europa por no discriminar a ninguna compañía suministradora de equipos 5G, aunque se impondrán condiciones para tener unas redes 5G lo más seguras posible, que podrían ser distintas en cada país. El plazo de cesión de las licencias de instalación también podría modificarse según evolucione la tecnología.

Análisis

El Senado de EEUU impulsa redes 5G abiertas que rivalicen con las de Huawei

Un influyente grupo de senadores demócratas y republicanos de Estados Unidos ha impulsado un proyecto de ley que investigue y desarrolle equipos de red 5G basados en estándares abiertos y que no sean originarios de China. La iniciativa se financiaría con parte de los ingresos procedentes de la subasta estadounidense de licencias de espectro 5G y se pretende que promueva la adopción generalizada de la tecnología 5G con componentes estandarizados, fabricados principalmente en Estados Unidos, y sirva también para desarrollar soluciones de red muy seguras. Se trata, en parte, de una respuesta a la frustración generada por los escasos resultados del veto impuesto por la Administración Trump a los productos de Huawei en suelo americano y a la evidencia de que Estados Unidos no tiene industria de equipos de telecomunicaciones autóctona capaz de hacer frente a China ni una alternativa en un tema que considera estratégico como 5G.

Análisis

El espectro compartido y las bandas agregadas permitirán mayor cobertura y capacidad 5G

Los operadores confían en el espectro compartido (DSS) y en la agregación de las ondas portadoras (CA) para ampliar dos necesidades en principio contrapuestas, como son tener gran cobertura y elevada capacidad de transmisión de datos en telefonía móvil 5G, dentro de la banda de espectro disponible. La escasez de espectro en las bandas de frecuencia medias y bajas y la reducida cobertura y penetración de las ondas milimétricas obligará a los operadores a compartir y agregar las bandas de frecuencias que tengan licenciadas. Y así facilitar el despliegue de 5G y ofrecer mejor servicio, sin que la inversión requerida no se dispare.