Publicaciones > Blog > 5G plantea retos, concluye un informe de riesgo de la UE, sin entrar en detalles
15/10/2019

5G plantea retos, concluye un informe de riesgo de la UE, sin entrar en detalles

La Unión Europea ha alertado de los riesgos potenciales que pueden representar las redes 5G, especialmente las que funcionen con suministradores que tengan fuertes lazos con Gobiernos que no sean de la UE, según consta en un informe oficial encargado precisamente para delimitar estos riesgos y publicado el pasado miércoles. El informe reconoce que con las redes 5G existen más riesgos de seguridad porque aumentan las vías de ataque, pero no especifica ninguno en concreto ni menciona a Huawei.


Alemania, mientras tanto, hizo saber ayer mismo que no vetará a ningún fabricante de equipos 5G, justamente para que todas las compañías tengan igualdad de oportunidades, en un claro desafío a Estados Unidos, que insiste en que Huawei debe ser vetada en Europa, como ha hecho en su propio territorio.

La comisión de la UE de evaluación de los riesgos que plantea 5G ha dejado para más adelante, previsiblemente a finales de noviembre o principios de diciembre, la aprobación de un informe más detallado y con guías específicas de actuación para reducir al máximo estos riesgos. Este nuevo informe debería contar con el respaldo del Consejo Europeo, el máximo órgano político de la UE. El pasado viernes, diversos medios se hicieron eco de un borrador de análisis de riesgos de la misma comisión, que plantea diversos riesgos específicos en los que incurren algunos suministradores de equipos de telecomunicaciones, en particular de países que no cuentan “con restricciones democráticas o legales”, como asegura The Wall Street Journal.

Alemania ha querido salir al paso de esta creciente rumorología de partes interesadas en torno a la seguridad de 5G y ayer mismo Steffen Seibert, portavoz gubernamental, aseguró en rueda de prensa en Berlín que su Gobierno “no piensa tomar ninguna acción preventiva para prohibir a cualquier actor o compañía” que instale redes 5G en su territorio. El Gobierno alemán ha elaborado un catálogo con múltiples requerimientos de seguridad que deberán cumplir los operadores y suministradores que instalen redes de telecomunicaciones en Alemania y que será publicado en breve. El portavoz confirmó que no se vetará a ninguna compañía, justamente para que todos los fabricantes de equipos tengan igualdad de oportunidades.

El periódico alemán Handelsblatt se hizo eco ayer, citando al “catálogo” pendiente de publicación, que se requerirá a Deutsche Telekom, Vodafone y Telefónica Alemania que identifiquen y establezcan normas de seguridad muy rigurosas en los elementos críticos de las redes. De manera más general, se quiere obligar a los operadores y fabricantes que certifiquen la seguridad de sus equipos y que faciliten a sus clientes la retirada y una recompensa si se prueba que los equipos han sido utilizados para espiar o sabotear.



El tema de la estricta seguridad de las redes de telecomunicaciones es sumamente complejo y muy complicado de garantizar, sostienen la mayoría de expertos, especialmente con las redes 5G, que promueve la conexión de todas las “cosas” y la virtualización creciente de las redes. Pero estos riesgos de seguridad, que nadie niega que pueden existir, no se resuelven con la simple exclusión de Huawei, según sostienen varios expertos, entre otras cuestiones porque todas las redes están interconectadas y es más que evidente que Huawei, y otros suministradores chinos, seguirán instalando equipos de red, al menos en su territorio, que se conectarán con otras redes mundiales.

Si es posible establecer estrictas medidas de seguridad en las redes troncales y sumamente efectivas, como requerirá Alemania, no debería preocupar demasiado que haya intentos de sabotaje por parte de organizaciones delictivas, porque siempre habrá. La Unión Europea asegura que en el informe de seguridad que publicará a finales de año se explorará en detalle los pasos específicos requeridos para tratar con los riesgos de seguridad y nombrará los productos que considera inseguros. Huawei, por su parte, ha elogiado el informe de seguridad de la UE de la semana pasada, afirmando que siempre está disponible para trabajar conjuntamente con socios europeos en el tema de la seguridad de las redes 5G.



“La seguridad no es un problema de un único suministrador”, asegura Alex Sinclair, responsable de tecnología de la GSMA, y añade que “todos tenemos que asumir seriamente nuestra parte de responsabilidad en la cadena de seguridad de 5G”



En el otro lado del Atlántico, la no mención expresa de Huawei ni como posible causa de riesgo en el informe ha causado malestar, porque altos cargos de la Administración estadounidense llevan meses insistiendo en que deberían vetarse los equipos de red 5G de Huawei en todo el continente europeo. En cambio, Alex Sinclair, responsable de tecnología de la GSMA, la asociación que engloba a la mayoría de suministradores y operadores de telefonía móvil, considera que el informe de riesgo de la UE “reconoce que el tema de la seguridad no es solo el asunto de un suministrador”. Y añade: “Todos tenemos que jugar un papel –de fabricantes a operadores y consumidores- y asumir nuestra parte de responsabilidad en la cadena de seguridad de una forma seria”.

En el conflicto comercial abierto desde hace meses entre Estados Unidos y China, el asunto del veto a Huawei ni tan siquiera se mencionó el jueves y viernes pasado en las negociaciones mantenidas entre altos representantes de ambos países. Al final, lo único que se concretó es que se suspendía temporalmente la orden de aumentar el próximo 15 de octubre los aranceles de productos chinos importados a Estados Unidos del 25 al 30% y dejarlos en el 25% actual mientras no se ratifique un compromiso entre Donald Trump y Xi Jingping a finales de noviembre, que incluiría la compra de productos agrícolas de Estados Unidos por parte de China por valor de 40.000 a 50.000 millones de dólares, según anunció Trump, aunque sin especificar el horizonte temporal de este importe.



El Gobierno alemán ha elaborado un catálogo con múltiples requerimientos de seguridad que deberán cumplir los operadores y suministradores que instalen redes de telecomunicaciones en Alemania y que será publicado en breve



Los granjeros han recibido con satisfacción los progresos realizados en materia agrícola entre China y Estados Unidos, mientras que las asociaciones industriales rechazan la estrategia de aplicación de más aranceles a las importaciones de productos chinos para conseguir más concesiones de China, que la consideran muy perjudicial para los consumidores de Estados Unidos. Según Robert Lighthizer, el principal asesor de Trump en el conflicto comercial, el levantamiento parcial de las restricciones que se han impuesto a Huawei para ponerle en aprietos financieros y de suministro de componentes no estaba en la agenda de la negociación entre ambos países.



Asimismo, no se sabe nada de cuándo se aprobarán las licencias temporales de importación de productos estadounidenses a empresas chinas que han solicitado más de 3.000 compañías, entre ellos grandes fabricantes de chips, como Intel, Qualcomm o Broadcom. En este caso, ya no se trata solo de conseguir que China compre más productos estadounidenses y se reduzca la balanza comercial a favor de China ni de que China respete las reglas de propiedad intelectual y acaben las transferencias forzadas en tecnología, que Estados Unidos considera que no hace.

Lo que se quiere conseguir, y aquí es dónde entra un tercer frente de actuación, capitaneado por el vicepresidente Mike Pence, considera que China es un adversario muy peligroso y que se debe privar del acceso de altas tecnologías estadounidenses a las compañías chinas para frenar su expansión económica y militar. En este caso, los perjudicados también son los productores estadounidenses de chips, muchos de los cuales son paradójicamente fabricados en plantas situadas en China que después son insertados en productos como ordenadores y enviados totalmente embalados a Estados Unidos. Las múltiples caras de este conflicto hace que 5G sea una más, sin visos de que se logre un acuerdo, aunque sea de mínimos, a corto plazo en este tema concreto.


Análisis

5G inicia una nueva fase con la aprobación definitiva del Release 16 por parte de 3GPP

3GPP, el grupo mundial que está desarrollando todos los estándares 5G, ha fijado este fin de semana la versión definitiva del Release 16 (R16), después de interminables reuniones que se han debido hacer online a causa de la pandemia y que han dificultado la toma de decisiones. Se completa así la esperada R16, tres meses después de la suspensión de toda reunión presencial. Con ella, se inicia la segunda fase de 5G con una serie completa de especificaciones 5G, que permitirá en unos meses la instalación de equipos y dispositivos de red que mejorarán y optimizarán algunas de las funciones ya presentes en la Release 15 e introducirán otras de nuevas. La R16 está considerada fundamental en el proceso de adopción de 5G, porque es la primera que contiene una descripción completa del sistema 5G y está destinada a ser entregada al IMT-2020. El proceso de fijación de estándares continuará con las Releases 17 y 18, con añadidos y mejoras adicionales, pero ahora ya se podrá trabajar con redes móviles 5G genuinas, con equipos definitivos, sin ninguna dependencia de las redes 4G aunque continuarán estando lógicamente relacionadas. Con la R16, 5G podrá tener el profundo impacto previsto en la industria de telefonía móvil en su conjunto y en distintos sectores verticales y especializados, tanto profesionales como de consumo.

Análisis

La industria de telecomunicaciones reclama mayor soporte de la UE para desplegar 5G y la fibra

La industria europea de telecomunicaciones considera que la infraestructura y los servicios de telecomunicaciones constituyen el núcleo central de la cohesión social y económica en la Unión Europea y que juegan un papel clave para desarrollar un potente ecosistema digital europeo y conseguir un liderazgo tecnológico global. Son, además, el instrumento fundamental para sacar a trabajadores y negocios de la crisis actual y lograr un crecimiento económico sostenible y duradero. Pero para acelerar la competitividad y la recuperación europea en sectores clave, incluyendo el cloud y el edge computing, y como imperativo para mejorar la educación y la formación en todos los países de la UE, la industria de telecomunicaciones reclama un mayor soporte e implicación en el despliegue de 5G y de la fibra óptica a las instituciones y Gobiernos respectivos, ahora que empieza un semestre decisivo para salir cuanto antes de la recesión económica y social bajo la presidencia alemana de la Unión Europea.

Análisis

EE UU insiste en su crítica a Huawei mientras la UE quiere contemporizar con China

Michael Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, emitió el miércoles de la semana pasada un breve pero duro comunicado sobre el peligro que supone para los operadores la dependencia de Huawei y la necesidad de que se mantengan “limpios”, en clara referencia al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones. Justo anteayer, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, dudó en atacar directamente a Huawei, pero al final aseguró que las infraestructuras nacionales críticas deben protegerse adecuadamente de los “vendedores estatales hostiles”, un calificativo para Huawei aún más fuerte que el anterior de “alto riesgo”. Mientras, la Unión Europea y sus principales países se mantienen cautos y evitan pronunciarse contra China y específicamente sobre los equipos 5G de Huawei, hasta encontrar una vía intermedia que sirva para contemporizar tanto con China como con Estados Unidos y, a ser posible, sacar el máximo beneficio. Lo que Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, ha definido como “a mi manera”, en alusión a la canción popularizada por Frank Sinatra hace medio siglo.

Análisis

Las operadoras reclaman un plan digital para acelerar la recuperación económica de España

Los máximos responsables de Telefónica y Vodafone España, entre otros, han reclamado la aprobación de un ambicioso plan digital que contribuya a acelerar la recuperación económica de España. “La digitalización aparece, junto a la sostenibilidad, como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar nuevos modelos de negocio que optimicen los costes y abran nuevas fuentes de ingresos”, aseguró José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en su reciente junta anual de accionistas. Por su parte, António Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, urgió la adopción de un plan integral para actualizar y extender las redes de muy alta capacidad fijas y móviles en la cumbre de la CEOE de hace una semana. El presidente de Telefónica está convencido, además, de que soplan nuevos aires en Europa que permitirán una mayor consolidación del sector de telecomunicaciones y aflorar el valor oculto que tienen muchas operadoras europeas, lo que a su vez aseguraría su rentabilidad y el mantenimiento de sus inversiones.

Análisis

Nokia promueve una RAN con mayor número de elementos, más integrados y relativamente abiertos

Nokia está promoviendo el desarrollo de redes de acceso radio (RAN) más flexibles y ajustadas a las necesidades cambiantes de los operadores. La idea es tener entre la antena receptora y la red de transporte un mayor número de sistemas y elementos, que podrían conectarse entre sí de distintas formas porque estarían construidos con componentes más integrados y, a la vez, relativamente estándar y abiertos. De esta forma, los operadores tendrían mayor libertad para configurar las redes RAN de acuerdo a sus necesidades y utilizar, en determinados casos, elementos estándar de otros fabricantes, según la visión recientemente expuesta por Marcus Welcom, director de tecnología de Nokia. Sería un camino intermedio, entre las RAN propietarias que rigen hoy en día y las RAN abiertas que algunos fabricantes alternativos proponen, pero que no se prevé que estén disponibles en un futuro cercano.

Análisis

Ericsson casi duplica su previsión de suscripciones 5G para 2020, gracias a China

A finales de este año habrá un total de 190 millones de suscripciones a redes 5G, sostiene Ericsson en su último informe de movilidad, de los cuales unos 150 millones estarán en China, 20 millones en Corea del Sur y otros 20 millones en el resto del mundo, aproximadamente. Estas cifras casi duplican los 100 millones de suscripciones 5G previstas por Ericsson en su informe de noviembre pasado, debido al brutal crecimiento de China, muy superior al previsto, y al “ligero descenso” en Europa y Estados Unidos respecto a lo calculado por la compañía sueca. Para finales de 2025, la previsión es que hayan 2.800 millones de suscripciones 5G en todo el mundo, más en línea con los 2.600 millones pronosticados por Ericsson el pasado noviembre, porque la hipótesis razonable es que Estados Unidos, Europa y Japón acelerarán los despliegues de las redes 5G y la venta de terminales a partir a 2023.